Realidad Cuántica

 

                                                                       

                                                                         

 

                                                                                     Realidad Cuántica

 

¿Qué es la realidad?, ¿ Como la definimos?, ¿Cuántas realidades hay?, ¿cada quien tiene su propia realidad?, ¿la realidad de Dios, es la misma para todos?, ¿todas las realidades juntas, forman la realidad de Dios?.

La realidad va en función de la percepción que se tenga de ella, y esta forma parte de la Conciencia. 
Nuestra conciencia actual es un condicionamiento de nuestra visión del mundo actual y colectivo, es la que nos enseñaron nuestros padres, maestros, la sociedad, gobierno y religiones. A esta manera de ver y entender el mundo, pertenece el antiguo paradigma.

Se conoce como acondicionamiento social, a la hipnosis de acondicionamiento, función inducida en la que todos acabamos acordando participar, y a eso hay que sumarle la herencia de nuestros ancestros, y toda la Genética incluida en la codificación de nuestro ADN, (programación anexa a nuestro sistema operativo.)

El mundo físico, incluido nuestro cuerpo, es una reacción del observador. Creamos el cuerpo según creamos la experiencia de nuestro mundo.En su estado esencial (microcósmico), el cuerpo está formado de energía e información, y no de materia sólida. Esta energía e información, surge de los infinitos campos de energía e información que abarcan todos los universos.
La mente y sus cuerpos, desde el físico hasta el espiritual y sus múltiples manifestaciones multidimensionales, son inseparablemente uno, o sea la unidad YO SOY.
Esta unidad Yo Soy, la separaremos en dos corrientes de experiencia. La experimentamos primero como corriente subjetiva, como pensamientos, ideas, sentimientos, deseos y emociones.
La corriente objetiva la experimentamos como el cuerpo físico, mas sin embargo en un plano más profundo, las dos corrientes se encuentran en una sola fuente creativa, y es a partir de esta, desde donde realmente nos manifestamos y tenemos nuestro ser.

La bioquímica del cuerpo es un producto de la conciencia, las creencias, los sentimientos, las emociones, los pensamientos e ideas, crean reacciones que sostienen la vida en cada célula. La percepción parece como algo automático, pero esto es un fenómeno aprendido, si cambias tu percepción, cambias la experiencia de tu, y por ende de tu mundo.
Hay impulsos de inteligencia que crean tus cuerpos de formas nuevas cada segundo. Lo que eres equivale a la suma total de estos impulsos cuánticos, y al cambiar estos esquemas, cambias tu. Aunque cada persona parezca separada e independiente, todos estamos conectados a patrones de la inteligencia universal, (sistema operativo de la mente central de los universos, “Dios”), que gobiernan el Cosmos entero.
Nuestro cuerpo es parte de un Cuerpo Universal. Nuestras mentes son parte de la Mente Universal.
El Tiempo existe solo como eternidad, el tiempo es Eternidad Cuantificada, es la temporalidad cortada por nosotros, en trozos o fragmentos, de tiempo que llamamos días, horas, minutos, y segundos. Lo que llamamos tiempo lineal es solo un reflejo de nuestro modo de percibir los sucesos o los cambios en que nos vemos envuelto en nuestro limitado sistema perceptual.
Si se pudiera percibir lo inmutable, el tiempo dejaría de existir tal como lo conocemos. Podemos empezar por aprender, a concebir y metabolizar lo Inmutable, la Eternidad, lo Absoluto, al hacerlo, estaremos listos para crear la fisiología de la Inmortalidad.

Al mirar el Microscopio electrónico, (Microcosmos) vemos como las partículas cuánticas se mueven, (virtualmente) a la velocidad de la luz, y si volteamos al cielo y miramos las Estrellas, veremos la inmutabilidad del Macrocosmos. Cada uno habita en una realidad que se encuentra más allá de todo cambio. En lo más profundo de nosotros, sin que lo sepan nuestros sentidos externos tridimensionales o físicos, existe un intimo núcleo del ser, un campo de inmortalidad, que crea la personalidad, él yo y el cuerpo. Este ser es nuestro estado esencial, es nuestra esencia (Alma), es quien realmente somos. Somos Almas en este inmutable escenario eterno.

Esta es la semilla base del nuevo paradigma, que fue planteada por Max Planck, J. Clerk Maxwell, Faraday, Heisemberg, schrödinger, Bohor, Einstein, S. Hawking, entre otros pioneros de la Física cuántica. Ellos comprendieron que el modo aceptado de ver el mundo era falso, Eres más que tu limitado cuerpo, tu yo y tu personalidad (la actual.)
Las reglas de causa y efecto, tal como las aceptas, te han metido en el volumen de un cuerpo, y la duración de la vida humana. En realidad, el campo de la vida humana es abierto e ilimitado en su más profundo plano.
Tu cuerpo carece de edad y tu mente de tiempo. Una vez que te identifiques con esa realidad, que es congruente con la visión cuántica del universo, entraras en el nuevo paradigma, y tu conciencia, sé expanderá, cósmica y cuánticamente en fractales radiales exponenciales y dimensionales.
Estarás modificando consiente-mente tu programa interno, o sistema operativo propio.
El tiempo y el espacio son producto de nuestros limitados sentidos y percepción que abarcan solo la llamada tercera dimensión. Cada partícula sólida del Universo resulta ser un fantasmal manojo de energía,
que vibra en un inmenso vacío, (éter.) El campo cuántico no está separado de nosotros, “es nosotros”, es ahí donde la naturaleza crea Estrellas, Galaxias, Leptones, Quarks, entre otros

Nosotros nos estamos creando a nosotros mismos a cada instante, con una inmensa creatividad. El cuerpo humano así como todo el Cosmos, es creado y recreado a cada instante. El cuerpo es un organismo fluyente potenciado, por millones de años de inteligencia, y esta inteligencia está dedicada a supervisar a cada instante, el cambio constante que tiene lugar dentro de uno.
Cada célula es una terminal en miniatura conectada al Ordenador Cósmico, o Mente Universal que llamamos Dios.
Las células de un bebé son nuevas pero los átomos que la conforman no, estos han estado circulando por el universo por miles de millones de años, pero el bebé es nuevo, a merced de la inteligencia invisible (alma) que se le ha unido para moldear una nueva forma de vida única.
El campo atemporal ha inventado un nuevo paso de baile, los ritmos palpitantes del recién nacido, a cada segundo en cada una de sus células se reproducen aprox. seis billones de reacciones, todas ellas controladas por esa inteligencia única llamada Alma o esencia, con su propio sistema operativo.
La física cuántica nos dice que no hay finales para la danza cósmica. El campo de energía e información de la Inteligencia Universal, nunca deja de transformarse, tornándose nuevo a cada instante. Nuestro cuerpo obedece a ese mismo impulso creativo a fin de mantener la vida.
El cuerpo debe de mantenerse en constante cambio, la piel se renueva una vez al mes, el hígado cada seis semanas, el esqueleto cada tres meses, así que al final del año el 98% del cuerpo se ha renovado, desde las células hasta los átomos.
El cuerpo a partir de los treinta años, al paso del 1 % anual, la información que pasa de célula a célula, lleva un error, lo que provoca el envejecimiento, tanto por la falta de energía provocando el desfasamiento o des sincronización de los ritmos y frecuencias armónicas, con que nos reconstituimos provenientes del
Sol y la Galaxia.
La ciencia física ha avanzado al punto en que los antiguos conocimientos de nuestros maestros místicos ya se pueden comprobar. Las enseñanzas espirituales por fin tienen explicación, sin dejar de ser lo milagroso que siempre se les ha considerado.
Eduard Shure dijo “ llegará el día en que ciencia, tecnología, religión, espiritualidad y misticismo se den la mano y se den cuenta que son lo mismo”.
No hay un mundo independiente del observador, percibimos como una semilla es dura en apariencia pero para un leptón, neutrino, no lo es, este la atraviesa sin inmutarse, porque para una partícula sub atómica, los átomos de la silla están tan separados en proporción a su tamaño, por miles de kilómetros. La silla, la
ves inmóvil, si la ves desde dos metros de distancia, pero si te sitúas desde el espacio exterior esta, se mueve a 1,600km por hora en rotación al Planeta, y a 27,000 kms. por hora por la translación del Planeta sobre el Sol, etc. Etc. Vemos que la quietud es solo en apariencia, es solo una ilusión.
Cualesquier descripción de la silla la puedes cambiar, si es roja la cambias a negra, sí la ves a través de un cristal verde. Si pesa tres kilos en la tierra, pon la en la superficie de la luna y pesará la sexta parte por efectos de la Gravedad.
No hay cualidades absolutas en el mundo de la materia, ya que cada quién tiene su propia percepción de las cosas, es falso decir que existe un mundo independiente. El mundo es un reflejo del aparato sensorial que lo registra, el sistema nervioso humano solo capta una insignificante fracción de energía (menos de una parte por mil millones), que vibra en el medio cuántico. Un murciélago percibe un mundo de ultrasonido, superior al que percibe el oído humano ( más de 20, 000 ciclos por segundo.) La serpiente percibe un mundo de luz infrarroja, (espectro de luz por debajo del que percibe el ojo humano.) Las abejas perciben un mundo de Luz en las frecuencias Ultravioleta que son una octava más alta que las que
percibe el ojo humano.
Afuera solo hay datos de luz e información inteligente esperando ser interpretados por ti, el que percibe. Tomas una sopa cuántica, en flujo radicalmente ambigua, y utilizas los sentidos para congelarla, la bajas de frecuencia para cristalizar la en formas geométricas, utilizando los campos magnéticos, según la Geometría sagrada y la inteligencia creadora. Para convertirla en un sólido tridimensional.
Por increíble que parezca tu puedes cambiar tu mundo, incluyendo tu cuerpo, siempre y cuando cambies tu percepción. El poder procesar las desordenadas y caóticas vibraciones en bruto de la sopa cuántica, convirtiéndolas en fragmentos de realidad significativa y ordenadas, abre enormes posibilidades creativas, sin embargo estas solo existen sí se tiene conciencia de ellas, en este instante una enorme porción de tu conciencia se dedica a crear tu cuerpo, sin participación tuya, con lo que llamamos sistema
nervioso autónomo involuntario o programa subconsciente. Este fue diseñado para manejar las funciones que han escapado a tu limitada conciencia objetiva o programa consiente.
Todas las funciones involuntarias como el latir del corazón, pertenecen al programa subconsciente, pero estas, al hacerlo consciente por medio del intento y la decisión firme, teniendo acceso a los candados súb concientes, puedes cambiar la programación y permitirte cosas que desafían las leyes establecidas
por los paradigmas antiguos.
Si tanto los animales como los humanos tenemos la misma base genética de ADN, porque? la abeja si puede percibir las frecuencias de luz Ultravioletas y el humano no, porque? un pulpo si puede regenerar los tentáculos cortados, y el humano no, porque, el cangrejo de “cazo” que es un fósil viviente de mas de 400 millones de años sin evolucionar, tiene un sistema inmunológico mas eficaz que el del humano que le ha permitido vivir por tanto tiempo si sufrir mutaciones ni desaparecer .
La programación inicial fue puesta desde que nos crearon, como la doceava biblioteca genética viviente y ahí los Siriános nos dejaron un programa muy pobre, después fue modificado tanto la genética como la configuración morfológica por los Pleyadeános de Nibiru, léase Enki y Ninhursag, que dieron origen al homo sápiens, para que después de otra apertura de genes por parte de Enki, nos permitió mas conciencia, covirtiendonos en los llamados, homo sapiens sapiens.

Una de las realidades del nuevo paradigma dice que nuestro cuerpo está compuesto de Energía e información inteligente, aunque parezca estar compuesto de materia sólida, esta se puede descomponer en órganos, estos, en tejidos, estos en células, estas en moléculas, y estas en átomos, que a su vez se descomponen en partículas elementales virtuales como los leptones y Quarks que a su vez aunque
los científicos no conocen más, se sigue la cadena hacia abajo, hasta llegar al punto Cesna o punto de luz primordial de la fuente primigenia.

La física cuántica afirma que cada átomo es 99.999999% de espacio llamado vacío. Que las partículas sub atómicas que se mueven a la velocidad de la Luz por ese espacio, son manojos de energía vibrante, y sin embargo estas no se producen al azar y sin significado, por el contrario estas portan información (inteligencia) y así un grupo de vibraciones con orden y sentido, en determinada frecuencia, ritmo y tono, se puede codificar como átomos desde el hidrógeno hasta los más pesados como el elemento 116. Cada uno tiene sus propios códigos abstractos, que vibran en la gran sopa cuántica, que algunos llaman la rejilla cósmica o las ondas portadoras del gran enrejado cósmico.

Los amigos de las estrellas nos instruyen diciéndonos que más abajo de las partículas sub atómicas se encuentran a una escala muy interior los mesones que son formados por partónes que a su vez son formados por, ramas, cadenas, tetraedros, triaedros, miriadas, mesocarpines, isocarpines, carpines hasta llegar al punto Cesna o punto de luz primordial.
Todo esto se disuelve en el espacio llamado vacío. Este vacío misteriosamente está impreso con información inteligente que aun antes de manifestarse ya la contiene en estado latente o potencial, este es el campo cuántico que configura al ser llamado humano y a toda la materia de los Universos.
Así como en tu memoria existen millones de palabras, ideas, conceptos, sin que los manifiestes, en el campo cuántico del Universo, está toda la información contenida de manera inexpresada. Por lo tanto, la materia esencial del universo como tu cuerpo es “no-materia”, “no-materia pensante”, inteligente en diferentes grados de conciencia, tanto sub consiente, consiente y supra consiente con sus sub divisiones.
El vacío que palpita (éter, prána, espíritu, ki, chi, pua, etc.) existe en cada átomo de tu cuerpo y del universo. La mente e inteligencia está contenida ahí, y todo está lleno de inteligencia invisible.
Los genetistas localizan está inteligencia en el acomodo de las moléculas del ADN, tales como la Adenina, Guanina, Timina y Citosina, formando el código genético, de la llamada vida, aunque esta es solo una de las manifestaciones de la inteligencia invisible y verdadera.
De la sopa cuántica, en donde tenemos nuestro ser y en donde realmente existimos (la llamada mente Universal o Dios. La vida se despliega tridimensionalmente a medida de que el ADN imparte su
inteligencia, como ordenes a millones de enzimas para que estas produzcan las cadenas de proteínas que se necesitan para realizar las funciones orgánicas. En cada punto de esta secuencia, es preciso intercambiar energía e información, de lo contrario, no se podría construir vida a partir de materia inerte.
El viento Solar y Galáctico nos trae información e inteligencia en ese flujo de partículas sub atómicas, llamadas neutrinos, estas vienen sostenidas por la onda portadora, de la rejilla de energía cósmica..

Por consiguiente a cual realidad nos referimos cuando hablamos de la realidad, si no es esta la única que es capaz de percibir nuestros sentidos limitados por los programas a nivel sub consiente.
A cual realidad nos referimos si esta, está limitada por los programas, acondicionadores que hemos aceptado por nuestras creencias y flojera mental para discernir sobre los diversos temas.
A cual realidad nos referimos si esta, está limitada por nuestros sentimientos, emociones y deseos.
A cual realidad nos referimos si esta, está limitada por nuestro limitado nivel de conciencia.

Esta realidad cambiará en la medida de irnos permitiendo más libertad de pensamiento, sentimiento, emoción, de permitirnos la posibilidad de que nuestros sentidos y mente nos muestran solo un limitado Universo y aspecto del total. De que mientras más abramos la conciencia otras realidades se nos mostraran y así irnos acercando mas a la realidad Universal en la que todos vamos a coincidir.

HeA. 

 

  jajahquantumcallingsh7.jpg

 

Lijero de Equipaje

 

 

LIGERO DE EQUIPAJE
Tony de Mello, un profeta para nuestro tiempo

Carlos G. Vallés S.J.

EL CEREBRO PROGRAMADO

"Todos llevamos dentro de la cabeza un modelo de la realidad que nos ha sido inoculado por la tradición, la formación, la costumbre y los prejuicios. Cuando los sucesos de la vida y la conducta de las personas a nuestro alrededor se conforman a ese modelo, permanecemos tranquilos y nos parece que todo marcha bien; pero cuando no se conforman al modelo, nos alborotamos por dentro. Así, lo que en realidad nos trastorna no son esas personas o esos sucesos, sino el modelo que llevamos dentro. El tal modelo, para colmo, es accidental y arbitrario. Cae en la cuenta de eso, y nada volveráa trastornarte."

Con eso Tony había dicho algo importante que volvería a remachar día a día, hasta convertirlo en uno de los temas básicos de todo el cursillo. Mi trastorno personal no viene de la realidad objetiva fuera de mí, sino del precondicionamiento dentro de mí. Quita el condicionamiento, y el trastorno desaparece. Mi manera de ver y de pensar, mis juicios y mis principios, aun mis gustos y mis preferencias, son el resultado del largo proceso de vivir en el complejo familia-colegio-iglesia-sociedad que ha moldeado mi mente y ha decretado cómo debo reaccionar "espontáneamente" (¡con espontaneidad hereditaria!) ante hechos y situaciones. Eso puede ser muy necesario y muy útil, pero también puede imponer a veces modos de ver que no son necesarios y que yo sigo arrastrando en la vida y dejándome gobernar por ellos, siendo feliz cuando ellos me dictan que lo sea, y desgraciado cuando, según ellos, debo sentirme desgraciado. Esa sensación viene de dentro, no de fuera; y, por tanto, está en mi mano corregirla si así lo creo ahora conveniente para bien mío y de los demás. Reconocer que mis trastornos vienen de mí mismo es el primer paso para remediarlos.

Tony se puso a probar su tesis: "Hay algo que te trastorna a ti y, sin embargo, no trastorna a otra persona. Eso quiere decir que la causa del trastorno no está en la realidad objetiva, sino en tu manera de percibirla. Si la causa estuviera fuera de ti, habría afectado a la otra persona también; pero el hecho de que al otro no le ha hecho nada prueba que la causa estaba dentro de ti. El modelo que llevas dentro de tu cabeza es distinto del que el otro lleva en la suya, y así fue como el mismo incidente a ti te afectó y a él no. En la India, un hombre casado se molestaría seriamente si invitara a un huésped a su casa y el huésped se acostase con la mujer del amigo que lo había invitado. En cambio, a lo que parece, un esquimal no se alteraría si su huésped se portara de esa manera; y, de hecho, podría incluso invitarlo a que lo hiciera. Son dos hombres casados que tienen modelos distintos de lo que constituye una conducta aceptable y, por consiguiente, reaccionan de manera distinta ante el mismo hecho. El hecho externo es el mismo, pero la manera de percibirlo en la mente es distinta. Y es la manera de percibirlo lo que causa la reacción correspondiente. Cambia la percepción y cambiarás la reacción. Este ejemplo va sólo a probar que no hay que echarle la culpa de nuestras molestias interiores a causas externas. Toda molestia viene de dentro, del cerebro condicionado y programado."

Un diamante es algo valiosísimo para nosotros… y sin valor alguno para algunas tribus africanas. Nos da asco la suciedad, mientras que los niños disfrutan jugando con ella. Todo depende de la imagen que se ha creado en el cerebro. El modelo, el condicionamiento, la programación… La gran conclusión de todo esto es que ningún sufrimiento (aparte, como siempre, del dolor físico) viene de causas objetivas, sino de mi "programación" interna. Mi cerebro ha sido programado de manera que ciertas cosas le parezcan agradables y otras desagradables, y él sigue ciegamente el programa cibernético. Se alegra cuando tiene que alegrarse, cuando la cinta del ordenador le dice que se alegre, y se apena cuando le dice que tiene que apenarse. Obedece al programa como el robot más fiel. Por eso, cuando me encuentro irritado por una situación, molesto ante una persona, disgustado conmigo mismo… no tengo más que cambiar el programa del ordenador, y la molestia cesará.

Tony llegó a esta conclusión en dos etapas, por así decido: la primera en "Sádhana I ", y la segunda en "Sádhana II"; y las voy a explicar por separado. Ya en los tiempos de "Sádhana I ", Tony insistía con claridad y vehemencia: "Nadie te trastorna; te trastornas tú mismo." En eso no perdonaba. La gente se le quejaba: "fulano me está molestando, me está fastidiando, me está sacando de quicio", y él nunca jamás admitía tales quejas. "¿Desde cuándo le has dado tú permiso para que te moleste, te fastidie, te saque de quicio? ¿Con que le has dado poder sobre tu vida, eh? Le, has entregado la llave de tu libertad, y ahora te diviertes cuando él te divierte, y te fastidias cuando él te fastidia, ¿no es eso? Pues ¡valiente persona estás tú hecha! "Tony atacaba sin piedad a quien así se quejara. Echarle a otros la culpa del propio malestar de uno era un escape, un mecanismo de defensa psicológico, un tratar de quitarme la responsabilidad de los hombros y echársela encima a los demás, un hacerme la víctima inocente e indefensa que nada puede hacer más que sufrir pacientemente lo que otros despiadadamente le echan encima. Esa cobarde actitud quedaba denunciada, desenmascarada y rechazada enérgicamente.

Ejemplos de siempre: "Me ha insultado, me ha engañado, no me ha hecho caso, no me ha correspondido." Y respuesta de siempre: si has de tomar medidas para contrarrestar el daño que te ha hecho o puede hacerte, tómalas y arregla el asunto de hombre a hombre; pero lo que no vale es quedarte tú sentado sin hacer nada más que quejarte a los cuatro vientos de la injusticia de que eres objeto, y pretender que te tengamos lástima y te demos la razón. De ninguna manera. Si quieres sufrir, sufre, pero asume la responsabilidad de tu sufrimiento y reconoce que viene de ti mismo, de tu enfado contigo mismo por tu impotencia y tu cobardía, del rechazarte tú a ti mismo por tu derrota sin lucha, por tu frustración. Tú eres quien te estás haciendo sufrir a ti mismo, y nadie más.

Tony disfrutaba representando en monólogo la siguiente escena. Está de pie en una cola de gente esperando impacientemente su turno, cuando otro que llega más tarde viene por detrás, se cuela y se pone delante de él. Tony entonces se pone a lloriquear, coge un objeto blando (como una revista arrollada, para no hacerse daño) y comienza a pegarse con él en la cabeza mientras sigue gimiendo y lamentándose: "Mirad a ese hombre… me está pegando… me está haciendo daño… me ha hecho una injusticia… se ha colado delante de mí… y no tiene derecho a hacerla…; ¡pobre de mí, cuánto tengo que sufrir! " Lección: si alguien se cuela y se pone injustamente delante de ti, házselo saber con buenos modales e invítale a que se ponga en el sitio que le corresponde; si atiende a razones y se vuelve a la cola, has ganado; y si se pone violento, tú razonas sencillamente que es preferible aguardar un turno más en la cola que exponerse a sufrir un daño físico, y con esa consideración te quedas tranquilamente donde estás, y no ha pasado nada.

Has hecho lo que estaba en tu mano, y aceptas lo que no lo está, Pero nada de lloriqueos y gemidos. Nunca te refugies en la fácil cantinela "mira cómo me está fastidiando", y te hagas sufrir a ti mismo bajo la excusa de que es otro quien te hace sufrir. Estratagema muy corriente y que causa mucho daño a casi todo el mundo.

Eso siempre lo había dicho y subrayado Tony. Pero ahora, en "Sádhana II", dio un paso más hacia adelante. En "Sádhana I" había dicho: "No es el otro quien te trastorna, eres tú mismo." Ahora, en "Sádhana II", afinaba algo más todavía: "No eres tú quien te trastornas a ti mismo, sino tu cerebro programado." Es decir, que no soy yo mismo conscientemente quien estoy buscando excusas y echándole la culpa a los demás de lo que yo sufro, sino que es el modelo que llevo en la mente, heredado y modelado y encajado por historia y tradición, el que me hace pensar así. Me han enseñado que si no consigo éxito, debo dolerme; que si no me aman, debo desesperarme; que si se muere un amigo mío, debo quedar hecho polvo; y yo me duelo y me desespero y me quedo hecho polvo debidamente, e inclino mi sufrida cabeza bajo la carga de penas sucesivas, como he aprendido a hacer y estoy convencido que es mi deber hacer.

No hay tal deber. Sólo hay una estructura prefabricada, sólidamente encajada en mi cerebro, que me fuerza a dolerme y desesperarme y quedar hecho polvo en ciertas ocasiones, así como a regocijarme y entusiasmarme en otras de manera totalmente arbitraria. Esa estructura es la que determina mi felicidad o mi desesperación. Soy esclavo de mi condicionamiento mental.

Tony: "Me han hecho creer que no puedo ser feliz sin dinero. Eso es una ilusión. Líbrate de la ilusión y podrás ser feliz sin dinero, como hay gente que de hecho lo es. Un ejemplo de mi propia vida. Yo ahora creo firmemente que no podría ser feliz sin libertad. Sin embargo, cuando yo estaba en el noviciado, apenas tenía libertad de ninguna clase y, a pesar de ello, era muy feliz. Sólo comencé a sentirme menos feliz cuando me dijeron que no podía ser feliz sin libertad, y entonces llegué a sentirme avergonzado por haber pasado un período de mi vida sin libertad. El caso es bien claro: lo que me hacíaa sentirme feliz o no, no era la libertad o la falta de ella, sino lo que yo llegué a creerme sobre ello. No fue la falta de libertad lo que me hizo sentirme desgraciado, sino el llegar a convercerme de que, si no tenía libertad, tenía que ser desgraciado. Otra vez es la cabeza la que lo hace todo, no la realidad en sí.

Y así en todo. Necesitamos compañía porque nos han hecho creer que la necesitamos; de hecho, podemos ser perfectamente felices sin ella. Me siento culpable si no llevo una vida seria y regular de oración, porque eso es lo que me han inculcado desde mi más tierna formación religiosa; y, sin embargo, Dios está muy por encima de mis prácticas de oración, y puedo tener una relación muy satisfactoria con él aunque mi vida de oración no sea un modelo. ¡Cuánto sentido de culpabilidad, resentimiento, odio a sí mismo, sufrimiento y frustración vienen de la imagen que ha sido esculpida en mi mente y del decreto tiránico que me fuerza a ajustarme a esa imagen! Si consigo librarme de esa imagen y de ese decreto, habré dado un paso de gigante hacia la verdadera felicidad, satisfacción y paz del alma, que es lo que en definitiva busco y deseo." .

La contraseña ahora, entre nosotros, era: "Deja caer las falsas ilusiones." Ilusión es que, para ser feliz, necesitas a esa persona, ese objeto, ese suceso, esa circunstancia, esa reacción, ese éxito, esa satisfacción, esa seguridad… Todo eso no son sino falsas ilusiones creadas en tu mente por el adoctrinamiento y la costumbre: el lavado de cerebro al que nos han sometido desde la infancia (con la mejor intención, sin duda, y para nuestro bien), pero que es el que ha causado nuestra ruina. Nos ha forzado a pensar de una manera, a disfrutar con ciertas cosas y sufrir con otras, y a no podernos pasar sin otras. Todo eso es pura ilusión. Podemos muy bien pasarnos sin todo eso y ser tan felices. Si logras liberarte de la convicción de que todas esas cosas te son necesarias, tú mismo te quedarás sorprendido de ver lo fácil que es vivir sin ellas.

Estas "ilusiones" del cerebro no son más que otra manera de nombrar los "asimientos" de que hemos tratado hasta ahora. Ambos términos se refieren a aquello de que me han hecho creer que no puedo prescindir. Ambos son puro producto arbitrario de la mente. Y ambos pueden hacerse desaparecer con sólo caer íntimamente en la cuenta de lo que son: ilusiones, sueños, fantasías. .. Abre los ojos, míralo y entiéndelo. En cuanto ves que una ilusión es una ilusión, deja de serlo. Ese es el camino, y no hay otro. La lógica, la argumentación, los silogismos, la fuerza bruta, no sirven de nada aquí. Sigue escudriñando las maquinaciones de tu mente, y cae en la cuenta de que todo tu sufrimiento viene de la programación de tu cerebro. Desprenderse de la ilusión es caer en la cuenta de que lo es. La cinta magnética de tu ordenador personal se ha cambiado. La ficha perforada es nueva. Un sufrimiento menos en tu vida. Sigue cambiando las cintas. Sigue limpiando tu cerebro de toda la suciedad y oxidación que ha adquirido a lo largo de tantos años que lleva ya funcionando, y verás cómo la salud y ]a felicidad vuelven a tu vida.

Un dicho japonés: "No es el ruido el que te molesta a ti; tú le molestas al ruido." Quiere decir: estoy fastidiado, porque alguien está armando un verdadero estrépito cerca de donde yo estoy, y no puedo concentrarme en mi trabajo, no puedo estudiar, no puedo escribir, no puedo dormir. El ruido me molesta. Me impacienta y me pongo furioso, maldigo al ruido y a todos los que lo hacen, pero no puedo evitar que lo hagan, ya que son trabajadores que están reparando unas tuberías, lo cual tienen pleno derecho y obligación de hacer, aunque, por desgracia, eso les lleve a hacer un ruido insoportable. Esa consideración no aplaca mis nervios, y cada vez me pongo más furioso con ellos y conmigo mismo. Sí, conmigo mismo, porque sé muy bien que hay otras personas que viven y trabajan aquí mismo, donde yo lo hago, y a las que no les molesta el ruido para nada. Pueden trabajar o dormir en medio de un terremoto. Y en cambio, a mí me basta el vuelo de un mosquito para sacarme de quicio. ¿Por qué ha de ser así? ¿Por qué estoy yo hecho de esa manera? ¿Por qué los otros se quedan tan tranquilos? ¿Cuándo diablos va a parar ese ruido? ¿Va a explotarme la cabeza, o me voy a marchar de aquí antes de reventar? Estoy hecho una lástima, y lo sé muy bien.

Muchas veces he padecido esa situación. Y ahora vamos a analizada un poco. Para empezar, no es el ruido en sí lo que me molesta, porque hay otras personas en esta misma casa que están oyendo el mismísimo ruido y se quedan tan tranquilas. Está bien claro que lo que me molesta a mí no es el taladro eléctrico, sino mis nervios de punta. Otro paso: ¿Qué quiero decir cuando hablo de "mis nervios de punta"? Ni más ni menos que la convicción, grabada en las células de mi cerebro desde mi más tierna infancia, de que yo soy una persona muy sensible, que necesito paz y tranquilidad para trabajar, que no puedo aguantar el ruido, que en una sociedad civilizada no debería haber ruidos, que la carta de los derechos humanos de las Naciones Unidas me da derecho a una existencia libre de ruidos y de decibelios y de taladros eléctricos en las cercanías de mis delicados oídos. Y todo eso, bien visto, no es más que una solemne estupidez. No es que yo esté constituido intrínsecamente de manera que no pueda tolerar el ruido, sino sencillamente que las circunstancias y ambientes que he vivido me han acostumbrado a rechazar el ruido, así como a otros les han acostumbrado a tolerado, y aun a otros a no poder vivir sin él, que también se dan casos… De modo que tampoco son mis nervios como tales los que no pueden tolerar el ruido. De acuerdo. Pero ahora viene la última y desesperada defensa de mi pobre y acorralada sensibilidad contra la ofensiva del ruido: "Sí, lo admito, me he acostumbrado mal, y eso es lo que me hace ahora que me parezca el ruido insoportable; yo mismo quisiera que no fuera así, y poder yo aguantar el ruido como todo el mundo, pero ¿qué le voy a hacer?, el mal ya está hecho y no tiene remedio. Mis nervios se han puesto así, de punta, como decía, y es ya demasiado tarde para intentar cambiados. Lo único que me queda ya es sufrir sin esperanza de alivio, ponerme algodones en los oídos, quedarme sin dormir, padecer la molestia perpetua de mi debilidad ante el más mínimo ruido y aceptar con resignación mi destino, por desagradable que sea. No queda otro remedio." Ese es mi último refugio, y he de destruirlo inmediatamente, sin dejar piedra sobre piedra, si es que quiero avanzar en la vida y que crezca mi espíritu. Es verdad que he estado sometido a un condicionamiento que me ha llevado a este triste estado; pero, una vez que lo sé y lo admito, todo lo que he de hacer para remediar la situación es cambiar el condicionamiento. Cambiar la cinta del magnetofón, la ficha perforada del ordenador. O, mejor todavía (aunque a esto no llegue la comparación), dejarme la cabeza libre de cintas y fichas, limpiarme la mente de todos los condicionamientos a que ha sido sometida. Nunca es demasiado tarde para caer en la cuenta, desprenderme de la visión artificial que se me había impuesto y volver a la sana naturaleza, a la realidad virgen tal y como es. Entonces caeré en la cuenta de que, lejos de ser el ruido el que me molesta a mí, "yo soy quien le molesto a él." Ese ruido, sea que venga del martilleo inevitable de trabajadores honrados o del tubo de escape de una motocicleta irresponsable sin silenciador, es parte de la realidad que me circunda y que no está bajo mi control. Esa realidad está ahí, para bien o para mal, y si yo la rechazo, porque no encaja con mis deseos y necesidades, soy yo quien mentalmente estoy atacando a esa realidad y al ruido que conlleva. Resistirse a la realidad es, una vez más, "dar coces contra e! aguijón", y eúnico que sale perdiendo soy yo mismo. Si aprendo a cambiar mi perspectiva, a reconciliarme con los hechos que no puedo cambiar, a aceptar el ruido, llegaré a poder concentrarme en mi trabajo y a conciliar e! sueño. Sabiduría oriental, una vez más.

"Vuelvo a repetir", insistía Tony sin cansarse: "todo sufrimiento viene del cerebro programado. No echéis a nadie la culpa de él ni os echéis la culpa a vosotros mismos. Es sólo la maquinaria que lleváis dentro la que está mal ajustada, y hay que volver a ajustarla suavemente. Observadla sin cesar. Desenmascarad vuestras falsas ilusiones. Poned todo en tela de juicio. Haced vuestro trabajo. Nadie lo hará por vosotros, y nadie quiere hacerla por sí mismo. Por eso la humanidad continúa sufriendo. Es trabajo duro que requiere introspección, reflexión, honestidad, tiempo y valor. Y, más que nada, perseverancia. No es trabajo de un día. Las falsas ilusiones han de caer una a una, y tenemos la bodega tan llena de ellas que llevará tiempo el llegar a deshacerse de todas. Cuantas más y cuanto antes las despachéis, mejor. ¡Manos a la obra!"

Una cosa he de decir de Tony, y éste es el lugar de decirla: Tony "se trabajaba" mucho a sí mismo. No me refiero precisamente al cuidado que ponía en preparar sus charlas, coleccionar cuentos, escribir libros (soy escritor yo mismo, y sé muy bien lo duro que es el escribir), sino a lo que trabajaba en mejorarse a sí mismo, en experimentar él primero en su persona lo que luego había de recomendar a los demás, su autoexamen constante, su práctica de métodos de oración y de ejercicios psicológicos, su interés en recoger opiniones, en experimentar nuevos enfoques, siempre pensando, verificando, explorando. Lo veía yo a veces sentado horas enteras, solo, en la terraza del edificio nuevo de Lonaula, y sabía muy bien que no estaba soñando despierto. Dedicaba esos ratos de solitud a planear, reflexionar, meditar. Un día nos dijo: "Ayer expresé como opinión mía que toda pena de familia era autocompasión. Luego, uno de vosotros me vino a decir que quizá no fuera así siempre. Anoche estuve un largo rato pensando sobre ello, y creo que tiene razón. Puede haber casos en lo que no sea así. Corrijo lo que dije."

A lo largo de los muchos años que conocí y traté a Tony, recogí ciertos indicios de lo que hacía él cuando le llegaban crisis personales, como nos llegan a todos nosotros. Aquí están. "Cuando me encuentro perdido y no sé lo que hacer, dejo la mente en blanco y rezo a la Virgen." -"El otro día me sentí como un niño asustado y comencé a vagar solo y sin rumbo por los jardines. Lo que me salvó entonces de ese estado fue la ‘oración de Jesús’, la repetición rítmica de su nombre a tono con la respiración consciente." -"Cuando me encuentro deprimido, me voy a pasear solo varias horas, sin decírselo a nadie." -"La mejor manera que he encontrado para salir de mis crisis es ayudar a otros a que salgan de las suyas." En uno de sus libros ha contado la historia del guru que consiguió la iluminación suprema, y sus discípulos le preguntaron que cómo había cambiado eso su vida. El guru respondió: "Antes de la iluminación solía tener depresiones; ahora, después de la iluminación… también las tengo." Tony,sabía que todos habíamos leído sus libros y conocíámos todas sus historias; y, sin embargo, nos repitió ese cuento dos veces en Lonaula. Yo no pude evitar la impresión de que tenía algo que ver con él mismo.

 

amor incondicional

 
 
 
 
 

Cuando me amo y me acepto exactamente tal como soy, aquí y ahora, con todas mis imperfecciones y todo lo que me avergüenza de mí, encuentro más fácil aceptarte a ti de la misma manera.

Cuando pongo condiciones a mi amor, por mí misma o por los demás, entonces no amo libremente. Decir "Te amaré, sí…." no es amar, es controlar.

Así pues, aprendo a dejar marchar la necesidad de controlar a los demás y reconozco que tienen la libertad de ser como quieran ser.

Veo a todos esforzándonos en nuestros respectivos caminos, aprendiendo a crear paz en nuestro interior, haciendo lo mejor que sabemos con el entendimiento, la compresión y el conocimiento que tenemos en cada momento.

En la medida que aumenta el número de personas que abre su conciencia al trabajo en el amor incondicional, conectaremos con el nuevo grado de poder espiritual, que está aquí para nosotros.

Veo un manto de bondad que cubre el planeta y nos ayuda a transformar nuestra conciencia pasando del temor al amor.

Acéptate  total y completamente durante todo un día y ve que ocurren maravillas!

Actitud

 
 
 
 
           

La importancia de la actitud

 

 Mientras más amo, más realizo el impacto de mi actitud en la vida.

La actitud es a menudo más importante que los hechos.

La actitud es más importante que el dinero.

La actitud es más importante que el pasado.

La actitud es más importante que las circunstancias.

La actitud es más importante que los fracasos o los éxitos.

La actitud es más importante que lo que la otra gente piensa, dice o hace.

La actitud es más importante que la habilidad física, o capacidad mental.

La actitud puede destruir una compañía… una asociación… o un hogar…

 

Lo notable es que tengo una opción todos los días,

con respecto a la actitud que abrazaré para ese día.

No puedo cambiar el pasado.

No puedo controlar el futuro.

No puedo controlar cómo actuará otra persona.

La única cosa que puedo hacer es controlar mi propia actitud.

 

 

 

Estoy convencido de que la vida es 10% lo que me sucede,

y 90% cómo reacciono a ello.

Me doy cuenta de que todo depende de mí,

porque yo estoy a cargo de mi actitud.

 
Charles Swindoll

Para abrazar tu corazón…

 
 
 
 

 

Las flores en tu camino dan testimonio del amor con que diste cada paso
 

Este mensaje tiene una bella misión. Fue concebido con el don de abrazar tu corazón, infundiéndole confianza. Sus letras son sonidos que recorren tus sentidos y les anuncian el retorno de la magia. Hoy ingresaremos a una flor, que de manera sencilla y pura se abrirá para mostrarte que el amor está llegando de maneras muy sutiles. Vas a recordar. Te vas a emocionar. Tus alas volverán a energizarse. Aquí estoy. Vine a reflejar tu luz.

Cada vez que tus ojos surcan el cielo en busca de una señal, un ángel es encomendado a que vivencies cuánto se te ama. Puede que no lo veas, pero lo puedes sentir. Su radiante halo emite la frecuencia que ahora te contiene en la vibración armónica de estas suaves palabras. Ellas te guían hacia el centro de esta flor, que emergió a la vera de tu camino gracias a la clara luz de tu corazón, que se cristalizó en los pasos de tu ferviente entrega.

Esta profunda paz no te es ajena. Respírala. Disfrútala. Permite que todo tu Ser se relaje al percibir la cálida bienvenida que se te ofrenda en honor al brillante amor que infundes con tu servicio humanitario. ¿Ves cómo en sus delicados pétalos se traslucen las gotas de conciencia que nutrieron sus raíces? Mira desde tu inocencia. Siente con el alma. No hay división entre la flor y tu. Es la misma esencia divina palpitando en otras formas.

Su fragancia es dulce y refrescante, al igual que tus expresiones. Sus colores vibran, al igual que todas tus acciones. Ella se abre cada día, al igual que tu sabio corazón, con la mirada puesta en el Sol para embellecer su entorno sin esperar nada a cambio. Así es tu interior, pulcro y reluciente. Cuando mires hacia atrás y veas tu rastro florecido, sabrás que valió la pena caminar. El ángel ríe. Unge tu frente con la savia del amor y se retira.

La hermosa flor que has visitado está enraizada en la claridad de tus huellas, por eso esta diáfana energía te resultó tan cercana. Nada de lo que haces es en vano. Ni siquiera un simple paso. Por eso te aliento a que sigas y sigas andando, pues así vas propagando las semillas del cambio que humanizan la Tierra. Una vez más te celebro, me inclino y te agradezco. Caminamos por la misma senda. Soy  peregrina. Vine a reflejar tu luz.

 

Tú si puedes!

 

                                                                            

La física moderna dice "tú si puedes"

Durante décadas, los poderes de la mente han sido cuestiones asociadas al mundo "esotérico", cosas de locos. La mayor parte de la gente desconoce que la mecánica cuántica, es decir, el modelo teórico y práctico dominante hoy día en el ámbito de la ciencia, ha demostrado la interrelación entre el pensamiento y la realidad. Que cuando creemos que podemos, en realidad, podemos. Sorprendentes experimentos en los laboratorios más adelantados del mundo corroboran esta creencia.

El estudio sobre el cerebro ha avanzado mucho en las últimas décadas mediante las "tomografías". Conectando electrodos a este órgano, se determina donde se produce cada una de las actividades de la mente. La fórmula es bien sencilla: se mide la actividad eléctrica mientras se produce una actividad mental, ya sea racional, como emocional, espiritual o sentimental y así se sabe a qué área corresponde esa facultad.

Estos experimentos en neurología han comprobado algo aparentemente descabellado: cuando vemos un determinado objeto aparece actividad en ciertas partes de nuestro cerebro… pero cuando se exhorta al sujeto a que cierre los ojos y lo imagine, la actividad cerebral es ¡idéntica! Entonces, si el cerebro refleja la misma actividad cuando "ve" que cuando "siente", llega la gran pregunta: ¿cuál es la Realidad? "La solución es que el cerebro no hace diferencias entre lo que ve y lo que imagina porque las mismas redes neuronales están implicadas; para el cerebro, es tan real lo que ve como lo que siente", afirma el bioquímico y doctor en medicina quiropráctica, Joe Dispenza en el libro "¿y tú qué sabes?". En otras palabras, que fabricamos nuestra realidad desde la forma en que procesamos nuestras experiencias, es decir, mediante nuestras emociones.

La farmacia del cerebro

En un pequeño órgano llamado hipotálamo se fabrican las respuestas emocionales. Allí, en nuestro cerebro, se encuentra la mayor farmacia que existe, donde se crean unas partículas llamadas "péptidos", pequeñas secuencias de aminoácidos que, combinadas, crean las neurohormonas o neuropéptidos. Ellas son las responsables de las emociones que sentimos diariamente. Según John Hagelin, profesor de física y director del Instituto para la ciencia, la tecnología y la política pública de la Universidad Maharishi, dedicado al desarrollo de teorías del campo unificado cuántico: "hay química para la rabia, para la felicidad, para el sufrimiento, la envidia…"

En el momento en que sentimos una determinada emoción, el hipotálamo descarga esos péptidos, liberándolos a través de la glándula pituitaria hasta la sangre, que conectará con las células que tienen esos receptores en el exterior. El cerebro actúa como una tormenta que descarga los pensamientos a través de la fisura sináptica. Nadie ha visto nunca un pensamiento, ni siquiera en los más avanzados laboratorios, pero lo que sí se ve es la tormenta eléctrica que provoca cada mentalismo, conectando las neuronas a través de las "fisuras sinápticas".

Cada célula tiene miles de receptores rodeando su superficie, como abriéndose a esas experiencias emocionales. La Dra. Candance Pert, poseedora de patentes sobre péptidos modificados, y profesora en la Universidad de Medicina de Georgetown, lo explica así: "Cada célula es un pequeño hogar de conciencia. Una entrada de un neuropéptido en una célula equivale a una descarga de bioquímicos que pueden llegar a modificar el núcleo de la célula".

Nuestro cerebro crea estos neuropéptidos y nuestras células son las que se acostumbran a "recibir" cada una de las emociones: ira, angustia, alegría, envidia, generosidad, pesimismo, optimismo… Al acostumbrarse a ellas, se crean hábitos de pensamiento. A través de los millones de terminaciones sinápticas, nuestro cerebro está continuamente recreándose; un pensamiento o emoción crea una nueva conexión, que se refuerza cuando pensamos o sentimos "algo" en repetidas ocasiones. Así es como una persona asocia una determinada situación con una emoción: una mala experiencia en un ascensor, como quedarse encerrado, puede hacer que el objeto "ascensor" se asocie al temor a quedarse encerrado. Si no se interrumpe esa asociación, nuestro cerebro podría relacionar ese pensamiento- objeto con esa emoción y reforzar esa conexión, conocida en el ámbito de la psicología como "fobia" o "miedo".

Todos los hábitos y adicciones operan con la misma mecánica. Un miedo (a no dormir, a hablar en público, a enamorarse) puede hacer que recurramos a una pastilla, una droga o un tipo de pensamiento nocivo. El objetivo inconsciente es "engañar" a nuestras células con otra emoción diferente, generalmente, algo que nos excite, "distrayéndonos" del miedo. De esta manera, cada vez que volvamos a esa situación, el miedo nos conectará, inevitablemente, con la "solución", es decir, con la adicción. Detrás de cada adicción (drogas, personas, bebida, juego, sexo, televisión) hay pues un miedo insertado en la memoria celular.

La buena noticia es que, en cuanto rompemos ese círculo vicioso, en cuanto quebramos esa conexión, el cerebro crea otro puente entre neuronas que es el "pasaje a la liberación". Porque, como ha demostrado el Instituto Tecnológico de Massachussets en sus investigaciones con lamas budistas en estado de meditación, nuestro cerebro está permanentemente rehaciéndose, incluso, en la ancianidad. Por ello, se puede desaprender y reaprender nuevas formas de vivir las emociones.

Mente creadora

Los experimentos en el campo de las partículas elementales han llevado a los científicos a reconocer que la mente es capaz de crear. En palabras de Amit Goswani, profesor de física en la universidad de Oregón, el comportamiento de las micropartículas cambia dependiendo de lo que hace el observador: "cuando el observador mira, se comporta como una onda, cuando no lo hace, como una partícula". Ello quiere decir que las expectativas del observador influyen en la Realidad de los laboratorios… y cada uno de nosotros está compuestos de millones de átomos.

Traducido al ámbito de la vida diaria, esto nos llevaría a que nuestra Realidad es, hasta cierto punto, producto de nuestras propias expectativas. Si una partícula (la mínima parte de materia que nos compone) puede comportarse como materia o como onda… Nosotros podemos hacer lo mismo.

La realidad molecular

Los sorprendentes experimentos del científico japonés Masaru Emoto con las moléculas de agua han abierto una increíble puerta a la posibilidad de que nuestra mente sea capaz de crear la Realidad. "Armado" de un potente microscopio electrónico con una diminuta cámara, Emoto fotografió las moléculas procedentes de aguas contaminadas y de manantial. Las metió en una cámara frigorífica para que se helaran y así, consiguió fotografiarlas. Lo que encontró fue que las aguas puras creaban cristales de una belleza inconmensurable, mientras que las sucias, sólo provocaban caos. Más tarde, procedió a colocar palabras como "Amor" o "Te odio", encontrando un efecto similar: el amor provocaba formas moleculares bellas mientras que el odio, generaba caos.

Por último, probó a colocar música relajante, música folk y música thrash metal, con el resultado del caos que se pudieron ver en las fotografías.

La explicación biológica a este fenómeno es que los átomos que componen las moléculas (en este caso, los dos pequeños de Hidrógeno y uno grande de Oxígeno) se pueden ordenar de diferentes maneras: armoniosa o caóticamente. Si tenemos en cuenta que el 80% de nuestro cuerpo es agua, entenderemos cómo nuestras emociones, nuestras palabras y hasta la música que escuchamos, influyen en que nuestra realidad sea más o menos armoniosa. Nuestra estructura interna está reaccionando a todos los estímulos exteriores, reorganizando los átomos de las moléculas.

El valioso vacío atómico

Aunque ya los filósofos griegos especularon con su existencia, el átomo es una realidad científica desde principios de siglo XX. La física atómica dio paso a la teoría de la relatividad y de ahí, a la física cuántica. En las escuelas de todo el mundo se enseña hoy día que el átomo está compuesto de partículas de signo positivo (protones) y neutras (neutrones) en su núcleo y de signo negativo (electrones) girando a su alrededor. Su organización recuerda extraordinariamente a la del Universo, unos electrones (planetas) girando alrededor de un sol o núcleo (protones y neutrones). Lo que la mayoría desconocíamos es que la materia de la que se componen los átomos es prácticamente inexistente. En palabras de William Tyler, profesor emérito de ingeniería y ciencia de la materia en la universidad de Stanford, "la materia no es estática y predecible. Dentro de los átomos y moléculas, las partículas ocupan un lugar insignificante: el resto es vacío".

En otras palabras, que el átomo no es una realidad terminada sino mucho más maleable de lo que pensábamos. El físico Amit Goswani es rotundo: "Heinsenberg, el codescubridor de la mecánica cuántica, fue muy claro al respecto; los átomos no son cosas, son TENDENCIAS. Así que, en lugar de pensar en átomos como cosas, tienes que pensar en posibilidades, posibilidades de la consciencia. La física cuántica solo calcula posibilidades, así que la pregunta viene rápidamente a nuestras mentes, ¿quién elige de entre esas posibilidades para que se produzca mi experiencia actual? La respuesta de la física cuántica es rotunda: La conciencia está envuelta, el observador no puede ser ignorado".

¿Qué realidad prefieres?

El ya famoso experimento con la molécula de fullerano del doctor Anton Zeillinger, en la Universidad de Viena, testificó que los átomos de la molécula de fullerano (estructura atómica que tiene 60 átomos de cárbón) eran capaces de pasar por dos agujeros simultáneamente. Este experimento "de ciencia ficción" se realiza hoy día con normalidad en laboratorios de todo el mundo con partículas que han llegado a ser fotografiadas. La realidad de la bilocación, es decir, que "algo" pueda estar en dos lugares al mismo tiempo, es algo ya de dominio público, al menos en el ámbito de la ciencia más innovadora. Jeffrey Satinover, ex presidente de la fundación Jung de la universidad de Harvard y autor de libros como "El cerebro cuántico" y "El ser vacío", lo explica así: "ahora mismo, puedes ver en numerosos laboratorios de Estados Unidos, objetos suficientemente grandes para el ojo humano, que están en dos lugares al mismo tiempo, e incluso se les puede sacar fotografías. Yo creo que mucha gente pensará que los científicos nos hemos vuelto locos, pero la realidad es así, y es algo que todavía no podemos explicar".

Quizás porque algunos piensen que la gente "de a pie" no va a comprender estos experimentos, los científicos todavía no han conseguido alertar a la población de las magníficas implicaciones que eso conlleva para nuestras vidas, aunque las teorías anejas sí forman parte ya del dominio de la ciencia divulgativa.

Seguramente la teoría de los universos paralelos, origen de la de la "superposición cuántica", es la que ha conseguido llegar mejor al gran público. Lo que viene a decir es que la Realidad es un número "n" de ondas que conviven en el espacio-tiempo como posibilidades, hasta que UNA se convierte en Real: eso será lo que vivimos. Somos nosotros quienes nos ocupamos, con nuestras elecciones y, sobre todo, con nuestros pensamientos ("yo sí puedo", "yo no puedo") de encerrarnos en una realidad limitada y negativa o en la consecución de aquellas cosas que soñamos. En otras palabras, la física moderna nos dice que podemos alcanzar todo aquello que ansiamos (dentro de ese abanico de posibilidades- ondas, claro).

En realidad, los descubrimientos de la física cuántica vienen siendo experimentados por seres humanos desde hace milenios, concretamente, en el ámbito de la espiritualidad. Según el investigador de los manuscritos del Mar Muerto, Greg Braden, los antiguos esenios (la comunidad espiritual a la que, dicen, perteneció Jesucristo) tenían una manera de orar muy diferente a la actual. En su libro "El efecto Isaías: descodificando la perdida ciencia de al oración y la plegaria", Braden asegura que su manera de rezar era muy diferente a la que los cristianos adoptarían. En lugar de pedir a Dios "algo", los esenios visualizaban que aquello que pedían ya se había cumplido, una técnica calcada de la que hoy se utiliza en el deporte de alta competición, sin ir más lejos. Seguramente, muchos han visto en los campeonatos de atletismo cómo los saltadores de altura o pértiga realizan ejercicios de simulación del salto: interiormente se visualizan a sí mismos, ni más ni menos que realizando la proeza. Esta técnica procede del ámbito de la psicología deportiva, que ha desarrollado técnicas a su vez recogidas del acervo de las filosofías orientales. La moderna Programación Neurolingüística, usada en el ámbito de la publicidad, las relaciones públicas y de la empresa en general, coincide en recurrir al tiempo presente y a la afirmación como vehículo para la consecución de los logros. La palabra sería un paso más adelante en la creación de la Realidad, por lo que tenemos que tener cuidado con aquello que decimos pues, de alguna manera, estamos atrayendo esa realidad..

La búsqueda científica del alma

En las últimas décadas, los experimentos en el campo de la neurología han ido encaminados a encontrar donde reside la conciencia. Fred Alan Wolf, doctor en física por la universidad UCLA, filósofo, conferenciante y escritor lo explica así en "¿Y tú qué sabes?" de la que se espera la segunda parte en pocos meses: "Los científicos hemos tratado de encontrar al observador, de encontrar la respuesta a quién está al mando del cerebro: sí, hemos ido a cada uno de los escondrijos del cerebro a encontrar el observador y no lo hemos hallado; no hemos encontrado a nadie dentro del cerebro, nadie en las regiones corticales del cerebro pero todos tenemos esa sensacion de ser el observador". En palabras de este científico, las puertas para la existencia del alma están abiertas de par en par: "Sabemos lo que el observador hace pero no sabemos quién o qué cosa es el observador".

Hoy recuperadas por la física cuántica, muchas de estas afirmaciones eran conocidas en la Antigüedad, como en el caso del "Catecismo de la química superior", de Karl von Eckartshausen.

Cuadro 1 – Nuestro cerebro: un ordenador que procesa información

A cada segundo, en una vida como la moderna llena de estímulos: nos bombardean enormes cantidades de información. El cerebro solo procesa una mínima cantidad de ella: 400 mil millones de bits de información por segundo. Los estudios científicos han demostrado que sólo somos conscientes de 2.000 mil de esos bits, referidos al medio ambiente, el tiempo y nuestro cuerpo. Así pues, lo que consideramos la Realidad, es decir, aquello que vivimos, es sólo una mínima parte de lo que en realidad está ocurriendo. ¿Cómo se filtra toda esa información?

A través de nuestras creencias: El modelo de lo que creemos acerca del mundo, se construye desde lo que sentimos en nuestro interior y de nuestras ideas. Cada información que recibimos del exterior se procesa desde las experiencias que hemos tenido y nuestra respuesta emocional procede de estas memorias. Por eso, los malos recuerdos nos impulsan a caer en los mismos errores.

Cuadro 2: Cómo romper con esos malos hábitos del pensamiento

El cerebro crea esas redes a partir de la memoria: ideas, sentimientos, emociones. Cada asociación de ideas o hechos, incuba un pensamiento o recuerdo en forma de conexión neuronal, que desemboca en recuerdos por medio de la memoria asociativa. A una sensación o emoción similar, reaparecerá ese recuerdo en forma de idea o pensamiento. Hay gente que conecta "amor" con "decepción" o "engaño", así que cuando vaya a sentir amor, la red neuronal conectará con la emoción correspondiente a cómo se sintió la última vez que lo sintió: ira, dolor, rabia, etc. Según Joe Dispenza "si practicamos una determinada respuesta emocional, esa conexión sináptica se refuerza y se refuerza. Cuando aprendemos a "observar" nuestras reacciones y no actuamos de manera automática, ese modelo se rompe". Así pues, aprender a "ver" esas asociaciones es la mejor manera de evitar que se repitan: la llave es la conciencia.

Cuadro 3: La mecánica de la erección

La mejor metáfora del pensamiento creador es el miembro masculino. Una sola fantasía sexual, es decir, un pensamiento erótico, es capaz de producir una erección, con toda la variedad de glándulas endocrinas y hormonas que participan en ello. Nada hay fuera de la mente del hombre pero, sin embargo, se produce un torbellino hormonal que desemboca en un hecho físico palpable. En el lado femenino, también el poder del pensamiento asociado al erotismo se convierte a menudo en hechos físicos, demostrando la capacidad del pensamiento para crear situaciones placenteras… o adictivas. Los más firmes defensores del poder de la visualización llegan a proponer que se puede obtener a través de ella casi todo lo que deseamos.

¿QUE ES UNA ONDA DE FORMA?

Muchos científicos y físicos cuánticos reconocen el poder de transmisión en cualquier forma simple geométrica o como un diseño ondulado de un rastro de energía, es un ONDA DE FORMA simple. Puede tener un patrón geométrico o puede ser un gesto de pincel simple como una onda que contiene el significado completo, la intención y la energía de un momento dado de intensidad mientras da forma a la realidad y puede tener en su ser todas las cualidades que lo crearon. Es una semilla de fractal energético que dada la situación correcta continuará su crecimiento y multiplicándose. Éstas son modelos y formas que crean la energía y transmiten los patrones específicos, del pensamiento, nosotros hemos estado usándolos en los templos, las iglesias, logotipos, publicidad y podemos reconocer inmediatamente la armonía y desarmonia en ellos. Ciertos modelos de la geometría sagrada parecen actuar recíprocamente con su entorno armonizando y estabilizando sus moléculas, como si organizara los átomos y electrones. Puede significar que un cierto diseño de geometría YANTRA de ENERGÍA puede polarizar las partículas e incluso podría purificar el agua, aumentando las cualidades y la armonía en su entorno.

 

 

                                                              

 

                                                                                           Que te duele?

El 95% de las enfermedades son psicosomáticas, es decir, se producen por la relación mente-cuerpo. Nuestros pensamientos y nuestras emociones son las principales creadoras de la enfermedad cuando éstas están en desequilibrio.

El cuerpo se cura cuando curamos el alma

La siguiente guía te ayudará a "sorprender" los pensamientos que se mueven alrededor de una enfermedad.

  • Dolores de cabeza: Me va a explotar la cabeza, tanto trabajo, a veces tengo la sensación de no ser dueño de mí mismo, tengo miedo de no poder satisfacer las exigencias, esto afecta mucho a mi mente.
  • Hemorragias nasales: Si al menos alguien se fijara en mí… nadie me quiere, nadie me valora.
  • Ronquidos: A mí me preocupa, lo que estaba bien antes, no puede estar mal ahora, así como veo las cosas ahora, debería verlas cualquiera.
  • Pólipos: No soporto la tensión permanente que flota en el aire entre nosotros, lo mejor es mantenerse distanciado, y no cruzarme en el camino de nadie.
  • Resfríos y gripes: Me ha tosido encima y me contagio, cada invierno tengo un respiro, estoy harto, no puedo más, no sé qué hacer, sus palabras me han herido.
  • Conjuntivitis, orzuelos: Estoy furioso y desilusionado por lo que veo, de alguna manera me siento impotente para cambiarlo.
  • Queratitis o inflamación de la córnea: Nunca había estado tan fuera de mí, esta confusión me agota, no sé que hacer con tantas contradicciones.
  • Dolores de garganta, amigdalitis: Diría tantas cosas tristes, coléricas, desagradables, pero no me atrevo, tengo miedo de expresarme en voz alta, y las palabras se quedan en la punta de la lengua, me cuesta mucho tragármelo.
  • Dolores de oídos, otitis: No me gusta en absoluto lo que tengo que escuchar, es demasiado doloroso, lo que dice mi voz interior es cierto pero no quiero escucharlo.
  • Hipertiroidismo: De hecho, en toda mi vida jamás me han hecho caso; una cosa he aprendido, que para ser algo en este mundo, hay que prestar algún servicio; sólo encuentro reconocimiento cuando otros dan por buenos mis esfuerzos, no tengo ninguna confianza en mi propia opinión y así siempre me quedo tirado en la carretera, bien para ser objeto de críticas o para huir de ellas.
  • Hipotiroidismo: Me falta algo, por alguna razón hasta ahora nadie se ha preocupado por mí ni me ha aceptado tal como soy en realidad, si esto continua así creo que me voy a dar por vencido, no dejo de estar abrumado.
  • Problemas dentales: Sencillamente no puedo tomar la decisión, me falta coraje, hay muchas alternativas pero no tengo el coraje.
  • Bronquitis: De cualquier modo no me conviene, pero tengo miedo de decir lo que pienso, podría haber muchos destrozos, y yo podría causar más de los que hay.
  • Asma bronquial: Me falta el aire, me quieren acorralar pero yo me resisto, mientras la situación no cambie, no podré respirar tranquilo.
  • Acidez: Tengo miedo.
  • Inflamación estomacal, úlcera gástrica: Todo esto es difícil de digerir, no me quito el trabajo de encima, siempre tengo que adaptarme a algo nuevo, creo que no soy lo bastante bueno y bien mirado nunca lo seré.
  • Hígado y vesícula: Ellos tienen la culpa, son los demás los que se equivocan, y no yo, ellos tienen la culpa de que haya salido mal, no tengo nada que reprocharme, no pueden hacer eso conmigo
  • Problemas cardíacos: Desde hace tiempo se me parte el corazón, no siento alegría por nada, la vida no es más que un continuo estrés, el dinero gobierna el mundo, nunca encontraré el amor y el reconocimiento que necesito, pero no dejaré de intentarlo.

 

 

los 5 sentidos

 

Mi sentido de vida cambió, se transformó, se modificó…. y entonces me decidí a escribir y compartir contigo este texto que hoy he escrito…

Somos Seres Divinos de luz hechos de amor, para el amor y como estamos viviendo una experiencia física, debemos aprender a vivir y a disfrutar las sensaciones; si bien es cierto que tenemos 5 sentidos, porque no utilizarlos como se debe?…porque vivir sin disfrutarlos al máximo?…..te invito a descubrirlos…

LA VISTA.- Mira todo lo que la naturaleza ha puesto a tu alcance, contempla el sol al salir y al ocultarse, si comienzas a disfrutar de este sentido a mirar con amor lo que te rodea, aunque sea lo más insignificante desde tu punto de vista… tus ojos brillarán con tal intensidad que será maravilloso mirarse en ellos…aprende a mirar los rostros, las flores,  las aves, lo insectos, los alimentos, el cielo, las estrellas, la luna, etc…siente a través de tu mirada las sensaciones,  los colores, las formas y encontrarás en cada persona, animal, cosa, astro….que hay vida, hay vibración, hay movimiento, hay luz, hay amor…

EL OIDO.- Cuando escuchas y prestas atención a los sonidos a las palabras, a la música, al canto de los pájaros, de los grillos, al sonido del mar, del viento, del silencio…. estás aprendiendo de cada uno de ellos, te están mandando mensajes de vida, de amor, de paz…aprende  a escuchar, a percibir atreves del oído lo hermoso que la vida nos ofrece…escucha más a la naturaleza, date un tiempo para ello…escucha el silencio y verás cuantas cosas aprendes, cuanto escuchas!…

EL GUSTO.- Disfrutar de los sabores es un placer, cuando en tu boca tengas algo que saborear no lo pienses! No te afanes con problemas, no pienses en el pasado ni en el futuro, vive tu momento, saborea, siente, disfruta…y si puedes sierra los ojos y concéntrate en el sabor, en la textura, y espera con ansias el disfrute del próximo alimento, que hacerlo de ese modo, no solo alimentas tu cuerpo, si no que también alimentas el alma…

EL OLFATO.- este sentido nos transporta, nos hace conectarnos, recordar, reconocer…oler un perfume, una flor, un lugar, el mar, el viento… es vivir…y es que todo tiene un aroma, absolutamente todo…sé como un sabueso huele, aspira, imprégnate de los aromas de la vida, aprende  a identificar a través de los olores, sierra los ojos y disfruta de cada aroma que la vida te regala….

EL TACTO,- Este sentido es hermosísimo y todos los humanos lo tenemos, no es maravilloso?…todos tocamos y atreves de nuestra piel sentimos todo contacto…podemos sentir la textura de las cosas, las caricias, el viento, el calor, el frio, la lluvia en la piel…no te prives de él por ningún motivo, toca, palpa, siente cada una de las situaciones que vivas…es maravilloso tener en cuerpo y sentirlo…

Ama a tu cuerpo, disfruta de tus sentidos…cuando hagas algo, hazlo con ellos conscientemente y verás que tu forma de vivir cambia radicalmente…

Has una prueba….toma una fruta, mírala, observa sus colores, su forma, su hermosura, su perfección…aspira muy profundo y percibe su aroma, su frescura…tócala, siente su forma…. muérdela, siente su sabor, percibe su frescura, saborea, mastica, disfruta…

Si logras que tus pensamientos estén en ese momento, si logras que no exista nada en tu mente más que esas sensaciones, podrás decir que viviste un momento en el aquí y en el ahora, podrás decir que eres capas de disfrutar la vida física que decidiste vivir.

Para ti….Gabriela

Dicen que la soledad es mala consejera  y yo les digo que es todo lo contrario, estos últimos días, han venido a mi muchos conceptos importantes, me encuentro conmigo y descubro lo maravilloso del silencio, de la paz, de la armonía, de la luz…interiorizo, siento, me descubro, me encuentro, me escucho, y me nace escribir, nunca antes había tenido tantas ganas de hacerlo, y aquí estoy, sin cuidar las palabras, sin saber aún que lo que aquí plasmaré…

Segura estoy que estamos aquí para crecer juntos, para recorrer el camino tomados de la mano, unos con otros, que solos sería imposible, que la vida es maravillosa y que para saber vivirla es necesario SOLTAR, pero, que difícil es hacerlo…desprenderse de los apegos me ha costado mucho trabajo….pero créeme que no es imposible, es una realidad cuando uno se lo propone, para lograrlo primero es necesario encontrarse con uno mismo, esa es la base, una vez que logres encontrarte, amarte, respetarte, todo lo demás viene por consecuencia, entonces, serás capas de amar a tu pareja o aceptar que no la tienes, amar a tus hijos, a tus padres, a todas las personas sabiendo que nadie te pertenece y que no eres dueño de nadie. Si aprendes a percibir el amor de esa manera, dejarás de sufrir y entonces serás capas de ser feliz, aceptando a las personas como son, así, ni más ni menos, tal y como son….sin pretender cambiarlas,ni poseerlas y podrás aceptar en amor cuando una relación termina, cuando un hijo se va a hacer su vida, cuando las personas mueren, parten o deciden no estar contigo.

Venimos a este mundo a vivir una experiencia física, a ser felices, a amar…. no venimos a poseer, a sufrir, a atesorar…. desnudos venimos y desnudos nos vamos, el único tesoro que nos llevamos es la experiencia de vida que fabricamos, las pruebas superadas y lo aprendido.

Durante mi vida he aprendido a superar obstáculos, aprendí a reinventarme cada ves que algo no me gustaba o me hacía daño, ahora soy una persona nueva, me reinventé otra vez, ahora por fin siento que estoy en el camino correcto, mi búsqueda terminó….porque ya encontré el camino, ya encontré respuestas y se dónde buscar las que aún no tengo….y esto me hace inmensamente feliz, ahora me toca llenarme de todo lo que estoy descubriendo, llenarme de luz…

En estos últimos meses de mi vida he encontrado muchos amigos que me dejan casi a diario algo hermoso, que están iluminando mi camino y como nada es casualidad y todo es causalidad, estoy muy agradecida con la vida por ello…a todos los que han llegado a mi vida últimamente, gracias por ello, en verdad los amo….amiga: si me lees, ya seguí tu consejo….comenzaré a escribir…

Para ti…..Gabriela

Vive

 

Te invito a sentir por un instante tu corazón.

tu respiración, tu cuerpo,

cierra los ojos, interioriza, siente…

ahí dentro de ti, esta la vida…

está la felicidad, está el amor….lo sientes?

Vive este instante, trata de sentir tu luz,

vive este día en paz, en amor,

acepta con calma las cosas como son,

Dirígete con tranquilidad hacia los demás

y serás tú quien sienta más paz.

Permanece en silencio y contemplación.

Deja de lado el temor y la culpa.

Cámbialos  por la confianza  y la aceptación

pon tu energía en hacer lo correcto.

Que tu sentido común sea una herramienta

para edificar tu propio carácter.  

A las cosas que generalmente te molestan, abrásalas,

déjalas pasar sin que te afecten.

Maravíllate con la belleza

del mundo en el que vives, intégrate a la vida.

Atrévete a  vivir este día en paz, en amor.

Date cuenta de lo reconfortante que puede resultar.

Ríe, divierte, sonríe, sueña,

ama con locura, con frenesí

no te abandones en cosas vanas

no te estanques en el pasado

no te afanes por el futuro,

vive el hoy con gran emoción, con gran ilusión.

Saborea los alimentos,

juega con el agua,

empápate de amor,

disfruta de la mirada, de la caricia,

de la sonrisa, de la música…de la vida.

Vivir el momento pensando hacia atrás

Pensando hacia adelante,

Eso no es vivir…

Vivir es el disfrute eterno

del momento actual.

Experimenta hoy la experiencia enorme

de estar en armonía y comprenderás lo increíblemente fértil

que la vida puede ser.

 

Para ti……de Gabriela

 

El Ho’oponopono

El Ho’oponopono

El Ho’oponopono es una técnica hawaiana que se dio a conocer por medio de la experiencia del doctor Len Ilheakala que la puso en práctica con pacientes psiquiátricos en situación de riesgo. Ellos estaban aislados  por resultar peligrosos; y el Dr. Len trabajó en si mismo, en cada caso en particular, sanando su interior, liberando su base de creencias. No necesitó ver a los pacientes para que ellos comenzaran a mejorar y a sanar. Este psiquiatra revisaba los legajos mientras decía: ho oponopono, Lo siento, te amo, gracias.
En mi caso… lo que yo hago, y siento que trabaja en mi base de creencias archivada en "Silvia Freire", es repetir  muchísimo estas frases, porque las viejas memorias, las creencias, todo lo aprendido no se toma vacaciones. Por eso yo repito constantemente Ho oponopono.
Así sanamos situaciones, sanamos la energía y nos abrimos a la posibilidad de experiencias diferentes.
Entonces: trabajo con el ho’oponopono ya que cuando alguien "me" dice o  "me" hace, la experiencia me ha demostrado que habitualmente es por alguna de estas posibilidades:
* Porque en verdad, el otro está diciendo los parlamentos que yo misma escribí, en el guión que yo misma le di, para que yo pueda representar la remake de lo aprendido en la infancia. Para que yo pueda sentir esos sentimientos a los que ya soy adicta, de tanto que se han repetido. Así que en verdad, estoy usando al otro; mi trabajo será cambiarle el guión, entregarle nuevos parlamentos para que repita.

* Porque lo que el otro dice o hace refleja una creencia que tengo, incluso puede ser una creencia inconsciente (acerca de mí mismo o de los demás); y uso al otro para que me diga lo que no puedo ver, lo que está en mi inconsciente.
Mi ego está usando a esa persona para confirmar mi sistema de creencias (por ejemplo: Visssste? Yo sabía que todos los altos son intolerantes)

Tuve que trabajar mucho con los signos regentes, y aún lo hago. Cada vez que le digo a alguien una característica de su signo, mentalmente digo "ho oponopono". "El signo de leo araña hasta cuando acaricia (ho oponopono); Tauro es muy testarudo (ho oponopono)"
Quien trabajó muchos años en una zapatería, detecta rápidamente si un pié calza número 36 o 40. La experiencia personal afectará tanto como para achicarle o hacerle crecer el pie al cliente al entrar al local? Yo creo que puedo detectar un pié nro 36 y también cre que puedo detectar una personalidad de tauro, pero igualmente ahora, además, les hago un ho oponopono, por las dudas.

También tengamos siempre presente al niño interior (Unihipili en hawaiano) y su inconmensurable poder. La manera correcta de tratarlo es con Amor, dándole razones para que juegue a cosas diferentes; el niño es inocente y si siempre nos lleva a las mismas situaciones es porque no sabe jugar a otra cosa. Sólo con inmenso Amor podremos enseñarle nuevos juegos.
El niño en nosotros en verdad, no sufre. Lo que hace es jugar. El que sufre y llora es el adulto, que se "CREE" lo que para el niño no es más que un juego.

En una clase, yo estaba imitando a un niño, y representaba los papeles de una mamá y un papá peleando. Estaba presente el hijo de Analía, una alumna (de cinco años aproximadamente) y se moría de risa! Disfrutaba del juego, aunque la "escena" que yo representaba era un drama, una pelea de pareja

O sea que para el niño, no es "malo" causar en nuestra vida lo que nosotros calificamos de destrozos; porque él sólo está jugando.

Por otro lado, como el niño juega a lo que vivió en su infancia, al recrear, con nuevos personajes, nos da cada día una nueva oportunidad para revivir aquello que nos causó daño para poder al fin cerrar esa herida que aún está abierta.
Ten presente que al usar el ho’oponopono y dejar de acusar al otro, es decir, dejar de sentarlo en el banquillo de los acusados… existe cierta tendencia a sentarse uno mismo en el banquillo, lo cual sigue siendo inútil. Mucha gente me dice "Yo ya no me enojo con mi marido; ahora estoy enojada conmigo, por no poder cambiar!" Y eso es más de lo mismo. Lo que ese cuerpito sigue consumiendo, es enojo. Así que será necesario quemar, romper, hacer desaparecer el banquillo de acusados: liberarnos de los juicios. Justamente, es juzgando y condenando como perdimos el paraíso: cuando comimos la bendita manzana y empezamos a calificar: esto me gusta, esto no me  gusta; esto es lindo, esto es feo; esto es bueno, esto malo! Esa es la forma en que dejamos de estar en paz: al juzgar y condenar inmediatamente; olvidando que nadie es culpable de nada, que todos estamos haciendo lo mejor que podemos y creando nuestra realidad. El Ho oponopono es una herramienta más que nos lleva a ese lugar de liberación.

 

 
                                                                                   

Ilumínate…

 
                                                                                                                                                   

                                                                                                    Ilumínate
 

Ama, respira, vive.
Observa cada amanecer de manera diferente.
Genera paz y entusiasmo. Sonríe. No niegues ni prohíbas nada.
Sé natural, no especules. Vive sin el reloj en la mente.
No seas posesivo. Sé feliz sin depender. Aprecia un cuadro, píntate uno.
Cambia el peinado. Sé un jardinero. Sueña y realiza. Busca tu destino.
Seduce. Confía. Brilla con luz propia.
No te identifiques, eres solo un pasajero.
Reza. Guarda los secretos. Vuélvete niño. Cultiva el espíritu.
Cuida tu cuerpo. Conoce tus deseos.
Goza. Siente la lluvia. Canta tu tema preferido. Vuélvete creativo.
Estáte atento, sé receptivo. Deja que la luna llena te hechice.
Cambia de rumbo. No critiques, ni condenes. Danza de forma erótica.
Siente el fuego. Confía en ti mismo. No te enfermes, purifícate.
Imagina de manera positiva.
Mata la rutina. Libérate. No controles, fluye. Usa la magia.
Vive sin miedos. No pongas trabas: sé simple.
¿Sabes quién eres?
Busca el éxtasis. No te apegues. Emociónate. No te preocupes.
Usa el tacto. Perfúmate. Sé flexible. Vence lo triste.
No dividas. Sorprende. Vive el presente. Eleva tu energía.
¡Despiértate!
Usa la conciencia, no la moral. No creas en la tradición, busca la causa.
Adáptate a los cambios. Salta fuera de la masa. No busques la seguridad.
Disfruta tu trabajo. Revuélcate en el pasto. Siente el silencio.
Brinda un servicio. Enamórate. Celebra. Supera las pruebas.
Confía en Dios.
No hagas daño. No reprimas lo que sientes. Mira a los ojos.
Respeta tu divinidad interior.
Relájate y haz meditación. Vence la pereza. Sigue tu vocación.
Amígate con tu soledad. Observa el cielo. Practica yoga.
Conéctate. No te dejes desacreditar, mantén tu postura.
Exprésate. No guardes rencor. Sé agradecido. Ama a alguien.
Abre la mente. No hables mal de los demás. Sé honesto y divertido.
Concéntrate en dar: así todos recibimos. Ordena tus cosas.
Cierra los ojos, busca lo místico.
Expándete. Comete errores: nunca dos veces el mismo. Llora.
No estudies, aprende. Interpreta los sueños. Usa el poder.
No marques el camino.
Confía en la intuición. Llama a tu ángel. Toma la energía del sol.
Estírate, pega el salto. No acumules cosas innecesarias. Ten una cita.
Escribe un poema. Respira profundo.
Haz un regalo. No cargues el pasado. Sé práctico.
Duerme 8 horas. Trabaja 8 horas. Goza 8 horas.
Dile no a los extremos. Confía en el plan. Busca la evolución.
No te dejes dominar. No generes demasiada expectativa. No te destaques.
Cocina tu alimento. Toma un masaje. Vive en secreto. Entra en un bosque.
No des todo por sentado. Descubre los mitos. Interpreta los símbolos.
Escribe una carta. Cultiva la telepatía. Ama a los animales. Prende una vela.
Piensa con abundancia. Destierra la envidia. Siente el misterio.
Observa al universo, no tiene un tope.
No sufras por cosas que no existen. Usa tu libertad. No rindas cuentas.
Usa la alquimia. Pide descuento. Sube una montaña. Abraza un árbol.
Sé espiritual y material. No te apures. No te demores. Sigue tu ritmo.
Entiende bien algunas cosas. No hables demasiado.
No mires demasiados noticieros.
Vuélvete sabio. Mira para adentro. No eches culpas.
Realiza un viaje. Juega la vida.
Vuélvete artista.
Suéltate.
Siente tu alma: Ilumínate…

 

                                                                  Gracias a mi amiga Ingrid Matta que me mandó este lindo mensaje…

 

¿El cambio es ya mismo?

 

¿El cambio es ya mismo?

Hablemos de la vida. ¿Qué cambios debemos realizar en nosotros para llevar una vida ecuánime, una vida que pueda ser llamada dichosa?

Empecemos por cosas simples que podemos cambiar ya, en este momento, en este segundo. Lo único que existe es el presente, si quieres cambiar, hazlo ahora, es la mejor ocasión. El cambio siempre es Ya mismo. Debemos fijar una cadena de prioridades en la vida. Hay que ser sincero con uno mismo y definir qué es lo que más nos interesa: familia, pareja, trabajo, rol social, búsqueda interna. ¿Qué es lo que uno más quiere?

Hay que ser verdaderamente honesto para que funcione. No hace falta publicarlo ni la necesidad de contarlo. Es un claro trabajo interno. Una forma práctica de ayudarse a expresarlo es tomarlo como un ejercicio, y con papel y lápiz en mano, anotar de un lado de la hoja las cosas que más te gustan de ti y del otro lado las que no te gustan. Estás sólo con tu intimidad. Sé franco. Los deseos que todavía te faltan llenar, anhelos fuertes que todavía están allí, agazapados.

En definitiva, ir por las prioridades. ¿Qué quieres de la vida? Una por una. Por otro lado, ¿qué es lo que más te gustaría cambiar? Sólo una también para empezar. ¿Hay algo que te moleste de la vida que has estado llevando? ¿Qué característica de tu personalidad no te agrada, y está pidiendo a gritos ser cambiada? Vamos a trabajar estas manchas, que desentonan en la imagen que ya tienes de vos mismo.

 

Con esa misma sinceridad, focalicemos aquello que nos gusta de nosotros. Tenlo muy en cuenta porque te vas a aferrar a eso. Lo vas a hacer crecer, de un modo tan simple y bello, firme y claro, como para compensar la otra energía de la que te vas a liberar. Por ejemplo, de ti te gusta, que eres optimista y positivo, pero por el otro lado, mientes mucho. En esa misma proporción, en que hago crecer lo positivo, voy dejando de mentir.


Siempre va a haber algo que te eleve. Estás vivo, tienes la oportunidad de seguir recordando tu belleza interna y que eres un ser de luz, que nació para ser feliz. Puedes moverte por el planeta, proyectando tu amor y tu comprensión de que hay una energía superior que te ha creado, y que por ende heredaste esas mismas características. Hay gente a tu alrededor, despertando del mismo modo en que lo estás haciendo, y sería muy nutritivo recordarles a ellos también, el milagro de estar vivos y poder experimentar lo que aquí y ahora se puede.

 

Es una elección que estás haciendo en cada momento. ¿Qué mejor momento para empezar a practicar las elecciones de lo que quiero potenciar en mi, y de lo que quiero ir trascendiendo, que cuando comienza el día? Puedes elegir si tu día va a empezar de una forma miserable o de una forma bien alegre, calmo, creativo, audaz, lleno de imaginación y con una expresión de amabilidad y nobleza en tu rostro. Es sólo un estado de atención, pero ese estado marca la diferencia entre la dicha y la desdicha. ¿Quién en su sano juicio quiere ser infeliz?

llénalo de amor…

 
 
 

SI  HAY  UN  HUECO…

Siempre que haya un hueco en tu vida, llénalo de amor.
Adolescente, joven, viejo: siempre que haya un hueco en tu vida, llénalo de amor.
En cuanto sepas que tienes delante de ti un tiempo baldío, ve a buscar al amor.
No pienses: "sufriré".
No pienses: "me engañarán".
No pienses: "dudaré".
Ve, simplemente, diáfanamente, regocijadamente, en busca del amor.
¿Qué índole de amor? No importa: todo amor está lleno de excelencia y de nobleza.
Ama como puedas, ama a quien puedas, ama todo lo que puedas…, pero ama siempre.
No te preocupes por la finalidad de tu amor… él lleva en sí mismo su finalidad.
No te juzgues incompleto porque no responden a tus ternuras… el amor lleva en sí su propia plenitud.
Siempre que haya un hueco en tu vida, llénalo de amor.

 

332376ba57d62e42c7d5d9axw8.gif

de gabriela Publicado en Poemas

El principio de correspondencia

 

 

 

 

                                                                             Angeles.gif Angel image by larios77

 

                                           El principio de correspondencia

 

Este pequeño mundo, nuestro cuerpo, es semejante al gran mundo, el Universo; lo que sucede allá arriba acontece también acá abajo en nosotros… Entonces estudiando al hombre conoceremos y comprenderemos el Universo. Estudiando y observando nuestra Tierra también comprenderemos y vislumbraremos otros mundos mejores (¿Acaso, otros planos de existencia? ¿Tal vez, otros cuerpos más etéreos?). Desde luego, en este momento no tenemos idea exacta de esos mundos superiores porque estamos viviendo en otras condiciones, en un mundo denso y no aceptamos su existencia. Por ejemplo: En una gota de agua viven miles de seres diminutos cuya existencia no pasa de algunos segundos, sin embargo en ese lapso su vivencia es total; si conversáramos con uno de ellos y le dijéramos que la vida no dura solamente segundos, sino cincuenta, ochenta y más años, desde luego que no nos creería porque su realidad es otra, sin embargo lo que le manifestamos es la verdad… Lo mismo sucede con nosotros cuando nos comentan y aseguran que hay otros seres, semejantes nuestros, que viven muchos más años y en otras condiciones… tampoco creeremos. Si hablamos con una hormiguita, cuya mente no pasa de ser un instinto, tendremos que conversarle considerando su nivel de conciencia, comentarle por ejemplo, que trabajamos como ella, que tenemos algunas necesidades semejantes, pero más allá no, porque no nos entendería. Sin embargo pese a esas limitaciones, en cada estado de vida, en cada estrato de existencia hay seres un poco más adelantados que los demás de su nivel y que están listos a pasar a otro estado. Estos si vislumbran o presienten las condiciones superiores. Si aplicamos este principio que es muy importante, muchos mundos que no conocemos nos serán más comprensibles; podremos descorrer el velo que oculta lo desconocido a nuestra vista, relacionarnos con el cosmos. El nacimiento, vida y muerte de los sistemas solares, de las galaxias es muy semejante a los procesos biológicos del hombre y del ser más diminuto de la creación. Como es el macrocosmos es el microcosmos; somos parte del universo y podemos contactarnos con él si así lo deseamos.
En el Universo funcionan jerarquías, entre las que se ubican los Guías, instructores nuestros; recordándonos con ello que dentro de la Misión, a nosotros también se nos enseña a instruir a otros. También reflexionamos, que como en lo material uno llega a ser padre, o madre de sus propios hijos, así también en lo espiritual, uno llega a desarrollar una gran familia espiritual, mediante la afinidad vibratoria.
Con este principio, podemos entender que los seres superiores, están sujetos a limitaciones y procesos, semejantes a los que vive todo ser aquí en la Tierra.
Los Guías de Misión nos dicen, que el segundo principio consiste en que TODO ES UN REFLEJO DEL UNIVERSO QUE NOS RODEA, por lo que al ser parte consciente de la creación, ustedes también pueden y deben ser co-creadores de todo aquello que pueda ser edificante y positivo.
Y es que también por ser el universo un acto de amor del Todopoderoso, vuestras existencias deben estar inspiradas y marcadas por el amor.
Las leyes que regulan el Universo son las mismas que intervienen en la vida de un individuo, por lo cual conociéndose uno a si mismo se puede llegar a conocer el Universo y de la misma manera, afectarlo para bien o para mal.
En este segundo principio deben trabajar EL DESPERTAR DE LA CONCIENCIA, EL DISCERNIMIENTO Y LA INTUICIÓN.
APLICACIONES DEL PRINCIPIO DE CORRESPONDENCIA

CONCENTRACION EN UN DESEO.

Al estudiar el principio del mentalismo, has aprendido a hacer una lista de deseos u objetivos. Si no lo hiciste, ésta es tu oportunidad. Tienes que enumerar por lo menos siete objetivos o deseos concretos que quieras manifestar.
En esta oportunidad, vas a elegir el objetivo o deseo principal, aquel que para ti sea absolutamente número uno. Luego vas a escribir este objetivo en forma de afirmación. Se llama afirmación a la oración que se escribe en tiempo presente y en forma positiva.
Si tu objetivo o deseo es tener una pareja, entonces tu afirmación puede ser: “El Amor Divino atrae hacia mí a la pareja perfecta, estable, duradera y feliz. Ahora acepto todo el amor que me merezco”. Si tu objetivo o deseo es tener más dinero, entonces puedes afirmar: “El dinero viene fácilmente hacia mí y mis ingresos aumentan cada día”.
Vas a escribir la afirmación que elijas en una tarjeta que colocarás dentro de tu billetera. De esta manera, cada vez que la abras para pagar algo, tu mente volverá a leer la afirmación. También vas a escribirla en tu agenda, en tu cuaderno de estudio o trabajo o en una tarjeta, para tenerla al lado de tu cama, en el espejo del baño y en todos los lugares que frecuentes. La idea es impregnar tu conciencia de todas las maneras posibles.
Es mejor que los lugares que elijas sean privados y que los demás no se enteren. No hables de tus objetivos o deseos; no lo gastes en palabras. Si necesitas discutirlos con alguien, busca hacerlo con las personas que alimenten tu fe y no con aquellas que te desalienten.

COMO ADENTRO ES AFUERA; COMO AFUERA ES ADENTRO.

Cuando llevamos este principio al nivel humano, podemos modificar las palabras y decir: “Como adentro es afuera; como afuera es adentro”. Todo lo que sucede alrededor de una persona refleja lo que le está ocurriendo por dentro. Esto significa que cuando una persona es desordenada con sus cosas, está demostrando su desorden interno. Por el contrario, quienes están en el otro extremo y son muy rígidos con el orden están reflejando una rigidez mental en sus ideas. Lo de adentro es como los de afuera, y viceversa.
Si se analizan las condiciones de vida que rodean a una persona determinada, se puede saber qué es lo que tiene en su mente. Las personas estructuradas lo son también mentalmente; del mismo modo, aquellos que se comportan de una manera caótica o contradictoria, tienen ideas de ese tipo.
Este principio sirve para detectar mentiras. Cuando una persona está mintiendo, el cuerpo genera cierta incomodidad que en general toma la forma de picazón en la cara. Los niños tienden a llevarse la mano a la boca después de decir una mentira; los adultos también se llevan la mano a la cara pero para arreglarse el cabello, las cejas, o para rascarse la nariz. Esto no significa que ocasionalmente una persona pueda tener picazón en la cara sin estar mintiendo. La clave es la siguiente: cuando una persona está prometiendo o afirmando algo importante y luego se rasca la cara, está mintiendo. Por ejemplo, si alguien está prometiendo amor eterno, devolver dinero, cumplir con cierto compromiso, ser fiel; o si está contando su propia historia, asegurando que no hizo nada, afirmando su inocencia o describiéndose a sí mismo, y se lleva la mano a la cara, entonces puedes dudar de lo que dijo. De acuerdo con este principio funcionan las máquinas detectores de mentiras. La mentira produce una especie de “cortocircuito” interno y se refleja creando una incomodidad en el cuerpo; por lo general, una picazón en el rostro.
El movimiento de los ojos también acompaña a la secuencia de los pensamientos. Cuando los ojos miran hacia arriba, se está trabajando con imágenes. Si se mira hacia arriba y a la derecha, entonces se activa la parte creativa de la mente y se crean imágenes nuevas. Por el contrario, cuando los ojos se mueven hacia arriba y a la izquierda, se está activando la memoria y entonces se recuerdan imágenes. Cuando a una persona se le formula una pregunta y mira hacia la derecha, está inventando una respuesta. Pero si, por el contrario, mira hacia la izquierda, está recordando algo que hizo.
Si vas a contratar a una persona para trabajar contigo y le preguntas si ya tiene experiencia en determinado tipo de trabajo, sabrás si te está diciendo la verdad o no según el movimiento de sus ojos. Si la persona mira hacia arriba y a la derecha antes de responder, estará creando una respuesta porque no tiene experiencia. Si mira en la dirección opuesta, estará recordando algún trabajo anterior.
Se puede activar un funcionamiento cerebral determinado en forma intencional. Cuando necesites recordar algo en particular, puedes mover tus ojos hacia arriba y a la izquierda. Eso te ayudará a traer a tu memoria más fácilmente la información que quieras recordar. Cuando no encuentres la solución a un problema, podrás mover tus ojos hacia arriba y a la derecha para activar tu parte creativa: de esta manera, imaginarás nuevas soluciones.
El principio de correspondencia es útil, además, para ayudarnos en momentos de crisis. Si en un momento determinado te sientes deprimido, angustiado o preocupado, arreglarte físicamente o mejorar tu aspecto personal externo inmediatamente influirá en tu estado interno. Si tu vida es muy caótica y problemática, comienza por poner en orden tu escritorio, tu guardarropas o tu dormitorio. El orden en lo externo te ayudará a encontrar orden en lo interno.

DESPRENDERSE DEL PASADO.

Este es un ejercicio muy importante que se debe repetir cada siete meses, o cada vez que se considere necesario. Es conveniente desprenderse de todos los utensilios o artefactos que no funcionan o que no se utilizan en la casa. No es bueno conservar ropa que no se va usar, libros o revistas que no se van a leer u otros objetos que no cumplan una función útil. Se puede vender, donar o regalar aquello que uno no necesita más. Es importante dejar lugar para lo nuevo. Tiene que haber cierto espacio vacío en la casa porque, de lo contrario, lo nuevo no puede entrar. Si se acumulan muchas cosas viejas en la casa significa que se vive atado al pasado, a los recuerdos, y eso no permite el cambio. Se debe conservar solamente aquello que es útil, positivo y necesario. Hay objetos antiguos que pueden ser muy útiles; no interpretes que lo viejo es malo porque, definitivamente, no es así. Solamente aquello que ya no te sirve puede llegar a ser malo. Despídete de todo lo que ya no usas con amor. Bendícelo y hazlo circular.
De acuerdo con lo que llevamos por dentro, atraemos a personas y situaciones. Esto significa que todo lo que nos ocurre, bueno o malo, está reflejando pautas de pensamientos guardadas en nuestra mente. Las personas buenas, que nos quieren y ayudan, reflejan la parte más favorable de nuestra conciencia, mientras que aquellos que nos generan problemas, nos envidian o nos pelean están reflejando la parte más oscura de nuestra propia conciencia. Dicho de otra manera, las personas que son más negativas solamente vienen a nuestra vida para “hacernos el favor” de recordarnos que tenemos ciertas pautas mentales que sanar.
Si una persona tiene una pareja que la maltrata, le miente, la engaña y demás, esa pareja está reflejando lo que la otra persona cree del amor o asocia a la idea del amor. La solución en este caso no es cambiar de pareja, sino cambiar de idea. Si el cambio no se produce por dentro, entonces la persona volverá a elegir otra pareja que volverá a maltratarla. Esta idea es difícil de asimilar porque es más fácil encontrar al “culpable” fuera de nosotros. Cada uno tiene al perfecto culpable de su propia infelicidad: su pareja, alguno de sus padres, sus hijos, su jefe, sus amigos, sus vecinos; si eso no alcanza, se culpa al presidente, al mal tiempo, a la economía, o a la mala suerte.
Para crecer, primero debes aceptar la responsabilidad de tu propia vida. De esta manera, evitarás encontrar un culpable externo a tus propios problemas. Tampoco es necesario que te sientas culpable por lo que te sucede. Sólo tienes que sentirte responsable, saber que algunas pautas de pensamiento erróneas te están llevando a elegir mal. Una vez que cambies tus pensamientos, cambiarás tu vida.
A partir de ahora, cada vez que surja algún problema es conveniente que te preguntes a ti mismo: “¿Qué significa esto en mi vida? ¿Por qué o cómo estoy creando esta situación?”. De esta manera, descubrirás la creencia que te ha llevado a vivir tal situación. Para cambiar dicha creencia deberás poner en práctica todo lo aprendido en el principio del mentalismo. Cuando una creencia nueva y positiva se afirme en tu conciencia, aparecerán las personas o las situaciones externas que te lo confirmarán. En síntesis, puedes considerar tu situación actual como un espejo de tu estado interno.

TIENES LO QUE TE CORRESPONDE.

Según el principio de correspondencia, cada uno de nosotros tiene lo que le “corresponde”. Cuando veas a alguien que posea una fortuna, tienes que saber que esa fortuna le corresponde, lo entiendas o no. También es cierto lo contrario: cuando veas a alguien que vive en la pobreza, esa pobreza le “corresponde”. Esto no significa que exista una selectividad en la mente de Dios. El no ha seleccionado quien va ser rico y quien va a ser pobre. La selectividad existe solamente en las mentes de los humanos; cada uno ha elegido ser rico o ser pobre.
La pobreza no es un problema de dinero sino de conciencia. Si tienes problemas de dinero, debes saber que hasta que no cambies tu mentalidad de “pobre” la riqueza no podrá manifestarse en tu vida. Se sugiere que no preste dinero a aquellos que tienen problemas económicos. Si prestas dinero a alguien que tiene una deuda, lo más probable es que solamente lo ayudes a agrandar su deuda original. La solución es ayudarlo a cambiar su pensamiento, enseñarle a pensar en términos de prosperidad y no de carencias. Las deudas se generan por culpas y son una forma de auto-castigo. Si quieres salirte de tus propias deudas o ayudar a otro a hacerlo, deberás aprender a perdonar.
La mayoría de las deudas se generan por querer acceder a cosas que todavía no están ganadas en conciencia. Esto significa que estas apurando el proceso e internamente aun no has aceptado aquello que estas adquiriendo en el plano físico. Las tarjetas de crédito te “ayudan” a endeudarte porque te permiten acceder con rapidez a tu deseo. Cuando el deseo y la conciencia están de acuerdo, puedes acceder a lo que quieres sin endeudarte.
Recuerda que la mente es como un terreno fértil donde siembras tus “semillas” o deseos. Cuando una planta nace, es muy débil y pequeña; pero si la riegas y la cuidas, entonces crecerá como un árbol y te dará flores y frutos. Es imposible que una planta te de sus frutos apenas nace. Lo mismo ocurre con tus pensamientos. Si los repites, cuidas, visualizas, y los mantienes en el tiempo, se materializan y te dan sus frutos. Si tu deseo es adquirir una casa con cinco habitaciones y actualmente vives en una casa con una sola habitación, tendrás que “trabajar” esa idea, darle tiempo a que madure en tu conciencia hasta que la sientas posible y verdaderamente tuya. Entonces, aparecerá la posibilidad más cómoda de acceder a ella. Cuando aceleras el proceso porque tu ego te dice que se te pasa el tiempo, contraes deudas.
Además, de acuerdo con este principio, el cuerpo físico nos envía señales muy concretas acerca de si lo que estamos viviendo será bueno o malo para nosotros. Estas señales son muy simples y fáciles de entender. Cuando estas frente a algo que será bueno para ti, el cuerpo te envía una señal de comodidad. Te sientes tranquilo, en armonía, en paz y con entusiasmo. Por el contrario, cuando estas frente a algo que te puede perjudicar, la señal es de incomodidad. En este caso el cuerpo se pone tenso, los músculos parecen estar listos para actuar y defenderte de algún peligro, no puedes descansar ni disfrutar. Si te guías por esas señales básicas de tu cuerpo jamás te equivocaras.
Además de tener un cuerpo físico, cuentas con lo que se llama “cuerpo emocional”. Este cuerpo tiene la habilidad de reconocer en el primer instante en que entras en contacto con alguien si esa persona te hará bien o mal; la mezcla de energías produce una reacción química inmediata, muy clara y acertada. Por eso, siempre debes prestar atención a tus “primeras impresiones”. Desde el primer momento, podrás saber si tu actual pareja, amigo, jefe, vecino, o una persona que frecuentes serán una influencia positiva o negativa para ti.
Esto también es cierto con la energía de ciertos lugares. Hay lugares en los cuales te sentirás muy cómodo; hay otros que querrás abandonar inmediatamente después de haber llegado. Hazle siempre caso a la sensación que recibas. Es probable que tu lógica te señale un montón de razones en contra de lo que estas sintiendo; sin embargo, tu ser interno va mas allá de la lógica y puede ayudarte a evitar problemas futuros. Quizás al leer esto último recuerdes alguna situación en la que sentiste de antemano que cierta persona o lugar no eran adecuados para ti; sin embargo, no le hiciste caso a esa percepción y más tarde sufriste las consecuencias. Si ya has vivido la experiencia, tómala a tu favor y prométete a ti mismo escucharte más.

LA QUINTA DIMENSIÓN

 

 

                                                   

LA QUINTA DIMENSIÓN

 

Los seres humanos integran muchas realidades, estamos atravesando un proceso que nos llevará a conseguir nuestra maestría y nos permitirá ver lúcidamente los diferentes mundos que integramos.

Por una parte de nuestras vidas vivimos nuestra cotidianidad, el trabajo, las tareas del hogar, compromisos, la familia, y todas las responsabilidades que de una tercera dimensión, que está en transformación  desde tiempo atrás 20 o 30 años.

Nuestra esencia es superior, divina y estamos viajando a una quinta dimensión pasando por una cuarta que nos sirve de puente, para llegar a ella.

En la quinta dimensión todo lo que pensamos se manifiesta. Instantáneamente, de manera que una persona que no tiene limpieza perfecta de alma y de pensamientos, crearía un caos total, para él y los demás. Entonces, estar aquí, haber estado aquí es necesario para llevar a cabo toda esta limpieza de purificación, que se está recibiendo y está llegando a toda vida en el planeta, para llegar al destino final que por ahora es la quinta dimensión llegar con un alto grado de pureza a la dimensión de la manifestación inmediata.

Tú podrás en esa dimensión crear tu propia vivienda, la ropa que usaras, tú situación y tú realidad dentro de las leyes del amor y de la luz algo que ya se vive en" SHAMBALA" EN EL TIBET.

Una región muy especial que esta oculta, a los ojos de los hombres de los materialistas que solo creen en el ahora y en el poder que les da el dinero que amontonan, esa región jamás será vista por los que hacen las guerras y siembras minas como si fueran alimentos, que luego mutilan a los niños. Esos los usureros que hacen negocios con el dinero, de los más pobres, no entrarán a la quinta, serán succionados por el planeta depurador que se acerca a la tierra.

La quinta dimensión esta creada para vivir al unísono con nuestro padre y madre Dios. FUE CREADA PARA AMAR SIN LIMITES, PARA DARSE POR COMPLETO AL AMOR Y SER ALIMENTADOS POR LA FUENTE DIVINA DEL NUESTRO PADRE DIOS.

Para muchos, esto es una utopía o una mentira de unos locos que hablan de más, porque ya ellos tienen muchos problemas para vivir en paz y en armonía en la tercera dimensión.

Más sin embargo, ya son muchas las almas que han dado el cambio y viven como si estuvieran en una quinta, ya son limpias de alma y tienen la luz en sus almas, sus intenciones son puras y rectas, equilibradas, no albergan maldad en sus corazones, viven en armonía con la naturaleza y su bien último es el bien común y no sus deseos egoístas.

Las posibilidades son infinitas. a tanta belleza amor y felicidad, la expansión del alma y la conciencia, serán el alma del universo.

 

 

EL ORIGEN DEL MIEDO

EL ORIGEN DEL MIEDO.

 

 

 

El estado de miedo psicológico está divorciado de cualquier peligro real e inmediato. Puede adoptar diversas formas: desazón, preocupación, ansiedad, nervios, tensión, temor, fobia, etc. El miedo psicológico del que hablamos siempre se refiere a algo que podría ocurrir, no a algo que ya está ocurriendo.

Tú estás en el aquí y ahora, mientras que tu mente está en el futuro. Esto crea una brecha de ansiedad. Y si te has identificado con tu mente y has perdido el poder y la simplicidad del ahora, esa brecha de ansiedad será tu constante compañera. Siempre puedes afrontar el momento presente, pero no puedes afrontar algo que sólo es una proyección mental; no puedes afrontar el futuro.
Además, mientras sigas identificándote con tu mente, el ego dirigirá tu vida. Debido a su naturaleza fantasmal, y a pesar de sus elaborados mecanismos de defensa, el ego es muy vulnerable e inseguro, y se siente amenazado constantemente. Por cierto, esto sigue siendo verdadero aunque externamente esté muy seguro. Ahora bien, recuerda que una emoción es la reacción del cuerpo a la mente. ¿Qué mensaje recibe continuamente el cuerpo desde el ego, desde ese falso yo fabricado por la mente?: peligro, estoy amenazado. ¿Y qué emoción genera este mensaje continuo?: miedo, por supuesto.

El miedo parece tener muchas causas: miedo a la pérdida, miedo al fracaso, miedo a que nos hieran, y así sucesivamente; pero, en definitiva, todos los miedos pueden resumirse en el miedo del ego a la muerte, a la aniquilación. Para el ego, la muerte siempre está a la vuelta de la esquina. En este estado de identificación  con la mente, el miedo a la muerte afecta a todos los aspectos de tu vida.

Por ejemplo, algo tan aparentemente trivial y «normal» como la necesidad compulsiva de tener razón en una discusión y demostrar que el otro está equivocado —defender la posición mental con la que te has identificado— se debe al miedo a la muerte. Si te identificas con una posición mental y resulta que estás equivocado, tu sentido de identidad, basado en la mente, se sentirá bajo una seria amenaza de aniquilación. Por tanto, tú, como ego, no puedes permitirte estar equivocado. Equivocarse es morir. Esto ha motivado muchas guerras y ha causado la ruptura de innumerables relaciones.

Cuando dejas de identificarte con la mente, el hecho de tener razón o estar equivocado es indiferente para tu sentido de identidad; de modo que esa necesidad compulsiva, apremiante y profundamente inconsciente de tener razón, que es una forma de violencia, deja de estar presente. Puedes expresar cómo te sientes y lo que piensas con claridad y firmeza, pero tal expresión no estará teñida de agresividad ni actitud defensiva. Tu sentido de identidad deriva entonces de un lugar más profundo y verdadero dentro de ti, no de la mente.
OBSERVA CUALQUIER ACTITUD DEFENSIVA que surja en ti. ¿Qué estás defendiendo? : una identidad ilusoria, una imagen mental, una entidad ficticia. Haciendo consciente este patrón y observándolo, puedes romper la identificación  con él. El patrón inconsciente comenzará a disolverse rápidamente a la luz de tu conciencia.

Este es el final de todas las discusiones y juegos de poder, que son tan corrosivos para las relaciones. El poder sobre los demás es debilidad disfrazada de fuerza. El verdadero poder está dentro, y está a tu disposición ahora.
La mente siempre trata de negar el ahora y de escapar de él. En otras palabras: cuanto más te identificas con tu mente, más sufres. O puedes decirlo de este otro modo: cuanto más capaz seas de valorar y aceptar el ahora, más libre estarás del dolor y del sufrimiento, más libre de la mente egotista.

Si no deseas crear más dolor para ti mismo ni para los demás, si no quieres añadir más dolor al residuo del pasado que aún vive en ti, no crees más tiempo, o crea el imprescindible para gestionar los aspectos prácticos de la vida. ¿Cómo dejar de crear tiempo?

DATE CUENTA INEQUÍVOCAMENTE DE QUE EL MOMENTO PRESENTE es lo único que tienes. Haz del ahora el  centro fundamental de tu vida. Si antes vivías en el tiempo y hacías breves visitas al ahora, establece tu residencia habitual en el ahora y haz breves visitas al pasado y al futuro cuando tengas que resolver los asuntos prácticos de tu vida.
Di siempre «sí» al momento presente.

ACABA CON LA ILUSIÓN DEL TIEMPO

La clave es ésta: acaba con la ilusión del tiempo. Tiempo y mente son inseparables. Retira el tiempo de la mente y ésta se para, a menos que elijas usarla.

Estar identificado con la mente es estar atrapado en el tiempo: vives de forma compulsiva y, casi exclusivamente, mediante el recuerdo y la anticipación. Esto produce una preocupación interminable por el pasado y el futuro, y una falta de disposición a honrar y reconocer el momento presente y permitir que sea. La compulsión surge porque el pasado te da una identidad y el futuro contiene una promesa de salvación, de una realización de algún tipo. Ambas son ilusiones.
Cuanto más te enfocas en el tiempo —pasado y futuro— más pierdes el ahora, lo más precioso que hay.

¿Por qué es lo más precioso? En primer lugar, porque es lo único que hay. Es todo lo que hay. El eterno presente es el espacio dentro del que se despliega tu vida, el único factor que permanece constante. La vida es ahora. No ha habido nunca un momento en que tu vida no fuera ahora, ni lo habrá jamás. En segundo lugar, el ahora es el único punto que puede llevarte más allá de los limitados confines de la mente. Es tu único punto de acceso al reino informe e intemporal del Ser.

¿Has experimentado, hecho, pensado o sentido algo fuera del momento presente? ¿Piensas que lo harás alguna vez? ¿Es posible que algo ocurra o sea fuera del ahora? La respuesta es evidente, ¿no es cierto?
Nada ocurrió nunca en el pasado; ocurrió en el ahora. Nada ocurrirá nunca en el futuro; ocurrirá en el ahora.

La esencia de lo que estoy diciendo aquí no puede entenderse mentalmente. En el momento que lo entiendes, se produce un cambio de conciencia de la mente al Ser, del tiempo a la presencia. De  repente, todo se vivifica, irradia energía, emana Ser.

 

 

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

 

 

 

 

Ángeles

La existencia El noveno coro de ángeles, el más cercano al hombre es al que nosotros denominamos ángeles, es la infantería celestial. La palabra hebrea para ángel es malak, malakh o malach y significa sencillamente mensajero. En sanscrito, antigua lengua hindú, se puede encontrar el termino ángeles referido a un espíritu celestial que en persona recibe el nombre ángaros y que también puede traducirse como mensajero.

El número concreto de ángeles varía considerablemente de una fuente a otra.  Según las distintas tradiciones el numero de ángeles está comprendido entre los trescientos y los cuatrocientos mil. Sin embargo las antiguas fuentes hebreas afirman que con cada nuevo hálito se crea un nuevo ángel. A diferencia de los coros superiores, que son únicamente  espíritu o materia muy sutil, los ángeles pueden materializarse en nuestro plano y adoptar forma física.

Ángeles de la Guarda

Una cuestión aún no resuelta es si los ángeles custodios son un subgrupo del orden de los ángeles o si por el contrario, todos los ángeles de este coro son ángeles de la guarda.

Al ángel de la guarda le debemos veneración como quien está siempre en presencia de Dios y a la vez, junto a nosotros. Indudablemente es bueno y tranquilizador saber que tenemos un ángel custodio, aunque hay que tenerle confianza y tratarlo como a un entrañable amigo, pues de este modo él sabrá hacernos mil servicios en nuestra vida diaria. También deberemos ser conscientes de que nadie, ni siquiera los ángeles, pueden conocer nuestros más íntimos pensamientos y deseos si nosotros no lo manifestamos de alguna manera, pues solo Dios conoce lo que hay exactamente en nuestro corazón.

Los ángeles pueden, no obstante  conocer lo que queremos, o nuestra intenciones de manera semejante a como los demás hombres lo intuyen por nuestras palabras, gestos, etc. Es de suponer que nos habrán hecho muchos favores que ni siquiera imaginamos. La tradición dice que nos harán muchos más favores si confiamos en ellos.

Nuestros ángeles de la guarda, como las personas tienen nombre, por lo general más de uno, pero el nombre de nuestro ángel está relacionado con nosotros y tiene que ver con nuestra vibración, nuestro nivel de consciencia y nuestro potencial. Conocer el nombre de nuestro ángel nos permite conectarnos más fácil y directamente con su energía, y acelerar de este modo nuestro crecimiento espiritual.

Se puede decir que la voz de la conciencia no es más que nuestro ángel susurrándole a nuestra alma.

 

EL ESPEJO Y EL SILENCIO‏

EL ESPEJO Y EL SILENCIO‏
De instante a instante, nos vemos en el espejo de lo cotidiano
y de vez en vez el silencio nos visita para platicar.
 
Regularmente antes de salir de casa te miras al espejo para verte, ya sea cuando te arreglas, cuando te vas,
para ver qué tal te quedó esa ropa y cómo es que te ves.  En otras ocasiones, les preguntamos a con quien compartimos casa…
¿cómo me veo? Otras veces, alguien te dice: hoy te ves….
 
Ahora, imagina por un momento que no tienes espejos en casa, ni uno solo!! ni siquiera para peinarte.
 
Cierra tus ojos un momento e imagínate como seria.
 
Nosotros nos reconocemos en la medida que nos vemos al espejo, sabemos como somos, y cada mañana cuando te ves ahí,
en el espejo, reafirmas tu cara, tu cuerpo (reafirmas esa imagen en tu mente)
 
Si definitivamente no tuvieras espejos, buscarías donde verte, y sin ningún espejo, estanque, o lugar que refleje tu imagen,
no te quedaría mas que VERTE EN LOS DEMAS.
 
Es aquí donde entenderemos esto del reflejo de los demás.
 
Creemos lo que somos porque nos vemos al espejo y porque tenemos la creencia de ser de una u otra manera,
pero sin esa referencia solo puedes tomar a otra persona con ojos que te pueda decir cómo eres, y viceversa.
Cuando te toque decirle como la ves, vas a tomar los conceptos que en tu cabeza tienes guardados
 (desde la infancia) y le vas a decir, quizá, "el café no combina con el azul", porque tu así lo aprendiste,
y esa persona te dirá, "el pantalón a rayas no se ve bien con la camisa de bolas"—-
porque también así le enseñaron a descifrar que no era buena combinación.
 
Lo siguiente es: ir mas allá de lo físico:
 
Cuando ves a una persona el medidor de cómo eres interiormente es: lo que sientes cuando la ves.
Otra vez: el medidor de cómo vas a funcionar de espejo físico, son tus ojos.
El medidor de cómo vas a funcionar como espejo en tu interior: es lo que sientes
 
Dejemos el físico para después, lo que el espejo de cristal no refleja es el interior, este solo se refleja con el sentir.
Y los primeros destellos son, como es que tú te sientes justo al lado de otra persona.
 
Lo que sea que sientas, eso es un concepto aprendido, y ese concepto es la referencia de algo que dentro de ti representa
 
– lo que has perdido o arrebatado
– lo que has dado o negado
– de tus peores momentos o mejores momentos
– de tus mayores miedos
– de tus papas
– de tus dogmas, y percepciones
 
y cuando sientes una emoción  la transformas en un juicio para transmitirla.
 
Por ello y de ahí, que cada juicio que haces, cada critica que emites, cada pensamiento en relación a "el otro" 
es tu pensamiento transformado de tu sentimiento interior.
 
Y de vez en vez, el silencio es bueno, para que antes de emitir ese juicio o crítica, sepas que lo que dirás
va a demostrar lo que está en tu interior, sin perdonar, solucionar, cerrar, sanar.
 
De ahí que te invito al silencio interno, y observes dentro de ti,
 
el silencio puede ser el de un cementerio o el de un amanecer.
El silencio puede ser el de un pájaro en vuelo o el de un cadáver.
Ambos son silencios, pero diametralmente opuestos.
El silencio de un cadáver tiene que evitarse,
el silencio de una flor tiene que embeberse,
El silencio de una flor hará de ti una flor
el silencio de un cadáver hará de ti un cadáver.
Desde el exterior ambos parecen lo mismo,
no te dejes engañar por las apariencias, fíjate siempre en lo esencial, en el corazón
Desde fuera pueden aparentar ser iguales dos cosas son totalmente opuestas entre si
El buscador tiene que ser muy cauto, muy consciente de cada paso que da
porque lo falso es muy fácil de alcanzar.
Es muy fácil morirse y
sin embargo, es muy difícil estar rebosante de vida.
 
En silencio observa, rebosante de vida siente, y sabe, que todo aquello que ves en el espejo, es
la voz del silencio, la voz del alma, que invita, así…tenue…así…sutil…perdona todo, y ama…
lo demás…es lo de menos.
 
 
 

LOS GIRASOLES

¿Han visto los girasoles?

Se trata de una flor, que gira siempre en busca del sol.

Y es por esa razón que es popularmente llamada girasol.

Cuando una pequeña y frágil semilla de dicha flor brota en medio de otras plantas,

busca inmediatamente la luz solar. Es como si supiera, instintivamente,

que la claridad y el calor del sol le harán posible la vida.

¿Y qué le sucedería a la flor si la colocáramos en un lugar bien cerrado y oscuro?

Seguramente, en poco tiempo, se moriría.

Tal cual los girasoles, nuestro cuerpo físico también necesita de la luz y del calor solar,

de la lluvia y de la brisa, para mantenernos vivos.

Pero, no es sólo es el cuerpo el que necesita de cuidados para proseguir firme.

El espíritu, igualmente necesita de la luz divina para mantener encendida la llama de la esperanza.

Precisa del calor del afecto, de la brisa de la amistad, de la lluvia de bendiciones que viene desde lo alto.

Sin embargo, es necesario que hagamos esfuerzos para respirar el aire puro,

por encima de las circunstancias desagradables que nos rodean.

Muchos de nosotros permitimos que los vicios ahoguen nuestras ganas de buscar

la luz y nos debilitamos día tras día como una planta mustia y sin vida

y es entonces cuando nos dejamos enredar en el zarzal de la haraganería,

de la desidia y reclamamos de la suerte sin hacer esfuerzos

para salir de la situación que nos desagrada.

Y es allí, donde debemos recordar que para poder crecer de acuerdo con los planes divinos,

el Creador coloca a nuestra disposición todo lo que necesitamos.

Es en el amparo de la familia, donde recibimos, sustentación y seguridad en todos los momentos…

La presencia de los amigos en las horas de alegría o de tristeza, impulsándonos hacia adelante.

Son las posibilidades de aprendizaje que surgen a cada instante en el recorrido,

haciéndonos más claros y preparados para decidir cuál es el mejor camino a tomar.

Pero, ¿qué sucede con nosotros cuando nos encerramos en la oscuridad de la depresión

o de la melancolía y así permanecemos por voluntad propia?.

Debemos entender que Dios tiene un plan de felicidad para cada uno de nosotros

y que para alcanzarlo, es preciso que busquemos los recursos disponibles.

Es preciso que imitemos al girasol. Que busquemos siempre la luz,

incluso cuando las tinieblas insistan en rodearnos.

Es necesario buscar el apoyo de los seres queridos en los momentos en que nos sentimos desanimar.

Es necesario buscar la ayuda de los verdaderos amigos cuando sentimos nuestras fuerzas debilitándose.

Pero sobre todo, busca como el girasol a la Verdadera Luz 

 

 

 

 

 

los 10 errores del camino espiritual

 
 
 
los 10 errores del camino espiritual
 
Cuando comenzamos a transitar el camino espiritual, buscamos la perfección en nuestras vidas. Tratamos de mejorar nuestro carácter, costumbres, ideas, alimentación, y hasta la vida social. A veces, hacemos sacrificios con el fin de alcanzar una vida más plena y feliz; sin embargo, muchas veces no llegamos al estado de éxtasis o plenitud que anhelamos. La decepción puede llevarnos a rechazar la disciplina que habíamos emprendido, o en el peor de los casos, puede desmoralizarnos a tal punto de pensar que "Dios se ha olvidado de nosotros". Cualquiera sea la reacción, ésta sólo nos está señalando que hemos cometido un error. Y un error puede ser corregido.
El Universo funciona como una gran computadora: hay que saber presionar las teclas adecuadas para obtener lo que se desea. Cuando no lo estamos haciendo, la computadora se detiene, espera fría y silenciosamente la señal eléctrica correcta. El Universo tiene sus "teclas" y la metafísica nos enseña ¿cuáles son? Algunas escuelas esotéricas han tergiversado estas enseñanzas, quizá sin ninguna mala intención, con lo que han llevado a muchas personas a cometer errores y a frustrarse en sus expectativas.
Algunos de los errores más comunes son los siguientes:

1. ENVOLVERSE EN UNA BURBUJA DE PROTECCIÓN, O EN UNA LUZ, O EN COLOR, O EN ÁNGELES, O EN CUALQUIER OTRA FORMA QUE PROTEJA DE LOS PELIGROS QUE EXISTEN AFUERA

Lo único que logra este tipo de ejercicio es fomentar la idea de que algo externo puede tener más poder que nosotros. Nuestra mente percibe que hay algo allí afuera que puede, por ejemplo, lastimarnos o hacernos daño. Pero, según las enseñanzas espirituales. TODO ES DIOS; por lo tanto, nada puede hacernos daño. En realidad, debería practicarse algún tipo de ejercicio de reconocimiento de la seguridad personal. Este ejercicio podría decir: "Vaya donde vaya, estoy siempre a salvo, estoy rodeado de hermanos, vivo en el mundo que Dios ha creado y sólo veo amor en todas partes". En síntesis, al elegir ¿qué ejercicio mental o meditación hacer, se deberá buscar aquel que nos recuerde la naturaleza divina de la vida y no el peligro que percibe nuestro ego.
Muchas personas creen que repitiendo ciertas afirmaciones pueden transformar su situación personal, lo que encierra un error. No son los pensamientos lo que determinan nuestra realidad sino nuestras "creencias". Solamente los pensamientos que hemos internalizado y tomado como nuestra verdad son los que se manifiestan. Dicho de otra manera, aquello que "sentimos" internamente que es así es lo que toma forma en el mundo externo. La mente humana produce un promedio de 60,000 pensamientos diarios, la mayoría de los cuales son negativos. Las afirmaciones son necesarias para lograr implantar una creencia nueva en nuestra mente subconsciente y la repetición de estas afirmaciones es un procedimiento adecuado, pero hasta que no le agregamos la emoción o sensación que acompaña a esa idea no la internalizamos como una verdad dentro de nosotros. La repetición de palabras carentes de emoción no es efectiva. Por lo tanto, si yo repito "Vaya donde vaya, estoy siempre a salvo" pero no me siento realmente seguro, de nada me servirá. Es necesario seleccionar ejercicios mentales, meditaciones o visualizaciones que fomenten las creencias de paz, armonía y prosperidad.

2. ENVIAR LUZ A OTROS PARA QUE MEJOREN

Se puede enviar luz o energía a otras personas para que se curen de cierta enfermedad, para que mejoren su situación económica, su vida afectiva, y demás.
La mayoría de estos ejercicios se parecen más a una forma de manipulación que a una verdadera ayuda espiritual. Primero y principal: si se va a ayudar a otro, hay que asegurarse de que la persona lo pida y lo necesite. Si esto no se da, tenemos que trabajar con lo que estamos percibiendo, porque el problema es algo personal que nos atañe a nosotros mismos y no a la persona que está sufriendo.
La mayoría de los problemas son sólo momentos de prueba que está viviendo un individuo; son necesarios y muy útiles para el "despertar de su conciencia". Nunca sabemos en realidad desde afuera cuán importante puede ser para cada persona la situación que está atravesando en determinado momento. Podemos percibir esa situación como algo terrible, doloroso, injusto o innecesario, pero cualquiera sea nuestra interpretación nunca será correcta ni completa. El enviar la luz a la persona podría acelerar o entorpecer su ritmo personal. Nuestra intervención es innecesaria y, la mayoría de las veces, no es más que un deseo egoísta de que la persona resuelva rápido su problema porque éste nos despierta angustia o dolor. Personalmente, recuerdo que una vez se acercó un amigo íntimo a decirme que estaba muy preocupado por mi situación. Yo le respondí que su preocupación no me ayudaba, que si realmente quería hacer algo bueno por mí, tenía que confiar en mí y saber que mi Guía Interior me revelaría en el momento adecuado lo que yo necesitaba hacer.
En lugar de enviar luz a otros cada vez que veas una situación difícil, comienza por enviarte luz a ti mismo para que tu Guía Interior te haga ver la Verdad que está operando en dicha situación.

3. CREER QUE VAMOS HACIA DIOS, QUE EVOLUCIONAMOS ESPIRITUALMENTE

No vamos hacia Dios, YA ESTAMOS EN DIOS. Todo lo que nos rodea forma parte del gran cuerpo universal de Dios. No evolucionamos espiritualmente. Nuestro Espíritu es Perfecto y Completo; no puede ni tiene que evolucionar. En realidad, es un problema semántico, ya que la evolución espiritual no existe. Lo que queremos significar con eso es el despertar de nuestra Conciencia a esa perfección y cuanto más rápido lo hacemos, más plenos y felices vivimos.
Tal vez el error provenga de las enseñanzas religiosas que nos dicen que Dios está "en el cielo", como si nosotros estuviéramos separados de El. Nosotros y el "cielo" somos UNO, y debemos aprender a reconocerlo y a vivenciarlo; en eso consiste nuestra Evolución de Conciencia o Despertar Espiritual.

4. ANGUSTIARSE O PREOCUPARSE CUANDO HAY UN FAMILIAR ENFERMO O ATRAVESANDO ALGÚN TIPO DE CRISIS

En nuestra cultura está bien visto que uno se aflija o sufra a la par de sus seres queridos; sin embargo, eso sólo aumenta el pesar. Si interpretamos nuestro pesar desde otro nivel, esto significa que creemos más en el poder de la enfermedad o la crisis que en la solución.
Cuando uno se aflige por la enfermedad de un ser querido, agrava esa enfermedad, le da más fuerza y poder. La solución es hacer un esfuerzo personal y reconocer que, más allá de nuestro entendimiento, hay una Inteligencia Superior que está actuando y que tiene el poder de restaurar completamente a nuestro ser querido, si así lo desea dicha persona.
Lo mismo ocurre con cualquier tipo de problema o crisis. Si nos afligimos, es porque nuestro ego ha aceptado que hay una fuerza más potente que el Poder Divino.

5. CREER QUE UNO HA SIDO "ELEGIDO" POR DIOS

Muchas personas que estudian en escuelas esotéricas se sienten especiales y evolucionadas. Sienten que Dios los ha conducido al lugar adecuado para su crecimiento y evolución; que la información que va a recibir es muy importante y no puede divulgarse a personas que no están tan evolucionadas, porque no tienen la capacidad para entenderla o para darle un buen uso. Esta presunción se convierte en una forma de arrogancia, nada espiritual, que nos hace pensar que somos privilegiados, especiales, elegidos, y que los demás están descarriados o perdidos en la vida. Esta forma de arrogancia también se ven en las religiones que se sienten propietarias de Dios. Si uno no sigue su culto, está perdido. En el Universo existe un solo Dios y es el mismo para Todos. Los humanos inventan diferentes maneras de rendirle culto, crean dogmas y doctrinas, pero, en esencia, todos adoramos al mismo Dios.
Todos somos iguales antes los ojos de Dios. Para El, nadie está más adelante ni más atrás. Nadie vale más ni menos. Cualquier interpretación y clasificación como ser especial corresponde al terreno del ego humano y no al terreno de lo divino.

6. SACRIFICARSE POR OTROS

No hay nada más inútil e insatisfactorio que sacrificarse por los demás. Las tareas que se hagan por los demás deberán hacerse con amor o, de lo contrario, evitarse. Todo lo que se hace con amor es placentero; por lo tanto, no pesa ni molesta. Por el contrario, todo lo que se hace con sacrificio genera presión interna, rencor, enojo, molestia y, a veces, hasta odio.
El sacrificio por los demás está aprobado socialmente y es muy bien visto. Uno puede sacrificarse, por ejemplo, por los hijos, por los padres, por la pareja, por la profesión, por los niños desamparados, por alguien enfermo, por la institución religiosa a la que pertenece, por la empresa que da trabajo. La lista podría ser interminable y no es más que un muestrario de la acción equivocada de nuestro ego.
El sacrificio va muy de la mano con la manipulación. Por ejemplo, una madre que ha dejado su vida de lado por los hijos, tarde o temprano, usará su postura como válida para exigir algo de ellos; el novio o novia que cambia su rutina y deja de hacer ciertas actividades por el otro tratará después de exigir lo mismo.
La próxima vez que vayas a sacrificarte por alguien, pregúntate primero si ese alguien te lo pidió. La actitud de mártir no lleva hacia Dios como muchos creen, sólo el camino del amor. Haz las cosas con amor o no las hagas.

7. DEPENDER DE AMULETOS, ESTAMPAS RELIGIOSAS, CRISTALES, VELAS, IMÁGENES, O CUALQUIER OTRO TIPO DE ELEMENTO

Es cierto que los materiales tienen su propia energía y que el contacto con ellos (en especial, con ciertos cristales cuarzos) produce cambios en nuestra vibración personal y que pueden ayudarnos en el proceso curativo. También es cierto que algunas figuras, imágenes y colores producen reacciones psicológicas que nos estimulan; a veces para bien, otras para mal. Las estampas religiosas y otros objetos, tales como cadenas con cruces, estrellas de David y demás nos recuerdan nuestras posturas espirituales. El problema es que la mayoría de estos elementos se convierten en amuletos y les damos más poder del que en realidad tienen.
Hay personas que se sienten indefensas sin su cruz, la estampita de su santo protector, su cristal preferido o cualquier otro amuleto de su preferencia. El amuleto pasa a ser Dios. Vivir pendiente de un objeto es limitar la Presencia Divina a ese objeto. Dios es Omnipresente: está aquí, allá y en todas partes.
Lo peor sucede cuando una persona extravía su amuleto o éste se le rompe. La mayoría de las veces esto se interpreta como un presagio de que algo malo va a suceder. Esta idea es producto de creer que la persona se encuentra sin su protección y que, en consecuencia, los demon** y las energías negativas pueden afectarla.
Vivimos en un Universo Mental. "Todo lo que Creemos se hace Realidad". ¿Por qué no creer entonces que el mejor amuleto con el que cuento es mi Naturaleza Divina? Nadie ni nada puede despojarnos de lo que somos realmente.

8. CREER QUE UNO PUEDE GUIAR A OTROS O QUE PUEDE SER GUIADO

Sentir que gracias a uno otras personas se iluminan o, al revés, que la presencia de otros nos devuelve la luz es pura ilusión del ego. La verdadera Guía es Interna, es tu Intuición, la Voz de tu Espíritu. Muchas veces esa voz coincidirá con lo que escuchas de afuera y pensarás que alguien te está guiando. Pero, apenas aceptes a alguien como tu ídolo, comenzarás a fabricar tu propia decepción. Ocurre lo mismo si alguien te ha entronizado y te ha tomado como líder; en algún momento los problemas de tu vida personal lo decepcionarán.
Todos aprendemos y enseñamos al mismo tiempo. Por tal motivo, es conveniente mantener una actitud receptiva hacia las señales que recibimos de nuestro entorno y ver qué resonancia producen en nuestro interior.
No eres el salvador ni la guía de nadie. Ninguna vida depende de tus conocimientos ni de tus esfuerzos. Esto es cierto también al revés. Nadie te rescatará ni te salvará, excepto tú mismo.
El mejor Guía con que contamos está dentro de Nosotros. Nos habla con voz suave y paciente, sin obligarnos a nada; nos indica siempre el camino más corto y más feliz, nos da la idea más adecuada y la respuesta que racionalmente no podemos encontrar. Por eso, es conveniente practicar meditación y ejercicios de relajación para poder escuchar esa voz. Si vives de prisa, tenso, angustiado y con un ritmo acelerado, seguramente no oirás la "voz de tu intuición" y buscarás guías externas.
Hay personas que son muy positivas y estimulantes, y podrán ayudarte en un principio. Evita idolatrarlas y evita también ser idolatrado. Recuerda siempre que la "Guía más válida y acertada está siempre dentro de ti".

9. CREER QUE LOS MAESTROS ESPIRITUALES SON AQUELLOS QUE NOS PROVEEN DE LA INFORMACIÓN TEÓRICA

Tendemos a caer muy fácilmente en la creencia de que las personas que nos enseñan son adelantados y que ya han superado muchas pruebas en su vida. En algunos casos, esto es totalmente cierto; en otros, no. El hecho de que una persona transmita una determinada información no la coloca en un grado superior. Debes recordar que cualquier forma de idealización o selectividad corresponde al terreno del ego.
Los verdaderos maestros espirituales son aquellos que nos ponen a prueba y vienen "disfrazados" de hijos, padres, jefes, amigos, enemigos, animales, plantas y demás. Son aquellos que nos traen problemas. Ellos son los que realmente nos enseñan las lecciones que tenemos que aprender porque nos ponen a prueba.
Todas las religiones del mundo enseñan que Dios es Amor, que vivir con Dios significa expresar Amor a los demás. Algunas personas asisten a templos, iglesias, o escuelas esotéricas, donde reciben esta información, pero luego van a sus casas y se pelean con sus familiares, critican a sus vecinos, odian a sus jefes, a los políticos, a los animales, a individuos de otras razas o culturas. Ellos todavía no han aprendido la lección y la vida los llevará a enfrentarse una y otra vez con la misma situación o persona… hasta que aprendan a mostrar amor.
Haciendo una comparación con la enseñanza tradicional, los líderes espirituales o religiosos son los "libros" que nos dan la información; las personas que nos traen problemas son los maestros que "nos toman el examen" para ver si pasamos la prueba o no.
Existe una Ley en el Universo: Todo lo que nos molesta, complica, enreda, o todo lo que odiamos, se nos "pega". Esto ocurre hasta que aprendemos a amar la situación. Entonces, ese problema o esa persona se convierten en el maestro espiritual de ese momento.

10. CREER QUE UNO NO PUEDE ENOJARSE, TEMER, O SENTIR CUALQUIER OTRA EMOCIÓN NEGATIVA POR ESTAR EN EL CAMINO ESPIRITUAL


Esta creencia nos lleva a una gran represión de la ira y de los enojos, que hacen su reaparición más tarde bajo la forma de rencor, crítica o rechazo. Mientras estamos en el plano terrenal, vivimos la sensaciones y las emociones de este plano. Algunas de ellas son muy placenteras, otras no. El tener un conocimiento intelectual acerca de la acción destructiva de ciertas emociones no las hace desaparecer. Uno puede saber lo malo que es el enojo y, sin embargo, no puede evitar enojarse.
En realidad, uno sí puede evitar enojarse, o asustarse o angustiarse, pero eso exige un entrenamiento. Durante dicho entrenamiento, hay momentos en que podemos dominar la rabia y la ansiedad, y otros en los que nada puede calmarnos. Una vez que aparece el enojo, lo mejor es descargarlo de la manera más positiva posible. Es mucho peor reprimirse e intentar decir: "Todo está bien en mi mundo", cuando uno internamente está sintiendo el deseo primitivo de querer atacar a alguien.
La mayoría de las personas que transitan el terreno espiritual son muy exigentes consigo mismas y pretenden erradicar completamente de sus vidas este tipo de reacciones. Esto no resulta desacertado pero se logra a través de un proceso. Sé amable contigo mismo y, de vez en cuando, date el permiso necesario para maldecir, golpear un almohadón, gritar, llorar y expresar, como mejor te resulte, todas las emociones negativas que te toca vivir.
La mayoría de los errores aquí enunciados están generados por la actitud crítica de nuestro propio ego. El ego no puede desaparecer por que necesitamos de él para actuar en este plano. La "solución" es ponerlo alineado con nuestro Espíritu. Amablemente, le podemos decir al ego que: "A partir de ahora, deberá seguir las indicaciones de un nuevo Maestro amoroso, amable, paciente y permanente, que nunca juzga y que sabe que siempre estamos haciendo lo mejor que podemos". Si seguimos las indicaciones de nuestro Maestro Interior, nunca podemos fallar.

LA COMUNIÓN CON LA NATURALEZA

 
LA COMUNIÓN CON LA NATURALEZA

Si concebimos la espiritualidad como la unión con Todo lo que Es, el camino del despertar puede resumirse en una sola palabra: integración.
 
Cuando internamente vas haciendo consientes todos los distintos aspectos de ti mismo, también la realidad externa se transforma, y comprendes que eres solo un eslabón más en la cadena de la vida. Entonces el contacto con la naturaleza llega a convertirse en una experiencia mística de plenitud, en una sensación de expansión que conecta internamente al ser con todo lo que sus ojos ven y su corazón siente.

Un día de campo es la alegría del espíritu, es un ritual de celebración de la vida. El contacto con la naturaleza puede disolver la tristeza y recargar la energía del hombre agotado por el exceso de trabajo y la preocupación. Si deseas experimentar la verdadera comunión espiritual, camina conscientemente por el bosque, deja que tu mente calle y el corazón se expanda hasta tocar los árboles, la textura y el color de las flores. Permite que te conmueva el canto de los pájaros y te arrulle el murmullo del agua que corre por entre las piedras.

El hombre moderno, que vive hacinado en las ciudades, ha perdido el contacto con la naturaleza, por eso se siente aislado y alienado. Nuestra civilización está enferma, por haber desarrollado excesivamente los valores de lo masculino, en detrimento de lo femenino. La represión de su aspecto femenino es lo que hace que el individuo se sienta separado de la madre Tierra, y prime en él el afán de dominación, que da valor al medio ambiente solo en función de poseer y de conseguir dinero.

Pero el planeta en esas condiciones no puede continuar sustentando la vida. Por eso ahora la prioridad es alcanzar un punto de equilibrio, que, primero consigue el individuo dentro de sí mismo, y luego proyecta a nivel local; para que más tarde sea el patrimonio de la sociedad humana, a nivel global. El péndulo planetario induce ahora hacia un cambio de polaridad, vamos todos viajando de vuelta al corazón, hacia un despertar espiritual sustentado en el poder de síntesis, la intuición, la sensibilidad y la receptividad, que son los valores femeninos por tanto tiempo devaluados.

Integrarnos es restablecer el contacto amoroso con la Madre Tierra. ¡Comienza con esa tarea hoy! Si no te es posible salir al campo (para colmarte del verde de los árboles, del azul del cielo, del aroma perfumada y la fiesta multicolor que te regalan las flores) entonces te queda el recurso de crear interiormente tu jardín privado, donde puedas refugiarte cada vez que quieras encontrar un bálsamo calmante para la angustia crónica, y un centro de paz en medio del torbellino de la agitación diaria.

Toma tres respiraciones profundas, y siente como tu cuerpo se relaja, las preocupaciones se desvanecen y la mente se calma. Luego visualiza tu paisaje ideal, puede ser: al lado de un pozo de aguas cristalinas, alimentado por una cascada que trae reminiscencias de truenos y vapores de nubes. Siéntate al pie de aquel árbol amigo, que te invita a descansar bajo su sombra protectora, en un mullido colchón fabricado de hojas secas y del suave humus formado por troncos y cáscaras caídas.

Permite que tu corazón vaya al encuentro de las flores, observa que la misma vida que te alimenta a ti, vibra en cada ser vivo, llámese planta, hormiga, lagartija o pajarito. Disfruta del aliento del Creador, que, para ti se viste del olor de la tierra mojada, mezclada con el aroma de las yerbas que la visten. Tómate un tiempo para disfrutar allí, en ese paraíso que tu mismo has creado. Acéptate a ti mismo como parte de esa creación perfecta. Cuando lo hayas hecho, vuelve a tu lucha por la supervivencia cargado de paz y de gratitud por el hecho de estar vivo.

Cada vez que lo necesites ese refugio interno estará ahí para ti. Tu panorama puede cambiar, según lo necesites. Puedes escoger irte al mar para dejarte mecer por las olas, y aprender a fluir con la corriente de la vida. Flotando en el agua puedes permitir que tus preocupaciones y enfermedades se las lleve el mar y las entierre en sus profundidades, sintiéndote luego muy ligero y feliz. Tus posibilidades son tantas, como ilimitada es tu imaginación.

Lo importante es que visites diariamente tu rincón interno de paz donde tu alma puede liberarse de sus cargas terrenales. Atrévete a compartir la forma más elevada de alabanza a Dios, asistiendo a la ceremonia de la vida en su propio templo, que es la naturaleza. Deja que allí tu corazón cante de felicidad al unísono con todas sus criaturas.

 
*****************************************************************************************************
 
 
 
YO SOY
 

Al nacer, la Vida que te la regala Dios te da la libertad de elegir tu propio destino… a través de tus pensamientos, palabras, acciones y sentimientos, te conviertes en un Jardinero que está co-creando con Dios dentro de ti con tu "mente" lo que siembres… cosecharás. Todo el "Tesoro" te fue entregado al momento de venir a este mundo y está en tu Corazón donde mora el Espíritu de Dios tu Padre/Madre Divinos.

Tienes que ser consciente que eres más que un cuerpo, que éste no es más que un disfraz con el que has venido al mundo a cumplir una misión, que por sobre todas las cosas eres Espíritu Divino, hecho a imagen y semejanza de tus Padres Divinos, el aliento de la vida te la regala Dios cada día como una nueva oportunidad de ver el mundo color rosa o gris porque tú eres el que está eligiendo con cada pensamiento de riqueza o pobreza, de verdad o mentira, de alegría o tristeza, de dicha o desaliento… es decir, tú tienes todas las cualidades divinas como Hijo(a) de Dios que eres, pero para comenzar a sacar todo ese Tesoro… tienes que decretarlo (hablarlo), aceptarlo con el corazón, visualizarlo (imaginar que ya está en tus manos sin dudar) sintiéndote merecedor de recibir ya toda tu herencia divina.  Agradecer y Bendecir todo lo que te rodea porque en todo el Universo está Dios manifestándose de diferentes formas. 

El Universo quiere regalártelo todo!!! pero no se puede andar entre aguas dulces o amargas… tú eliges.  Perdónate y libérate primero a ti mismo con Amor y después perdona a todo aquel con los que hayan desarmonías, no más juicios, críticas ni auto-culpas; en cada uno de ellos está el Espíritu Sagrado de Dios y vienen hacia ti como "espejos" para que descubras ¿qué lección oculta tienes que aprender?.  No hay nada que con suficiente Amor no puedas lograr, el Amor todo lo puede, el Amor siempre triunfa y rompe cadenas de esclavitud porque te hace libre, limpia tu corazón para vivir plenamente, abundantemente vibrando en Amor. 

Tú no puedes dar lo que no tienes.  Primero comienza contigo… regálate Amor, siénte digno, amado, sagrado, merecedor, bendecido… regálate Paz para entrar en comunión con Dios en tu Corazón y recibir respuestas a todas tus inquietudes en el silencio de la meditación.  Entrégale todos tus problemas, tristezas y desalientos a Dios y permite que Él obre en ti… la magia o milagros se dará sino interfieres, osea "sólo piensa en Dios" cuando a tu mente acuda algo que te angustie; si no lo haces es como si le estuvieras quitando de las manos lo que con Fe (que es Creer para Ver y no al revés) y Amor le has entregado y si es así ¿cómo lo va a solucionar Dios dentro de ti?  si vives apegado al problema y no en espera gozosa de una feliz solución. 

El pasado fue… ya no existe, tu futuro lo vas creando en el presente… en el ahora.  Todo decreto debe hacerse en tiempo presente: YO SOY AMOR, YO SOY EL HIJO(A) AMADO DE DIOS, YO SOY ARMONÍA, YO SOY PAZ, YO SOY PROSPERIDAD, YO SOY PERDÓN Y LIBERACIÓN, YO SOY FELICIDAD, YO SOY DIGNO Y MERECEDOR DE RECIBIR TODA MI HERENCIA DIVINA AHORA MISMO, Y LO ACEPTO CON ALEGRÍA Y GRATITUD… En la Biblia la frase "YO SOY" es sagrada y es una manera de invitar a Dios en ti a la Acción!

Recuerda que todo se inicia con un "Pensamiento" y si no has estado eligiendo lo mejor para ti y para los demás… siempre tienes la opción de cambiar de libreto y escribir la novela más linda, feliz, rica, exitosa, próspera, con abundancia de todo… en tu vida.  "Y el Verbo se hizo carne" significa que se materializó…  El Verbo en la Biblia es la Palabra o decreto, eso significa que todo lo que hables… (semilla) lo verás con tus propios ojos porque es cosecha de tu creación a través de lo que has elegido con tu mente

El tiempo te obsequia un libro en blanco, lo que en el escribas cada día será de tu propia inspiración.

De ti depende elegir la tinta arco iris de la dicha o la gris y opaca del desaliento y la amargura.

Las palabras dulces y hermosas del lenguaje del amor o el relato tenebroso y destructor del odio.

 ¿Que escribirás amigo, en cada día que te falta por llenar?

JUGARTE POR

 

 

El coraje no es la ausencia de temor,
sino más bien considerar que aquello que deseamos alcanzar
es mucho más importante que el temor que sentimos..

Y de eso se trata el amor.

De soltar los miedos y dejarlos ir para dar paso a todo aquello que anhelamos en la vida.
Y para ir en busca de aquello que amamos es necesario estar
abiertos a los cambios.

La vida es una eterna elección y los deseos más profundos que residen
en nuestro corazón están allí para ser realizados.

Siempre se corre riesgos, pero es parte de esta historia que se llama vida.

No podemos evitar las penas o el dolor, si podemos evitar
quedarnos atados a una pena.
Dolor es no haberlo intentado,
la pena es no haber dejado todo lo que teníamos para dar en ese amor que profesamos.

Cuando amas verdaderamente a alguien puedes navegar lejos de tu puerto
sin mirar lo que has dejado atrás porque lo que te espera allí, adelante
es lo que te hará feliz y es lo que has elegido y por el cual estás dispuesto a jugarte,
pero hay que amar profundamente para darse por entero .

Y cuando uno ama, se ama a la vida y esa vida se expresa
en cada sonrisa que nos regalan,
en la calidez que nos brindan esos brazos en un abrazo profundo.
La vida se expresa en el ser que amamos y está allí esperándonos
para que la exploremos, para que la hagamos parte de nuestros sueños,
para descubrirla y amarla tal cual es.

No importa cuanto caminamos,
importa si al caminar dejamos huellas profundas de amor en el otro.

Jugarse por aquello que amamos nos dignifica la vida,
el amor nos dignifica,
el amor nos hace íntegros y que lindo es sentirse vulnerable cuando uno ama….
porque entonces quiere decir que soltaste tus velas y te entregaste en cuerpo y alma,
te despojaste de tus miedos y abrazaste al amor.

Cuando amas…
entonces ríes, entonces anhelas, abrazas a la vida, también lloras, lloras ausencias,
lloras caricias,
lloran tus necesidades, necesidad de ver, de sentir,
de estar con el otro.
Se llora amor porque el amor lo abarca todo, aún el dolor más profundo
encierra en si un amor muy profundo.

No duele lo que se pierde si antes no lo has amado.

De eso se trata la vida, de vivir en plenitud cada sentir,
de no ser meros espectadores sino de ser protagonistas
de aquello que hemos elegido amar.

Y se corren riesgos,
pero vale la pena haberlos corrido si al mirar atrás
ves dos pares de huellas que hicieron camino al andar,
y sentirás plenitud al saber que has amado y te han amado..
 
 
 
CÓMO SE HACE LA VIDA?

La vida se hace sorbo a sorbo, paso a paso y día a día. Se hace saboreando a Dios, caminándolo a lo ancho y a lo hondo, mirándolo a través de sus colores, oyéndolo a través de sus sonidos, palpándole la perfección y desentrañándole la luz.

La vida se hace como trabajadora de su siembra, como obrera de su palabra, como jardinera de sus flores, como cantadora de sus prodigios… como Él te mandó hacerla.

La vida se hace agitando el mundo que llevamos dentro y descubriendo el mundo que llevan los demás. Se hace respirando a Dios con la fuerza de la naturaleza, con la sabiduría de su gracia y con el impulso de sus pisadas, que van tras nosotros para que no perdamos el camino ni se nos distraiga la luz.

La vida se hace sufriendo, pero sin apagar nunca la velita encendida de la fe.

La vida de hace amando, porque el amor tiene tanto que hacer en el mundo, que no da tiempo para odios ni rencores.

La vida se hace en el espacio de lo cotidiano, en pequeños trozos de cada día, en ratitos que encendemos de pasión, en vuelos que se emprenden con besos y con sueños. Velar y dormir, soñar y despertar, llorar y reír, creer y dudar, caer y levantarse: eso es hacer la vida.

La vida no se hace para lucir, para exhibirse, para mostrarnos en un escaparate de vanidad y focos de colores. La vida se hace en el recinto íntimo, en ese taller de abeja trabajadora que llevamos dentro, en ese aguijón que extrae y regala, que profundiza y endulza.

La vida se hace en el centro de trabajo de uno mismo, con su esfuerzo silencioso, efectivo, constante, devoto y masivo. Un esfuerzo que abre surco y un surco hecho para que no deje de producir.

La vida se hace cuando das la mano y tramites una corriente, cuando das una sonrisa y cuelas la luz, das un beso y cierras los ojos, te das a ti mismo. ¡y parece que concentras el universo en tu corazón!.

La vida se hace en el espacio de tu mundo y en donde se libran las batallas de los demás. Se hace en el horizonte de ti mismo y en donde vuelan los sueños de los otros, en la siembra frondosa de tu tierra y en la raíz raquítica del huerto ajeno.

 
 
******************************************************************************************

Hira Ratan Manek o cómo alimentarnos y sanarnos con el sol

 

‘ En nuestra cultura nos han enseñado a temer al Sol y a escondernos

de él, cuando en realidad toda nuestra vida depende del Sol,

empezando por que nutre a los vegetales,

que están al inicio de la cadena alimenticia.

Él es nuestro gran benefactor; equilibra la naturaleza y la ecología.

Siempre está ahí. Nos ofrece, gratis y por siempre, vida y salud…

Usted mismo, como los vegetales podrá

incorporar directamente la energía del Sol’

Hira Ratan Manek

El hombre que mira al sol en la foto de llama Hira Ratan Manek (HRM) y nació en 1937 en India. Desde 1995 vive exclusivamente de energía solar y agua y tras 30 años de investigación y práctica personal divulga su método personal, el SUN GAZING, por el mundo en conferencias y cursos gratuitos.

Su objetivo es compartir sus conocimientos para la mejora de la vida en el planeta y ayudar a las personas a sanar física, emocional y mentalmente y a desarrollarse espiritualmente.

Aquí hacemos una introducción sobre él y en sucesivos posts detallaremos cómo realizar el Sun Gazing y resumiremos las enseñanzas de una de sus conferencias.

La técnica solar y alimentarse de agua o prana no es algo nuevo, pero el mérito de HRM es ser un gran divulgador y la persona que más está extendiendo los conceptos de cargarnos de luz solar.

Otros autores que han tratado este tema son el Maestro Omraam Mikhaël Aïnvanhov en su libro "Hacia una civilización solar", Jasmuheen en "Vivir de luz" y Paramahansa Yogananda que en "Autobiografía de un yogui" cita muchas personas que a principios del siglo XX se alimentaban de sol, entre ellas el muy documentado caso de la mística Teresa Neumann.

Los orígenes son tan antiguos como la Humanidad, pero han permanecido ocultos por intereses de poder y por ser algo tan beneficioso y gratuito. HRM lo explica así:

Es una técnica milenaria, que se aplicaba en la antigüedad en todo el mundo, incluida Europa. Hoy quedan pocos pueblos o grupos que lo apliquen. En Bulgaria y Grecia es una práctica que ha prevalecido hasta hace poco; en Bulgaria incluso hoy lo aplican algunos médicos. Pero las religiones establecidas erradicaron el culto al Sol.

Definitivamente, en los textos religiosos modificados han eliminado las referencias al Sun Gazing, para que la gente estuviera bajo la influencia de los sacerdotes y no pudiera ser realmente independiente. Han modificado todos los textos; no queda casi ninguno sin modificar. Si la gente está desconectada del Sol puede ser explotada por los demás.

El caso es pues que el Sol tiene poder y que el hombre puede alinearse con él y conseguir su libertad. Yo llevé a cabo una investigación durante varios años. Empecé en 1962; contaba entonces con 25 años de edad. Madre, la compañera de Sri Aurobindo, me enseñó la práctica de mirar al Sol. Investigué varias culturas y descubrí que el auténtico Surya Namaskar (el Saludo al Sol) del que se habla en yoga consiste en realidad en mirar al Sol.

Investigué prácticas egipcias relacionadas con el dios Ra; estudié tradiciones de Méjico y Perú y conocí el Día del Saludo al Sol boliviano; también entré en contacto con creencias que aún hoy están vigentes en Bulgaria y en Grecia. Asimismo, estuve en contacto con los nativos americanos, etc. Tras muchos años investigando empecé a practicar con mi propio protocolo.

Me costó tres años de ensayo y error establecerlo. Cuando empecé padecía depresiones, a causa de mis negocios. Tenía problemas para dormir, y problemas con la comida. A medida que practicaba, el sentimiento de hambre iba desapareciendo. El protocolo de mirar al Sol durante nueve meses con una progresión de diez segundos lo establecí yo, y es una manera segura, que cualquier persona puede aplicar, de llegar al máximo beneficio en su relación con el Sol.

El Sun Gazing que enseña HMT es sencillísimo y se basa en mirar al Sol en las horas más suaves, a su salida y ocaso, y con unos tiempos determinados.

Son 3 fases de 3 meses cada una en la que se va ampliando poco a poco la exposición. Se empieza en 10’ y se acaba en 45′ pero a los 9 meses ya hemos acabado esta práctica y nos hemos cargado de energía solar porque las células del cuerpo se convierten en células fotovoltaicas, como un panel solar o como si fuésemos plantas:

La fotosíntesis no es una prerrogativa de los vegetales. La luz solar penetra dentro de la tierra, la cual lleva a cabo su propia fotosíntesis. Es así como se generan el oro, la plata, el cobre, los diamantes, las gemas preciosas. CON EL SUN GAZING HACEMOS NUESTRA PROPIA FOTOSÍNTESIS. Cogemos los fotones del Sol, los cuales constituyen una energía muy poderosa, un néctar que no está polarizado en positivo-negativo.

HRM asegura que la finalizar los 3 primeros meses, en los que se llega a 15′ de exposición, se consiguen beneficios físicos importantes. A los 6 meses y con 30′ se experimenta una importante mejora a nivel mental y a los 9 meses en que se alcanzan 45′ llegan las mejoras espirituales.

Se ha comprobado que el sol, cuando el índice de rayos ultravioleta es inferior a 2, es una poderosa medicina. Él la denomina "quimioterapia natural" pero sin ningún efecto secundario.

La energía solar llega desde el ojo al cerebro multiplicando y regenerando las neuronas y las glándulas endocrinas cerebrales (pineal, pituitaria e hipotálamo). Además fortalece el sistema inmunitario, equilibra la insulina y aumenta nuestra aura. La lista de enfermedades que puede sanar esta práctica es realmente extensa y sorprendente.

Muy raramente tomo comida sólida. Muy de vez en cuando, para no herir los sentimientos religiosos cuando visito un templo, tomo ofrendas conocidas con el nombre de prasad. Pero no, no como.

¿Y?

Solamente bebo líquidos, especialmente agua y té, y a veces café.

Y está vivo.

Y voy a su país el mes que viene. He demostrado ante varios equipos científicos que puedo sobrevivir solo a base de agua. Me estudiaron en varias ocasiones, por periodos de 130, 211 y 411 días. Los informes médicos están en mi web. Mi contribución a la humanidad es la de dar a conocer la ciencia de vivir de la luz solar. No como: me alimento del sol. Es una técnica milenaria, que en la antigüedad se conocía en todo el mundo, incluso en Europa. Las religiones establecidas erradicaron el culto al sol.

¿Se trata de mirar al sol?

Sí. Mirar al sol durante la franja de tiempo que yo llamo segura es sencillo y los resultados son fantásticos. Se obtiene una salud perfecta para mente, cuerpo y espíritu. Se experimenta un incremento de la memoria y la inteligencia. El proceso de envejecimiento se hace más lento.

Mirar al sol: ¡qué peligro!

No es peligroso. Los primeros rayos de sol de la mañana y los últimos rayos de la tarde son más beneficiosos que la televisión y los ordenadores. La franja segura no es peligrosa. Los ojos necesitan una buena luz para estar sanos. Nadie ha dañado sus ojos por mirar al sol en la franja de tiempo segura y durante unos segundos; en cambio, salirse de esta franja sí que puede ser peligroso.

¿Y el cáncer de piel? ¿Y las lesiones en los ojos?

Existen cada vez más libros y estudios escritos por médicos que hablan de curaciones debidas a los rayos solares. Puede consultar mi página web.

No creo que haya muchos médicos ni oculistas que estén de acuerdo con usted.

Se equivoca. Hoy en día ya hay muchos oftalmólogos que creen en los beneficios del sungazing. En Atlanta, decenas de oftalmólogos pudieron estudiar los ojos de numerosas personas que practicaron sungazing y comprobaron que en ningún caso la práctica causó daño alguno. Poco a poco empieza a verse un cambio en las creencias de los oftalmólogos. ¡No se trata de mirar el sol a las doce del mediodía!

¿De qué se trata?

Daré cursos y charlas en Catalunya para explicar la técnica. Pero, para resumirla, le diré que se trata de mirar el sol durante una hora segura, solo 10 segundos. Y después, se trata de añadir 10 segundos por día. Solamente pocos segundos. El sol no es fast food. Cuando el sol es suave, cuando nos llegan menos rayos ultravioleta, entonces constituye una poderosa medicina. Es una energía inofensiva, y carece de efectos secundarios.

¿Y por qué no hablamos de ello?

Todo el mundo sabe que el sol tiene poder curativo, pero hoy en día este conocimiento queda ocultado por la industria médica y farmacéutica. La ciencia misma afirma que la vida no es posible sin el sol, pero, aun así, los expertos nos mantienen alejados del sol y no hacen más que hablar de sus peligros.

¿Es usted feliz?

Sí, me considero una persona feliz. El sol trae felicidad a nuestras vidas presentes en todos los sentidos. Las personas podemos liberarnos de las enfermedades, y también la muerte es más feliz.

¿?

La muerte, y la vida después de la muerte.

¿Por qué dejó de ser ejecutivo?

Para dedicarme al servicio de la humanidad. Me interesa el bienestar de la humanidad.

¿Cuándo empezó a darse cuenta del poder del sol?

Me habló de ello la Madre Mira del Aurobindo Ashram, en Pondicherry, cuando yo tenía 25 años. Seguidamente empecé a investigar sobre el tema. Después de 30 años de investigación y búsqueda, a partir del año 1992 empecé a experimentarlo en mí mismo. Me tomó tres años poder recoger los frutos de mi búsqueda, y luego expuse mi éxito ante los expertos médicos. Desde entonces ofrezco mi cuerpo a la ciencia, para que sea estudiado.

Usted que tiene práctica, ¿cuánto rato mira al sol?

La práctica que enseño se realiza solamente durante un período de 270 días, de forma regular o irregular. Una vez que el cuerpo se haya convertido en un chip solar, entonces no es necesario seguir con el sungazing. No es una práctica que tenga que realizarse durante toda la vida. Si usted practica el sungazing durante 270 días (lo que equivale a un total de 111 horas), ya habrá completado la práctica.

Sitio oficial: Solar Healing Center

Más información: Revista Athanor

Más información: Entrevista en El Periódico

Más información: Pensamiento Consciente

 

 

 

 

¿Qué hago con mis emociones?

 
 
 
 
 
¿Qué hago con mis emociones?
 
En el camino hacia una personalidad más exitosa,
el control de las emociones ha de ocupar un gran trecho inicial.
Sin embargo, hay que tener bien claro que controlar las emociones no significa suprimirlas.
Las emociones son la energía que nos mueve a la acción.
Se puede tener un propósito muy preciso, pero si no ponemos emoción en su realización,
es poco probable que se lleve a cabo.
Habitualmente les digo a mis estudiantes:
si sientes que te faltan fuerzas para llegar a una parte,
envía tu corazón primero; luego todo el resto de ti lo seguirá.

Se trata de expresar las emociones en el lugar y momento preciso.

Cuando hay que pensar, reflexionar y tomar decisiones,
es fundamental hacerlo sin emocionalidades.
Pero cuando estamos felices por algo, hay que expresarlo.
Si estamos contentos con alguien, hay que manifestarlo.
Si hay una pena, habrá que llorar y desahogarse.
Los sentimientos no tienen que reprimirse ni ocultarse,
pues entonces se generaría una peligrosa tensión interna.

Hay personas que no expresan emociones y parecen muy serenas.

Sin embargo, internamente van acumulando sentimientos perturbadores,
lo que las hace "estallar" en el momento más inesperado.
Suelen tener una reacción desproporcionada que puede ser muy destructiva.
"Los hombres no lloran" es una frase siniestra que ha causado mucho daño a los varones.
 Los hombres y las mujeres, sí deben expresar sus sentimientos.
Esto los hará más sanos, más equilibrados y más humanos.

Emociónate. Pero evita hacerlo cuando debas tener tu mente

tranquila para decisiones importantes.
 
Sergio Valdivia
 
 
 
 
 
 
 
 
Las circunstancias que he vivido en esta vida me han servido como fuente de inspiración.
Y por m
ás negativas que hayan sido las experiencias que he vivido
Dios me ha alumbrado el pensamiento y me ha enseñado que todo tiene su lado positivo
De cada mala experiencia se puede aprender algo bueno.
 

 
 
 
A veces la imaginación nos guía más allá de la realidad.
 
 



Castiga al hostil con palabras
sabias de silencio,
para no aumentar su soberbia.

 

Los amigos son ángeles
que nos envía Dios
En momentos de estragos.

 

Amar es perdonar
Perdonar es amar
Y olvidar el daño causado
es sinónimo de un amor puro.

 

Todo lo que se hace
con amor y buena voluntad
tiene una gratificación única.

 

Las mejores cosas de la vida
son aquellas que se regalan con el alma
Se reciben de corazón
Y se agradecen con una sonrisa.

 

El sabio aprende de sus errores
y los enmienda,
el necio se queda con ellos
y hace de ellos tribulaciones.

 

Cuando las aguas
vuelven a su cause
Los ríos se transforman
en un remanso de paz.

 

Cuando se llega a la resignación
se consigue la paz interior.

 

La nostalgia es la musa de las almas
que conocen la soledad.

 

La razón
es el complemento
de toda alma racional.

 

Las palabras se las lleva el viento
Pero lo que realmente sentimos en el alma
lo atesoramos para siempre con el corazón.

 

Para cosechar buenos frutos
primero tenemos que sembrar
semillas de beneficio.

 

La respuesta a todo,
la tiene tu corazón.

 

En cuestiones del amor
nadie entiende al corazón
Se enamora con una sonrisa
Una palabra,o un suspiro
Y para poder olvidar
a veces tarda una eternidad.

 

Una palabra,un suspiro
Una sonrisa en medio
del horizonte frió.

 

Cuando el alma vive en agonía
nos pesa la vida,nos pesan los años
Nos pesa el amor y sus desengaños.

 

Lo bueno de las relaciones
que han quedado suspendidas
en el tiempo
Es tener en cuenta
que nos quedan
los recuerdos.

 

Cuando se ama se extraña
Cuando se extraña se busca
Y el que busca
siempre encuentra.

 

La humildad es portadora
de grandes virtudes.

 

Un corazón sensible
es un corazón bueno.

 

Para poder apreciar
la belleza de un arco iris
Primero tenemos que pasar
por la desolación de una tempestad.

 

Las apariencias
a veces engañan hasta
al más perspicaz.

 

Nadie conoce
la verdad de una persona,
hasta que el tiempo la desvela.

 

Las palabras
hirientes no matan,
solo te hacen más fuerte.

 

Que vacíos
se han quedado mis brazos,
desde el día de tu partida
Y que triste ha quedado mi vida
desde que dijimos adiós.

 

De todas las decepciones
y de todos los desdenes
cuando un "amigo" te falla
Se te marchita
totalmente el alma.

 

Benditas letras,
compañeras de mi soledad
En ellas me desahogo
cuando nadie sabe
de mis tristezas.

 

Nunca juzgues
las razones erróneas de otros
sin saber los motivos
de su equivocación.

 

Ama a quien
menos te quiere
porque con tus hechos
te ganarás su amor.

 

No tengo necesidad
de demostrarte que te quiero
porque el tiempo se encargará
de revelarte mi cariño.

 

No descuides
la amistad de una persona
Porque el polvo del olvido
lo empaña todo a su paso.


Lo desconocido
siempre será un misterio
¿Un misterio a conocer?

 

No esperes una sonrisa
de mis labios
cuando sabes muy bien
que me has herido.

 

Una frase de amor
no puede cambiar al mundo,
pero si puede tocar
el corazón de una persona.

 

Amor


 Amor…

¿Qué es el Amor ?
El amor es el ingrediente sutil de la conciencia.
Es capaz de mostrar el sentido profundo de la existencia.
Amor es la única "droga" legal.
Algunos buscan equivocadamente en el licor y otros en el las drogas, lo
que produce el amor.
Amor es lo más necesario de la vida.
Los sabios conocen el secreto y buscan sólo amor.
Los demás lo ignoran por eso buscan lo externo.
¿Cómo obtener Amor?
Ninguna técnica sirve porque el amor no es material.
No está sometido a las leyes del pensamiento y la razón.
Ellas están sometidas a él.
Para obtener amor primero se debe saber que no es un sentimiento sino un
ser.
Amor es alguien, un espíritu viviente y real, que cuando despierta en
nosotros llega la dicha, llega todo.
¿Cómo hacer que venga?
Primero hay que creer que existe, (porque no se ve, sólo se siente,
algunos dicen que es Dios),
después hay que buscarlo en su morada íntima: el corazón.
No hay que llamarlo porque ya está en nosotros.
No hay que pedirle que venga sino dejarle salir, liberarlo, entregarlo.
No se trata de pedir amor, sino de dar amor.
¿Cómo se obtiene?
Dando Amor.

 
*****************************************************************************************************************
 
 
El EGO
 

El karma, que se halla limitado a la Tierra, como sistema en sí contiene decisiones que tú, como individuo, has tomado durante tu estadía en este planeta. Cuando viniste por prime­ra vez, el nivel vibracional que hallaste aquí, fue para ti una experiencia chocante. La manifestación de forma física fue pa­ra cada uno de ustedes una experiencia muy distinta. Aque­llos de ustedes que vinieron de una dimensión de forma física más densa, hallaron el cambio menos difícil. Sin embargo, en­tre ustedes están aquellos que provienen de formas energéti­cas menos densas y aun de algunas no físicas. Para muchos de ustedes fue muy difícil manifestarse en la vibración baja y len­ta de la forma física sobre la Tierra. Por esa dificultad comen­zaron vuestras decisiones, que aún se hallan en ustedes. Estas decisiones han influido sobre vuestra cooperación en la mi­sión que han elegido.

Las decisiones encerradas en tu propia conciencia indi­vidual comenzaron en el instante de tu manifestación sobre la Tierra. Muchos de ustedes decidieron que la misión sobre la Tierra era demasiado difícil, demasiado pesada, como pa­ra poder lograrla. Viniendo de un nivel de conciencia en el que era mucho más fácil manifestar los pensamientos, algu­nos de ustedes decidieron que no estaban en condiciones, que no eran capaces, que no tenían la posibilidad de manifes­tar vuestros pensamientos sobre la Tierra. Esto es falso. Uste­des manifiestan vuestros pensamientos constantemente. Cada pensamiento tiene energía. Esta energía es Ia energía de la creación. Son los pensamientos los que todo lo conciben. Cada pensamiento que tienen se manifiesta en la realidad.

Aquellos pensamientos que ustedes ligan a la conciencia humana en el sistema de la dualidad, han resultado en la in­clinación al polo del mal, han atraído la desgracia, el males­tar y la desesperación, asociado con el sistema en la Tierra. Vuestra conciencia ahora está siendo limpiada de tales pen­samientos a través de vuestras actividades que la agrandan. La lectura de este libro también forma parte de tales activi­dades. Si observas tu vida, verás otras actividades en las que tú has participado, especialmente en los últimos tiempos. Te felicitamos por tu elección. Te felicitamos por tu elección he­cha hace muchos eones, de participar de esta fase especial de la experiencia en la Tierra.

No es fácil elegir la polaridad del bien —o a Dios— en la esencia de tu ser. La decisión para esa esencia tiene conse­cuencias sobre todos tus pensamientos y sobre la Conciencia Universal. Cada vez que tu personalidad como individuo elige abandonar el mal en tus propios pensamientos, se anu­la un poco el mal de la mente colectiva. Cada vez que en tu vida diaria tienes la oportunidad de elegir el bien, y puedes liberarte de la sensación de estar separado, si puedes sentir­te unido a tus semejantes, uno con la Tierra, con la naturale­za, con todas las conciencias, produces un impacto en la mente universal. Los pensamientos no vienen sin ser invita­dos. Los pensamientos son creados. Tú mismo creas tus pro­pios pensamientos. Tienes el poder y la capacidad de crear pensamientos que representen el polo de Dios.

 

Puedes soltar aquellos pensamientos que personifican el polo del dolor y del sufrimiento. Puedes, en cualquier ins­tante de tu vida diaria, elegir ver la Unidad, puedes expre­sar y manifestar la Unidad de todo lo que es. Eres una por­ción de la energía del Universo. Te has identificado errónea­mente como separado, como ego. El ego se halla unido al sistema de pensamiento humano. El ego es falso. La separa­ción es falsa. Al mismo tiempo es el ego en ti el que debes destruir. En el proceso de apartarse del mal, el ego debe apartarse de la separación; debe ser destruido. El ego fue pensado para ser destruido. No es algo que uno debe temer. Como estaba previsto, el mismo ego está llegando a su fin naturalmente.

Tú no estás matando al ego. Te permites alcanzar su con­clusión. Cada vez que eliges soltar —aunque sólo sea un poco— la ilusión de la separación, cada vez que eliges verte en algún otro, elevas la conciencia del planeta. Cada vez que te ves como una parte de todo lo que es, esta Unidad se hace más real y visible y se manifiesta en la experiencia de todas las personas. Cada pensamiento que piensas, tiene un efecto sobre el todo. En ello no yace ninguna carga. Es parte del juego elegido por ti.

El ego es una manifestación de la conciencia humana dentro del sistema humano sobre el planeta Tierra. Tu propio ego te ve como separado de Dios. Tu ego te separa de tu propia experiencia de Unidad. Es tu ego el que te mantiene más pequeño de lo que en realidad eres. Tú eres puro Ser. Eres todo lo que existe, lo que se manifiesta de tu manera humana única. Generalmente. se piensa que es el ego el que le inspira a uno pensamientos altisonantes acerca de sí mismo. En realidad ocurre exactamente lo opuesto. Es el ego el que te limita a pensar que eres el que se halla dentro de tu piel.

En tu propia forma humana particular, existe aquella por­ción del Ser que elegiste reflejar. Tu ego se ha identificado con esta porción. Es por eso que tu ego se halla comprometido en hacer que la separación persista. Se ve a sí mismo como una parte del todo. Se vive como fuertemente delineado, como definidamente separado de las demás partes del todo. Tu ego no puede reconocerse como Dios, sino únicamente como separa-do de Dios. El ego no es malo: sólo es limitante. Al aferrarte a tu ego te aferras a tu separación. Esta separación te ha mante­nido alejado de la experiencia de Dios en tu interior.

La muerte del ego corresponde a muchas estructuras y doctrinas religiosas sobre el planeta Tierra. El ego debe mo­rir para sí mismo. Eso significa que el ego debe ser trascen­dido, para que tú, que lees este libro, te puedas sentir a ti mismo como parte de la Unidad, como Uno con todo lo que es. Esto es una amenaza para el ego. El ego se resiste a ser Dios y a reconocerse como Dios. El ego tuvo una función que cumplir en el sistema de la dualidad. El ego permitió la continuidad de la ilusión de separación, de manera que uno pudiera sentirse como separado dentro del sistema de la dualidad, dentro del sistema del bien y del mal. Este sistema se acerca a su fin, y el ego ya no es necesario.

Tu ego es una parte tuya. Tu ego puede ser trascendido. Puedes incluir a tu ego en las posibilidades de experiencia de tu ser. El ego no necesita ser una limitación. No necesita ser un enemigo. El ego puede ser incorporado, puedes soste­nerlo en una mano, puedes ir más allá de él.

El trascender tu propio ego individual forma parte de tu misión sobre la Tierra, si es que has de formar parte de la conclusión del sistema de la dualidad. Te guiaremos para que puedas trascender ese ego con el que te identificaste du­rante tanto tiempo. Quien eres va tanto, tanto más allá del ego, que éste es tan sólo un soplo de brisa en tu cara —pue­de que te haga pestañear por un momento, perdiendo tu co­nexión con tu verdadera realidad— pero el momento es muy breve en tu experiencia total.

El ego, con su sujeción a la dualidad, nos posibilitó a to­dos jugar al juego de la dualidad, al juego de la separación. Nosotros estamos obligados a agradecer al ego, el cual crea­mos como parte del juego. No es necesario darle muerte al ego. Dejarlo morir, no significa dejar de existir como individuo. Dejar morir al propio ego significa trascender, trans­formar tu experiencia acerca de quién eres.

Tú creaste tu propio ego para conocer la separación, cuando tomaste una conciencia y una forma humana sobre esta Tierra. Tu ego —como tu cuerpo, tus sentimientos y tus pensamientos— es parte de la experiencia humana, de la que eres responsable.

Tú debes trascender y amigarte con el ego, que se halla ligado a la conciencia humana y que existe dentro del siste­ma de la dualidad. Es tu aliado en el hilo de tu experiencia. Amígate con él, pero no le permitas limitar tu conocimiento acerca de quién eres. Tu ego tiene como tarea mantenerte pequeño, alejado de tu unión con todo lo que es. Este ego, que alguna vez fue muy conveniente, ahora debe ser trascendi­do. En el camino de vuelta al conocimiento y a la experien­cia de tu conexión con todo lo que es, el ego es como una piedra en tu zapato, una molestia, algo que debe ser sacado, pero nada que deba odiarse.

 

Dejar morir al ego en ti, ir más allá de él, dejarlo desaparecer dentro de uno, significa descubrir tu propia identidad.

Cuando te identificas como separado de los demás, como separado de tus hermanos y hermanas, como diferente, enton­ces eso es ego. Cuando te identificas como mejor que tus her­manos y hermanas, eso es ego. Cuando te identificas como inferior a tus hermanos y hermanas, eso es ego. Cuando te ves de alguna manera separado, como mejor o peor, como superior o inferior, como más o menos inteligente, como más o menos atractivo —cada manera que tú eliges para apartar­te y separarte de tus hermanos y hermanas— eso es ego.

Es cierto que algunos de ustedes manifiestan aspectos diferentes de la Unidad. Algunos manifiestan dotes musica­les; otros manifiestan belleza física; otros, facilidad de pala­bra; otros, movimiento corporal en el baile. Todas estas co­sas son alegres manifestaciones de partes tuyas, que no pue­des ver de ninguna otra manera. Deberías alegrarte de todas estas aparentes variedades, deberías gozarlas; son parte de la celebración de la totalidad del Ser que eres. Estas diferen­cias no deberían verse como separaciones, sino como parte de la celebración de tu propio Ser.

El ego dentro del sistema humano es tu conexión con aquellas decisiones que forman la estructura de tu propio karma individual. El karma va junto al ego, porque tu expe­riencia del ego continúa de vida en vida dentro de tu incons­ciente individual. El karma puede ser trascendido, porque el ego puede ser trascendido. El ego limita tu conocimiento o tu experiencia de la separación. El ego te define como dife­rente de tus hermanos y hermanas.

El karma es un sistema que existe dentro de la dualidad. Se halla ligado, está atado al concepto de bueno y malo, co­rrecto e incorrecto, recompensa y castigo. La conciencia hu­mana, proveniente del ego individual, toma decisiones que la definen como separada de las demás formas de manifes­tación del Ser; no se ve como reflejo de las partes del Ser, que a su vez son reflejos de ella misma.

Las partes del Ser que adoptaron otras formas de mani­festación, otros medios de expresión, finalmente no son otra cosa que tú. En última instancia también eres tú. Por eso, en el sentido más amplio, no puedes causarte daño. Es decir, no te puedes lastimar a ti mismo, debido a que eres tanto el que lle­va a cabo la acción como el que la sufre. Todo eres tú. Puedes jugar un juego solamente dentro del sistema de la realidad humana. En el sistema de la dualidad la apariencia de separa­ción provoca la apariencia del bien y del mal.

Debido a que una parte tuya, muy dentro de tu esencia, conoce la verdad absoluta acerca de quién eres, sabe que tu esencia última es pura Energía, Luz, Dios, Bien. Cada vez que se lleva a cabo una acción en el juego humano, que pa­rece lograda a partir de la separación del conocimiento de tu propia esencia, se toma una decisión. Se toma una decisión acerca de lo que vales, acerca de tu bondad o no bondad, una decisión que te define más y te separa de tus hermanos y hermanas. Estas decisiones, como ya hemos dicho, se apo­yan en otras, se amplían y forman una estructura, que se lla­ma karma.

Dentro de tu sistema kármico individual y único, estas decisiones han formado tu conciencia y tu realidad, ya que tu realidad, en última instancia, es lograda por tu concien­cia. Con conciencia queremos decir el pensamiento cons­ciente despierto, el que actúa en tu llamada "realidad dia­ria". No queremos decir, en este caso, la conciencia externa. La conciencia se dividió en psicología en "consciente", "in­consciente", "subconsciente" y "supraconsciente". En este caso hablamos del "consciente" de la psicología. El ego existe en el "subconsciente", si se quieren utilizar estas categorías para definir las diferencias. Las estructuras kármicas yacen en la región llamada "subconsciente".

La psicología contemporánea y la metafísica hablan mu­cho sobre el estado de sueño (soñar). Los sueños son la cone­xión con el subconsciente. En el sueño se pueden concluir estructuras kármicas. Es decir, uno puede crear o formar la realidad en un sueño, en vez de hacerlo en la vida diaria. Uno puede utilizar los sueños para cerrar o finalizar una es­tructura kármica. Los sueños son muy útiles. En este libro te enseñaremos a utilizar el estado de sueño para cerrar estruc­turas kármicas, para que ya no tengas que crear manifestaciones físicas de estas estructuras para poner a cero tu participación en el llamado sistema del bien y del mal.

Tu estructura kármica individual, que se halla ligada a tus experiencias humanas asociadas sobre el planeta Tierra, puede ser trascendida. Tu conciencia individual puede vol­ver a ligarse a la Conciencia Universal. A través de este aco­ple con la Conciencia Universal, puedes elevarte sobre el sis­tema kármico. El sistema kármico está ligado al experimento de la dualidad, que se halla ligado a las experiencias del bien y del mal asociadas a este planeta. Es imprescindible que co­miences a elevarte sobre tus propias estructuras kármicas. Mientras existas como conciencia humana individual, y te aferres al sistema del karma, continuarás manifestando el mal como una realidad sobre este planeta Tierra, en ti mismo y entre tú y tus hermanos y hermanas. Es posible trascender el karma. Es posible concluir el karma en realidades no físicas, de manera que ya no sea necesario crear la dualidad.

La conciencia humana está tan conectada y ligada al sis­tema de la dualidad, que se asusta ante la idea de trascender su propio karma. Teme ser condenada o maldecida por actuar, por demostrar su condena o su castigo por su supuesta maldad. No es el castigo lo que se deja atrás: es el sistema, que contiene la noción de que el castigo y el mal tienen algu­na realidad.

Si uno se imagina que ha iniciado una supuesta mala ac­ción, que supone una negación de la propia bondad, enton­ces uno se imagina que debe ser castigado para demostrar su sometimiento fiel a Dios o a lo bueno. El castigo es error. El error existe en el sistema de la dualidad. El castigo amplía el mal. Castigarse a sí mismo es lo mismo que castigar a otros.

El sistema de la dualidad se amplía hacia afuera en for­ma de espiral. El mal produce el mal. Ya es hora de que el sistema se vuelva sobre la espiral, hacia adentro, que desa­parezca en sí mismo, que se cierre y desaparezca de la expe­riencia humana. Este sistema puede desaparecer, y la expe­riencia humana puede continuar en Amor, Luz y Alegría, como sucede en este instante en muchas otras dimensiones, sobre muchos otros planetas, en muchas otras formas de existencia.

El siste­ma de la dualidad sobre la Tierra puede desaparecer en sí mismo con tu ayuda, y así podrá quedar en vuestros corazo­nes sólo Bondad, Alegría y celebración de la Unidad

 

Amar es…

 
AMAR    ES…

• Hacer feliz al otro sin esperar nada a cambio… ser feliz uno en el otro…
• Amar libremente sin ataduras ni complejos…
• Saber que el amor existe  sin buscar explicaciones, ni complicaciones…
• Amar con  intensidad  y en libertad..
• Pensar siempre en esa persona, aunque esa persona no siempre piense en ti…
• Entender sin preguntar lo que no tiene explicación.. .
• Sentir los corazones muy unidos aunque existan miles de kilómetros de distancia entre los dos…
• Hablar por la herida para lograr sanarla, sin decir y hacer nada que puedan al otro herir…
• Entender por qué se dice que el amor es ciego, cuando te das cuenta que amas demasiado en el otro lo que nadie más vio y amó…
• Vivir en sí mismo para que el amor verdadero pueda perdurar…
• Extrañar con todas tus fuerzas a quien amas, aunque hace apenas unos minutos lo acabas de ver…
• Permitirte abrir  todas tus puertas y confíar en esa persona, y a la vez entender que hay sitios en el alma donde solo uno mismo puede entrar y ver lo que hay ahí…
• Comprender aunque duela  el alma, que a veces el adiós es la mejor solución, para no causarse más dolor…
• Entender que a veces necesitan algo de tiempo para fortalecer en la soledad del desierto, ese amor que muy profundamente están sintiendo…
• Sentir que el corazón se te va a salir cuando escuchas su voz o ves a quien amas venir…
• Experimentar como los segundos y minutos en el amor, nunca marchan igual; se hacen eternos en la espera y en el momento en que están juntos se escapan fugaz…
• Mantener la puerta abierta, esperando con paz a que la persona que tanto amas, regrese…
• Aprender a soltar aunque duela dejar ir, abrazar sin apretar tan fuerte que se puedan ahogar y prefieran partir…
• Hablar  con Dios de la persona que amas, cuando no puedes hablar con ella y decirle cuán grande es tu amor…

• Es cuando tu le dices a alguien te amo de aquí al cielo y este te responde: yo te amo más, porque te amo con el amor de Dios…

 

 
 
 
 
 
 

El lenguaje del rostro

 
 

 
El lenguaje del rostro.

El lenguaje del rostro es un lenguaje infinitamente profundo, la forma de mirar, el brillo de los ojos, la expresión de las cejas y  la entonación de la voz, son mensajes que nada tienen que ver con las palabras que se dicen, mensajes que complementan la idea inicial, mensajes que nos abren la puerta al mundo interior.

 La persona que ha decidido seguir el camino de la felicidad, no puede equivocarse, la experiencia que está sintiendo en su interno es reflejada a través de cada poro de su piel, es mostrada al mundo con sus ojos, con sus palabras, con sus movimientos, con su sonrisa, con la tranquilidad de su rostro.

La armonía es una fuerza cósmica que normaliza el flujo energético entre todos los vehículos del hombre y, por lo mismo, el vehículo físico se convierte en una expresión perfecta de esta misma armonía, como es adentro es afuera.

 La expresión se torna dulce, serena, armónica, los rasgos se suavizan, la mirada se llena de un sentimiento de amor, la misma entonación de la voz nos habla de esa fuerza, de esa armonía, de esa tranquilidad que la persona está sintiendo en su interno; el ser humano se hace congruente con su realidad interna, y aunque permaneciera callado, su rostro hablaría por él, y aún cuando sus palabras estuviesen recriminando suavemente a una persona, sus ojos le  estarían hablando del inmenso amor con que lo hace, su mirada penetraría las más cerradas cárceles de los corazones lastimados; la forma de hablar y conducirse inspirarían tal confianza en el resto de las personas, que todos los temores y todos los prejuicios caerían derrumbados ante este magnetismo que irradia.

Por eso es importante cuidar el rostro y entender que las emociones internas se ven reflejadas en ese espejo que todos tenemos en la cara. 

Cultiven miradas dulces, profundas y escrutadoras, no descuiden el lenguaje y véanlo siempre como la más perfecta manifestación, que el
hombre ha desarrollado para acercarse los unos a los otros.

Usen sus manos para trabajar y para explorar los caminos  hacia el corazón de sus semejantes; un apretón de manos, una palmada en la espalda, tal vez sean capaces de romper los más duros cerrojos.

Acérquense sin temor hacia aquellos a quienes aman y muéstrenles algo de esa paz interior que ahora experimentan.
  El amor es una irradiación de persona a persona.
  Los discípulos del mundo conocen perfectamente las maravillas que el amor obra entre los seres humanos, pero ese amor no puede ser expresado a través de libros, o a través de cassettes, tiene que ser mostrado para que la irradiación sea real, para que ese influjo que es emitido a través de la mirada, a través del aura de la persona, pueda envolver al ser con quien queremos comunicarnos.

¿Saben ustedes que los corazones que se han abierto el uno al otro no necesitan de palabras, no necesitan incluso de miradas?, la comunión total no tiene que ser explicada, no tiene que ser reafirmada, tan sólo se vive, se experimenta, se disfruta .

De cuando en cuando encontraremos corazones con quienes podamos
experimentar la identificación total; de cuando en cuando encontraremos seres que son para nosotros como dos gotas de agua, podremos estar con ellos y reconfortarnos y sentirnos dueños del universo; podremos permanecer, mandar y recibir mensajes sin palabras, y después de esos momentos mágicos, seguiremos,sabiendo que la distancia es tan irreal como el mundo que nuestros pies pisan.

Y transitaremos el camino buscando reflejar esa verdad interior a través del rostro, siendo como los faros de luz que alumbran las tinieblas de aquellos que aún no han aprendido a encender la mística lámpara del espíritu. Y nuestros pasos nos llevarán sin prisas, hacia ese océano de paz en el que se funden todas las almas una vez que han encontrado el camino de la felicidad. 
 

 

Ya mismo

 
 
 
 
¡¡¡Ya mismo!!!
Deseas comenzar de nuevo toda tu vida. Pues no esperes más. Eres tan capaz como cualquier otro ser humano.
Disminuye tu ración de alimentos a la mitad. Es suficiente. Que tu alimento sea natural.   Camina el doble. Haz algo con tus manos. Destruye todo lo que tu cerebro está produciendo, y reconstrúyelo totalmente nuevo.
Habla lo menos posible, sobre todo de ti mismo y de la vida privada de las demás personas.   No te entrometas en la vida de los que te rodean.   Vive tu propia vida y deja que cada cual vida la suya propia.   No eres dueño de nadie, y nadie es tu dueño.
El amor no nos da derechos ni deberes.
Escucha a todos, pero no sólo con los oídos, sino también con tus sentimientos, si no has permitido que esta torpe civilización te los haya destruido por completo (tanto los oídos como los sentimientos).
A solas mira frecuentemente al horizonte, así no olvidarás que aún, el cielo se puede unir con la tierra.   No pretendas ver nada, mira atenta y espontáneamente todo aquello que vaya surgiendo en cada uno de tus momentos.
No busques escuchar nada, solo escucha con tranquilidad, sin formar parte de la confusión, el chisme, el ruido, y la trivial frivolidad que te rodea.   El silencio también puede curarte.
Piensa si todo lo que posees es realmente necesario para tu supervivencia.
Piensa porqué no eres capaz de gozar con la simple satisfacción de tus necesidades.   Piensa alguna vez, muy seriamente, si algo de lo que haces, (o la manera en que lo haces) está destruyendo tu serenidad y tu alegría.
Recuerda que tu tranquilidad
y tu capacidad de gozar son muy importantes
para el bienestar de los que te rodean.

Acepta a todos tal cual son, no pretendas cambiar a nadie, pero no temas ser diferente a ellos.   No busques causas para alegrarte de estar vivo.
Todo se puede comenzar de nuevo.
¿Adónde?

¿Y dónde sino dentro de ti mismo?.

Adelante.   Puedes hacerlo. ¡Puedes hacerlo!   No argumentes. Dentro del próximo minuto puedes llegar a convertirte en Ser Humano.
Vamos ¡salta!…
¡Salta ya mismo!
   

La vida…

 
 
 
 
 
La vida es como un instante
que pasa y no vuelve….
Comienza con un fresco amanecer,
y como un sereno atardecer nos deja….
Depende de nosotros
que el sol de nuestra vida,
cuando se despida
 del cielo llamado “historia”,
adorne con lindos colores
su despedida.
Colores que sean bonitos recuerdos
que guardarán de nosotros
 las personas que vivieron a nuestro lado..

Sé Firme

 

 

Sé Firme
 
Sé firme en tus actitudes y
perseverante en tu ideal.
Pero sé paciente, no pretendiendo
que todo te llegue de inmediato.
Haz tiempo para todo y todo
lo que es tuyo vendrá a tus manos
en el momento oportuno.
Aprende a esperar el momento exacto
para recibir los beneficios que reclamas.
Espera con paciencia a que maduren los frutos
para poder apreciar debidamente su dulzura.
No seas esclavo del pasado
y los recuerdos tristes.
No revuelvas una herida que está cicatrizada.
No rememores dolores y sufrimientos antiguos.
¡Lo que pasó, pasó!
De ahora en adelante procura construir
una vida nueva dirigida hacia lo alto
y camina hacia delante sin mirar hacia atrás.
Haz como el sol que nace cada díasin acordarse de la noche que pasó.
Sólo contempla la meta
y no veas que tan difícil es alcanzarla.
No te detengas en lo malo que has hecho camina en lo bueno que puedes hacer.
No te culpes por lo que hiciste más bien decídete a cambiar.
No trates que otros cambiensé tú el responsable de tu propia vida
y trata de cambiar tú.
Deja que el amor te toque
y no te defiendas de él.
Vive cada día aprovecha el pasado para bien
y deja que el futuro llegue a su tiempo.
No sufras por lo que viene, recuerda que
"cada día tiene su propio afán".
Busca a alguien con quien compartir
tus luchas hacia la libertad una persona que te entienda, te apoye y te acompañe en ella.
Si tu felicidad y tu vida
dependen de otra persona, despréndete de ella y ámala sin pedirle nada a cambio.
Aprende a mirarte con amor y respeto, piensa en ti como en algo precioso.
Desparrama en todas partes
la alegría que hay dentro de ti.
Que tu alegría sea contagiosa
y viva para expulsar la tristeza
de todos los que te rodean.
La alegría es un rayo de luz
que debe permanecer siempre encendido, iluminando todos nuestros actos
y sirviendo de guía a todos
los que se acercan a nosotros.
Si en tu interior hay luz y dejas abiertas
las ventanas de tu alma por medio de la alegría todos los que pasan
por la calle en tinieblas, serán iluminados por tu luz.
Trabajo es sinónimo de nobleza.
No desprecies el trabajo
que te toca realizar en la vida.
El trabajo ennoblece a aquellos
que lo realizan con entusiasmo y amor.
No existen trabajos humildes.
Sólo se distinguen por ser
bien o mal realizados.
Da valor a tu trabajo cumpliéndolo con amor y cariño
y así te valorarás a ti mismo.
Dios nos ha creado para realizar un sueño.
Vivamos por él, intentemos alcanzarlo.
Pongamos la vida en ello y
si nos damos cuenta que no podemos, quizás entonces,  necesitemos hacer
un alto en el camino y experimentar
un cambio radical en nuestras vidas.
 
El éxito en la vida no se mide
por lo que has logrado sino por los obstáculos que has tenido
que enfrentar en el camino.
Tú y sólo tú escoges la manera
en que vas a afectar el corazón de otros
y esas decisiones son de lo que se trata la vida.
"Que este día sea el mejor de tu vida
para alcanzar tus sueños".

la visita del ángel

 

LA VISITA DEL ÁNGEL

Ángel desnudo, mujer inacabable,
demonio mineral que llevó hasta mis labios
el fruto más sabroso, la delicia
ardiente de su beso.

(Volvería a nacer sólo por apresar
el fulgor encendido de aquel cuerpo).

Como un eco de diosa inmarcesible,
la memoria, como un mar de infatigables gozos,
me ha traído el fantasma de aquel beso.

Beso redondo y blanco, frontera de otro beso,
hasta hacer un anillo de sus labios
que precipite mi boca en el silencio.

Y mi palabra sea su beso redimido,
renovado más allá del límite del beso,
la promesa cumplida en la cadena
sin final de su boca en los espejos.

Que ya no habrá más besos me decía,
que ya no habrá para el amor más tiempo.


 
                      Poema de Miguel Florián

Real y positivo

 

 

Real y positivo

Cada instante trae consigo algo por lo cual puedes estar sinceramente agradecido. Puede resultar evidentemente obvio o estar profundamente escondido pero siempre hay, allí, algo real y verdaderamente valioso.

Vivir con una actitud constructiva no significa ignorar los problemas de la vida, sus dificultades y las desilusiones que te golpean. A lo que se refiere, en cambio, es a descubrir y aprovechar las oportunidades que se presentan ante ti momento a momento, sea lo que fuere que cada uno de ellos traiga consigo.

Desafíate a descubrir, siempre, algo por lo cual sentirte agradecido. Haciéndolo, derramarás un halo de luz positiva sobre, incluso, las más complicadas de las situaciones. Ser realista respecto de las cosas negativas no tiene por qué hacer de ti alguien negativo. Porque hasta en las épocas más difíciles puedes convertirte en una influencia positiva.

Ser de veras positivo no tiene por qué requerir que seas ingenuo o que ignores la realidad. Porque siempre hay una razón real y valedera por la cual mantener una perspectiva positiva. Ocúpate de ver, reconocer y comprender esa razón en todas y cada de las situaciones que te toque vivir. Y así podrás, de veras, transformar el mundo.

 

la nueva frecuencia de amor

 
 
La nueva frecuencia de amor
 
 
Si buscas el Amor, tira abajo todas tus creencias y olvídate de las experiencias vividas.

Empieza de nuevo por donde nunca se te hubiera ocurrido que anda el Amor buscándote a ti.
El Amor es una energía que fluye libremente en todo el Universo. Hay que aprender a pedirla y tomarla desde la Fuente Ilimitada.

El Amor “llega” desde el Centro de Amor Universal hacia el centro interno de cada uno.
Ábrete, tira tus corazas y deja que esta maravillosa energía disuelva los sentimientos negativos de separación y soledad.

Cuando logres estados de paz y bienestar “desde adentro y sin esfuerzos”, el Amor ha estado acompañándote, no lo dejes ir, hay mucho más por hacer, juntos lo descubrirán.
Nuevas formas de relacionarnos amorosamente están surgiendo en estos tiempos.

En las últimas décadas hemos crecido mucho en la expresión de los sentimientos y el amor.
En este milenio el amor se abre como un loto de mil pétalos que da múltiples posibilidades para salir de nuestras limitaciones y carencias.

 

 

¿Qué es el amor?

El amor es ENERGIA que viene de la Energía Universal Creadora. El amor es un estado de completa felicidad, se disfruta cuando uno se abandona en el sentimiento y deja que todo fluya sin obstáculos.

Los seres se están encontrando para activar la nueva conciencia del amor y así poder sacar lo mejor de sí y crecer espiritualmente, porque el amor es el camino más genuino para el nuevo crecimiento interior. Desde el amor sin condicionamientos ni expectativas las almas están sanando viejas heridas de soledades y abandonos y están creando un estado interior más pleno y seguro.

El amor es amor y nada más, no se encadena a ningún contrato o filiación. Si deseas vivir con la persona amada, vive. Pero no pongas obstáculos en la convivencia, no exijas al otro lo que éste no tiene para dar, no le compliques la vida con reclamos. Deja que la relación fluya libremente. Respeta sus espacios, sus tiempos, sus gustos y que te respete a ti. No sientas obligaciones en ningún momento, ni sometimiento o dependencia. No calles lo que sientes, pero habla con dulzura.

Hay muchas maneras de comprometerse en las relaciones y uno cree que todo eso es amor, generalmente es dependencia emocional, necesidad de que otro llene tus vacíos y encima, los llena mal. No busques el amor afuera. Tienes que aprender a generarlo desde tu centro cardíaco, llenar tu aura, tu mente, tus palabras del amor que tomarás del Amor Universal y luego expresarlo. Todo en tu entorno vibrará en el amor y no habrá más carencias ni abandonos.

Reflexiona sobre estos aspectos: ¿Por qué cargas al amor con tantos condicionamientos?:

 
Te amo aunque…, te amo porque…, te amo pero….El verdadero amor no es nada de todo eso.
El amor es un sentimiento que fluye puro, sin distorsiones.

Una cosa es convivir y compartir la vida con alguien y otra cosa es amar a alguien. Lo ideal es que se den ambas cosas juntas.

 
Pero si no lo has logrado y convives con alguien a quien ya no amas, clarifica tu interior, acepta la realidad y no eches culpas afuera, en tu camino de evolución estaba el desamor para que ahora busques el amor, que no es sólo tener a otro, sino poder relacionarte amorosamente con TODOS.

Si en el plano humano no encuentras cómo llenar tu vacío de amor, comienza una tarea de crecimiento interior para conectar la Fuente Eterna de Amor Universal y entonces estarás vibrando también en el amor humano.

 

El amor está llamado a cubrir el Universo…
…pero mientras no nos demos cuenta…
…que somos nosotros los que tenemos que llamar, invocar, fabricar, ese amor y luego proyectarlo…
…el amor no puede conocerse, no puede proyectarse, no puede operar en la humanidad…
… porque eso depende de nosotros y no de otras fuerzas cósmicas.
Nosotros somos antenas cósmicas para recibir información divina, información espiritual, y difundirla y entonces de esa forma poder producir mayor inquietud por conocer el amor, que es lo que está sucediendo en esta Nueva Era.

La verdadera conciencia de amor comienza a entenderse ahora, en la medida en que salimos de todo tipo de creencias limitadoras. Los verdaderos sentimientos que restaurarán nuestra vida están fluyendo desde una dimensión superior de compresión de la vida, donde el Ser encuentra su resonancia espiritual y puede conectar el amor en su esencia pura: esa energía que se expresa……
Para gran parte de la humanidad, en estos momentos, el amor está mezclado con necesidades sexuales, fantasías culturales, reemplaza carencias. Depende de las creencias de cada individuo que el amor de felicidad o produzca dolor.

Muchos ya han comprobado que con la cabeza no se ama. El sentimiento amoroso surge desde el pecho. Es una energía, de determinada frecuencia vibracional que se condensa en el chakra cardíaco y desde allí sale y se expresa. Quienes tiene bloqueos energéticos en el centro cardiaco no pueden expresar esta energía con facilidad y se sienten solos y angustiados.

Cuando este centro vibra en una determinada frecuencia y entra en resonancia con otro ser que está en la misma frecuencia se produce un intercambio amoroso pleno. Esto puede darse una sola vez, varias veces, por mucho tiempo, por toda la vida humana. Todo depende de la capacidad para mantener esa sintonía. Es por ello que el amor no pide ni da, se expresa. A veces encuentra resonancia y respuesta y otras veces no.

¡Cuántas historias de amor pueden caer con este concepto! Con la excusa de “lo hice por amor”, se esconden muchísimas formas de manipulaciones, resentimientos, necesidad de poder o de dependencia. ¡Basta de telenovelas!

Después de comprender este nuevo concepto de amor, no tiene sentido hablar de los celos ni de fidelidad. Se es fiel con uno mismo y con los propios sentimientos.

 
Con el crecimiento interior se logra ser consecuente e íntegro con uno mismo. Sólo desde este lugar de armonía interior se puede fluir un verdadero sentimiento amoroso profundo y puro.
Este estado amoroso pleno es el que se expresa en todos los niveles de la vida, no sólo en el amor de pareja.
 
Uno ama LA VIDA y ama a todos los seres. La fuente de amor está dentro de uno y no necesita que venga a llenarla nadie. Si has sanado tus propias heridas eres amor e irradias amor.
 
 
 
Sólo así se entra en resonancia y se encuentra quien comparta Tu frecuencia de Amor.
Si logras solucionar todos los mandatos adquiridos con respecto al amor, podrás enseñarle a otro cómo lograrlo también y podrá acompañarte en el camino de explorar juntos las nuevas dimensiones del amor.
 

 

PARA TRIUNFAR EN LA VIDA

 

 

  

 

 

 

PARA TRIUNFAR EN LA VIDA

 

Para triunfar en la vida, no es importante llegar  primero. Para triunfar simplemente hay que llegar, levantándose cada vez que se cae en el camino.

 

Si no te esfuerzas hasta el máximo, ¿cómo sabrás donde está tu límite?

 

Cada fracaso supone un capítulo más en la historia de nuestra vida y una lección que nos ayuda a crecer. No te dejes desanimar por los fracasos. Aprende de ellos, y sigue adelante.

 

Para empezar un gran proyecto, hace falta valentía. Para terminar un gran proyecto, hace falta perseverancia.

 

Si quieres triunfar, no te quedes mirando la escalera. Empieza a subir, escalón por escalón, hasta que llegues arriba.

 

Cuando pierdes, no te fijes en lo que has perdido, sino en lo que te queda por ganar.

 

Utiliza tu imaginación, no para asustarte, sino para inspirarte a lograr lo inimaginable

 

Si no sueñas, nunca encontrarás lo que hay más allá de tus sueños.

 

Es duro fracasar en algo, pero es mucho peor no haberlo intentado.

 

Nuestra gloria más grande no consiste en no haberse caido nunca, sino en haberse levantado después de cada caída (Confucio)

 

Los grandes espíritus siempre han tenido que luchar contra la oposición feroz de mentes mediocres (Einstein)

 

Saber no es suficiente; tenemos que aplicarlo. Tener voluntad no es suficiente: tenemos que implementarla. (Goethe )

 

Somos dueños de nuestro destino. Somos capitanes de nuestra alma (Winston Churchill).

 

Nunca se ha logrado nada sin entusiasmo (Emerson)

 

Las oportunidades no son producto de la casualidad, mas bien son resultado del trabajo. (Tonatihu)

El Jardín interno

 
 
 
 
EL JARDIN INTERNO

Todos tenemos en la memoria la imagen de un lugar que alguna vez visitamos y que nos impactó por su belleza y armonía. Este recuerdo es muy valioso, porque cuando llegan los momentos difíciles, o cuando estamos aburridos, podemos volver a deleitarnos con la serenidad de ese paisaje y revivir aquel momento grato, mientras la vida real continúa siendo gris y amarrada a la rutina. Si no tenemos recuerdos amables, a los que podamos recurrir, también existe la posibilidad de crear nuestro propio jardín interno, que nos sirva de refugio para recuperar la paz perdida.

No importa en qué lugar te encuentres, cuando puedes repetir a voluntad la imagen preciosa de tu jardín interno, su visión te acompaña para siempre. Si te parece interminable la espera en un aeropuerto, o en un consultorio médico; si estás cansado por exceso de trabajo, solo te toma unos minutos visitar ese santuario y recobrar allí tus fuerzas. Hay cierta magia en las visiones agradables que creamos, porque recordar no solo es trabajo de la mente, también nuestras glándulas responden al pensamiento, segregando hormonas, que, cuando la experiencia es grata, nos inducen a estados de calma y a sensaciones de placer.

Relajarnos cuando estamos tensos ha dejado de ser el privilegio de los desocupados para convertirse en la prioridad de quienes desean conservar la salud y el equilibrio. Revivir los lugares hermosos que hemos visitado es una forma de relajación muy efectiva. Imagina que estás en un claro del bosque, al lado de una catarata que irradia nubes de vapor de agua y multiplica iridiscentes arco iris. Visualiza un pozo de aguas cristalinas, rodeado del verde de los árboles que mecen sus ramas al viento. Pájaros de todos los colores suman su canto melodioso al murmullo del agua, que cae estrepitosamente. Allí te sientes descansado y en paz, completamente unido a la naturaleza, que te presta su armonía para que la inhales con cada aliento.

Si lo deseas, puedes crear otro escenario totalmente diferente: ahora estás acostado en la playa bajo el sol radiante, sintiendo el rítmico golpear de las olas, que se llevan todas tus tensiones y desequilibrios. Siente cómo tu cuerpo poco a poco va entrando en un profundo descanso. También puedes optar por visitar un jardín vibrante de colores y aromas diferentes. Tú mismo estás a cargo de construir tu refugio, y es tu privilegio crear belleza con los elementos que desees.

Ten en cuenta que cada uno de los componentes de tu jardín interno tiene un significado. Cada objeto que aparece allí, corresponde a un aspecto de ti mismo; porque la mente crea sus fantasías partiendo de un lenguaje construido con sus propios símbolos. Esto significa que, si en tu jardín interno logras cambiar alguna cosa, algún asunto relacionado con tu vida externa también se estará trasformando. En este trabajo de visualización estás empleando una técnica muy poderosa para acceder a los niveles más profundos de tu ser y establecer allí contacto con los arquetipos vigentes.

Por ejemplo, si en tu jardín interno repentinamente ha brotado un arbusto espinoso, puedes preguntarle qué representa en tu vida y que mensaje quiere darte. En la fantasía los arbustos hablan, así que posiblemente te dará una explicación muy oportuna, y ganarás mucho en comprensión de los obstáculos que tienes en el horizonte. Supón que tu jardín interno un día se llena de ortiga, que, crece desaforadamente ocultando de tu vista las flores. Ponte unos guantes, y arranca de raíz aquella planta, que produce comezón y ardor, y verás que también en el mundo real seguramente habrás transformado alguna situación molesta que te mantenía preocupado.

El jardín interior también facilita las prácticas espirituales diarias. En ese lugar íntimo puedes estar a solas para ejercer el oficio de conectarte con el alma. Aún, llegado el momento de la muerte, no existe ningún bálsamo que suavice y dulcifique tanto la partida, como tener un refugio interno a donde podamos retirarnos cuando necesitemos evadir el dolor y salir de la inestabilidad emocional, que una enfermedad terminal normalmente provoca.

Crear un jardín interno es pues una inversión muy productiva, y el esfuerzo requerido es mínimo. Solo se trata de anticipar la visión del paraíso, y disfrutar a voluntad de la armonía y la paz con la que nuestro cuerpo celebra esa visión tan añorada.

la reencarnación

 

 

 

LA REENCARNACION

 

 Sixto Paz

“Pasando vio un hombre ciego de nacimiento. Y sus discípulos
le preguntaron: Maestro, ¿Quién peco, este o sus padres
para que naciera ciego?”
(Evangelio de Juan 9,1)

“Ala nos envía muchas veces hasta que regresemos a El
(El Corán)

“Antes del tiempo que pase en el seno de mi madre, ¿no habré
estado en otra parte y he sido otra persona?”
(San Agustín, “Confesiones” Libro I)

 

"Saber quienes hemos sido, para saber quiénes podemos ser". Reconocer que nuestras actuales condiciones obedecen a deudas o méritos de existencias pasadas, es parte del proceso del autoconocimiento. Así como nosotros no enviamos a nuestros hijos un año a la escuela, sino que los remitimos año tras año, para ampliar su aprendizaje, y a la vez para que incorpore cosas nuevas; la Divinidad, sabiendo que el ser no logra realizarse en una sola existencia física, le otorga tantas existencias, como le sean necesarias para pasar al plano inmediato superior.

El ser humano es como un actor de una obra teatral. Cada actuación le lleva a asumir un diferente personaje que enriquece su capacidad histriónica. Pero terminada la obra, el actor deja de lado el personaje, se quita el vestuario, el maquillaje, deja atrás la escenografía y sale a la calle como individuo que es. En el gran teatro del mundo, nos encontramos permanentemente variando personajes, que nos permitan con el tiempo llegar a estelarizar las obras.

Nunca hemos sido mejores de lo que ahora somos y también, somos el resultado, de nuestras experiencias pasadas. La reencarnación, es entonces la explicación del porqué de la oportunidad o situación que nos toca vivir. Pero obviamente algún mérito habremos conseguido como para estar ahora conscientes de la responsabilidad de saber y de actuar, preparándonos cada día más para cuando seamos requeridos a plenitud.

Los egipcios enseñaban la reencarnación ya 3,000 años antes de nuestra era, con estas palabras: "Antes de nacer, el niño ha vivido ya y la muerte no termina en la nada. La vida es un devenir, que transcurre semejante a un día de sol, que recomenzará".

Asimismo, Platón enseñaba la doctrina del renacimiento. Decía: "Para que en esas vidas, las almas de los muertos desgasten sus malas acciones pasadas". Afirmaba que: “Las almas reencarnadas lo hacen en cuerpos que se asemejan a los que tuvieron en vidas anteriores, e igualmente en instinto y tendencias adquiridas por anteriores experiencias". Y en Fedón podemos leer: "El alma es más vieja que el cuerpo. Las almas renacen sin cesar del Hado, para volver a la vida actual".

La escuela de Hermes ya sostenía que: "Las almas bajas y malas permanecen encadenadas a la tierra por múltiples renacimientos; pero, las almas virtuosas suben volando hacia las esferas superiores".

Los neoplatónicos afirmaban: “Cada alma recibe el cuerpo que le conviene y que está en armonía con sus existencias anteriores”.

Orígenes, discípulo de San Clemente, el más instruido de los padres cristianos, aceptaba la doctrina de la reencarnación (vidas sucesivas), que era del conocimiento y creencia común de los primeros tres siglos del cristianismo, y por ello fue anatematizado en aquel famoso Segundo Concilio de Constantinopla. Decía: “Cada alma recibe un cuerpo de acuerdo con sus merecimientos y sus previas acciones".

San Gregorio Nacianceno (328-389), decía: "Hay necesidad natural de que el alma sea curada y purificada, y de que, sí no lo es en esta vida lo sea en otras siguientes y futuras".

San Agustín, en su Libro de "Confesiones" emplea esta frase: "Antes del tiempo que pasé en el seno de mí madre, ¿No habré estado en otra parte y sido otra persona?…

Krishna, hacia el año 3,000 antes de nuestra era (según la cronología de los brahmanes) dijo:…"Yo y vosotros hemos tenido muchos nacimientos.  Los míos no son conocidos sino por mí, pero vosotros no conocéis siquiera los vuestros". Y en diálogo con su discípulo Arjuna (Véase Bhagavad Gita), dice: "Así como el alma residente en el cuerpo material pasa por las etapas de la infancia, juventud, madurez y vejez; así a su debido tiempo pasa a otro cuerpo y en otras encarnaciones volverá a vivir y desempeñar una nueva misión en la Tierra".

Los Vedas, al igual que los cristianos afirmaban la inmortalidad del alma y la vuelta de nuevo a la carne. Sostenían "Que el alma es la parte inmortal del hombre; que las almas vienen hacia nosotros y regresan, y vuelven a venir; que todo nacimiento, feliz o desdichado, es la consecuencia de las obras practicadas en las vidas anteriores". Y según el Corán: "Alá nos envía muchas veces hasta que regresemos a Él".

También Ovidio cantaba: "Las almas van y vienen. Cuando vuelven a la Tierra, dan vida y luz a nuevas formas". Y Virgilio, en "La Eneida" asegura que, el alma al hundirse en la carne, pierde el recuerdo de sus vidas pasadas.

Los cabalistas, así como los exegetas judíos, se ocuparon intensamente de la reencarnación; basta leer "Trasmigración del Alma", del rabí: Isaac Luria.

Los hebreos tenían pues la convicción de la reencarnación, tal como se puede ver con la comisión enviada por el clero judaico del Sanedrín a Juan el Bautista, al preguntarle si él era el Mesías o era Elías (Juan 1,19-22). Posteriormente será el mismo Jesucristo quien confirma diciendo: "Y si queréis oírlo, el es Elías que había de venir"… (Mateo 11,14-15).

En el siglo IV-V, San Jerónimo, secretario del Papa Dámaso I y autor de la Vulgata (la Biblia traducida al latín), en su controversia con Vigilantus, el Galés, debía aún reconocer que el renacimiento de las almas era la creencia de la mayoría de cristianos de su tiempo.

La condenación de los puntos de vista de Orígenes, por ejemplo, y las teorías gnósticas, por el Concilio de Constantinopla II (año 553), a instancias del emperador Justiniano I y el Papa Virgilio quién promulgó  una Ley en la que declaraba. "Todo aquel que sostenga la mística idea de la preexistencia del alma y la maravillosa opinión de su regreso, será anatematizado. Esta anatematización o maldición en aquellos tiempos, significaba la persecución; por lo que, a pesar de ser una creencia sostenida por los primeros cristianos, fue cayendo en el olvido en las siguientes generaciones.

Y en lugar de esta concepción clara del destino en la vida de los humanos, conciliadora de la justicia divina con las desigualdades y sufrimientos humanos, surgieron un conjunto de dogmas que hicieron la oscuridad en el problema de la vida y alejaron al hombre de Dios. Sin embargo la creencia en las vidas sucesivas reaparece en el mundo cristiano en diversas épocas.

Un caso evidente de reencarnación mencionado en la Biblia, es el caso de Elías, profeta de Israel. El fue arrebatado en un carro de fuego (un ovni), delante de un testigo llamado Eliseo, su discípulo. Pero poco antes de que esto ocurriera, Elías se enteró que el rey Ajab, rey de Israel, se había olvidado del culto a Yahvé o Jehová, y estaba adorando al Dios de su esposa Jesabel. Cuatrocientos cincuenta sacerdotes del dios Baal comían en la mesa de Ajab. Por tanto, en un arranque de celo de amor a Dios, Elías retó a los sacerdotes de Baal, para que sacrificaran un holocausto a su dios en el monte Carmel, que él solito haría lo propio delante del pueblo. Quien no pudiera demostrar que su Dios era el verdadero, lo pagaría con la muerte. Los sacerdotes de Baal, estuvieron durante horas cantando y danzando delante de su altar, pero su Dios no se manifestó. Elías hizo lo propio, y del cielo bajó un rayo de luz que consumió la ofrenda. Entonces tomó entre sus manos una espada, y arengando al pueblo degolló a los sacerdotes, les cortó la cabeza.

Existe la Ley de Causa y Efecto expresada en la Biblia como la Ley del Talión, que es “ojo por ojo, y diente por diente”. Por tanto en el Evangelio de Lucas, se nos dice: “Que el ángel se le apareció a Zacarías, el esposo de Isabel, la prima de María y sacerdote del templo. Y le dijo que le iba a nacer un hijo, que vendría con el espíritu de Elías”. No con la personalidad ni con el carácter, porque eso muere con la persona, sino con su espíritu. Así que si Juan el Bautista era la reencarnación de Elías, y Elías tenía una deuda de sangre por haber matado a otros seres humanos cortándoles la cabeza. ¿Cómo murió Juan Bautista?

Las versiones actuales del Nuevo Testamento, explican que Jesús después de la transfiguración en el Monte Tabor, se encontró con los tres apóstoles que le acompañaban, y estos le preguntaron: ¿Señor, pero no estaba dispuesto acaso que antes de que viniera el Mesías tenía regresar primero Elías? A esto, Jesús les respondió: En verdad os digo, que Elías ya vino y no le conocieron, sino que hasta le habéis matado. Así también harán ellos padecer al hijo del hombre. Entonces, entendieron los discípulos que les había hablado de Juan el Bautista” (Mateo 17,10-13).

En el evangelio de San Juan (Cáp.9, 1- 3) dice: "Pasando vio un hombre ciego de nacimiento, y sus discípulos le preguntaron: ¿Maestro quién pecó, éste o sus padres para que naciera ciego? Respondió Jesús: Ni pecó éste ni sus padres, sino para que se manifiesten en él las obras de Dios”. Cómo podían preguntarle a Jesús si ese hombre que era ciego de nacimiento, ¿Lo era porque él había pecado o sus padres? ¿En qué quedamos? ¿Si no existen vidas anteriores cuando había pecado? Pero no siempre las situaciones de la vida son consecuencias de desacierto o pendientes de nuestras vidas anteriores. Ciertas situaciones muy duras pueden ser parte del proceso de aprendizaje y no necesariamente un castigo.

Si dos personas no nacen en igualdad de condiciones, cómo podríamos hablar de justicia y equidad Divina. Uno nace hombre y otro mujer, y no hay aún igualdad de condiciones para ambos; uno nace pobre y otro rico; uno sano y otro enfermo; uno con todas las oportunidades en la vida y otro sin ninguna; uno tuvo una larga vida, y el otro ni bien nació se murió o no nació; uno tuvo una hermosa familia, y el otro, o no la tuvo o mejor que ni la hubiera tenido. Todo esto se explica desde la reencarnación como la oportunidad para aprender a ser solidario unos con otros.

Y que otras obras de Dios podrían manifestarse sino sus leyes sabias y justas, entre ellas, como decía la de Causa y Efecto.

La reencarnación o encarnación sucesiva de los seres, es una ley natural y cósmica. Sin ella, las actuales desigualdades humanas: físicas, intelectuales y morales, no tendrían una explicación lógica. Así hasta los fenómenos dolorosos serían reajustes del orden violado, como rescate de deudas contraídas con la Ley Universal del Amor en el pasado.

Analicemos, por un momento, a la luz de la razón. La más elemental lógica nos hace ver que si Dios es infinitamente sabio y justo (y en ello concuerdan todas las religiones), tendría que proveer a todas las almas con las mismas cualidades intelectuales, morales y volitivas, y nacer en las mismas condiciones humanas; si tan solo una vida le diera a cada alma para alcanzar la llamada bienaventuranza. Y, es así ¿acaso? No, absolutamente no. No nacemos todos iguales. ¿Podremos entonces, culpar a Dios, que es la Máxima Sabiduría Cósmica y el eterno Amor? Además, si el alma es creada por Dios, al nacer, tiene que ser pura; porque es inadmisible a la razón, que Dios pueda crear algo impuro.

 

Inmortalidad del Alma.

 

Todo cuerpo recién fallecido contiene todas las sustancias orgánicas, pero le falta eso que llamamos Vida; porqué de ese cuerpo ha salido la energía consciente o el psiquismo que la animaba, a la cual llamamos Alma. Pero ese psiquismo no se desintegra, porque lo que no ha nacido, con la vida material orgánica, no muere con ella. Ese psiquismo, ese hálito de vida, el Alma preexistente a la formación del cuerpo, es inmaterial e inmortal; y pasa a vivir en otra dimensión, con un cuerpo fluidico compuesto de sustancia etérea magnetizada.

El Alma, el psiquismo que anima a todo cuerpo: humano, animal, vegetal, sobrevive entero como unidad, en el hombre, y grupal en los reinos animal y vegetal.

La muerte destruye tan solo el cuerpo físico orgánico y da libertad al Alma, que continua viviendo ligada por el amor a los que fueron sus afines, familiares o amigos en la vida física. Cuando llegan a desarrollar su facultad sensitiva y vibrar en el amor fraterno, pasan a ser los guías espirituales, ángeles tutelares más íntimos.  Pero, cuando son almas ruines y cargadas de odio o resentimiento, pueden causar mucho daño a quienes odian, llegando a causar ciertos trastornos alrededor de las personas.

El Espíritu, que es donde residen las facultades: intelectiva, volitiva, racionativa y creadora; con el Alma, facultad sensitiva, forman un todo espiritual que no muere jamás. Sigue progresando y viviendo en los mundos, hasta llegar al grado de perfección que le libere de las encarnaciones en los mundos físicos, para continuar colaborando en la obra divina del progreso de los mundos y las humanidades.

 

La Ciencia.

 

"Y el Señor Dios me habló diciendo: "Antes que fueses engendrado en el seno de tu madre te conocí", Jeremías I, 4-5.

Según los trabajos de investigación del Dr. J. B. Rhine en el laboratorio de Parapsicología de la Universidad de Duke (North Carolina, EE.UU.), ya se han colocado en el plano científico, en forma probada, a los fenómenos de materializaciones de cuerpos fluídicos (psicosoma), probando así la existencia del alma después de la muerte física.

En el siglo XX un grupo de científicos soviéticos compuestos por biólogos, biofísicos, bioquímicos se reunieron cerca del centro espacial soviético de Kazakastan, para estudiar un espectacular descubrimiento: La cámara Kírlian, del físico ruso Semyur Kírlian y su esposa Valentina. Consiste esta en una cámara de alta frecuencia que, traspasando la densidad del cuerpo físico, cual Rayos X, y muestra el duplo inmaterial de una persona. Y llega hasta mostrar la energía de brazo cortado o pierna en personas a quienes les habían sido amputados. Con equipos ópticos combinados con la cámara de los Kirlian, los científicos en referencia llegaron a obtener la visión y fotografía (efluvio grafía) del psícosoma y del aura que emana de personas, animales y vegetales; visión ésta que hasta ahora estaba reservada a algunos con capacidad clarividente.

Para los científicos soviéticos no fue tan sólo la confirmación de la veracidad del fenómeno, sino que además la confirmación de que el ser humano, los animales y las plantas tienen, además del cuerpo físico orgánico, un cuerpo de energía que denominaron: "cuerpo de plasma biológico" o "cuerpo bioplasmático"; y que los cuerpos emiten efluvios o emanaciones en colores,  según el estado psicomagnético del sujeto, y cuyas emanaciones cesan al producirse la muerte del sujeto, humano, animal o vegetal, según los experimentos realizados…

lluvia de bendiciones

Suma tus gotas de luz para ayudar a que se abran más corazones.

¿Te preguntaste de qué otra manera podrías ayudar? Un ángel me susurró una creativa forma de hacerlo, por eso vengo a buscarte bajo el influjo divino del amor. Se necesitan más señales que enciendan la esperanza y multipliquen la alegría. Con tu ferviente ayuda refulgente, este mensaje recorrerá el mundo llevando un majestuoso mandala, con un preciado corazón de luz, que derramará una bellísima y refrescante lluvia de bendiciones. 

Veo la clara energía que mana en tu interior, por eso sé que sumarás tus dones y talentos en esta mágica cruzada solidaria, que le devolverá la confianza a millones de almas peregrinas que comenzaron el valiente proceso de transformación. Ayudando nos ayudamos, de ese modo sanamos y seguimos avanzando. Vamos a generar una vibrante obra de amor, que colmará de luz los corazones y dirá al universo que hemos despertado.

Se te eriza la piel porque tu espíritu sabe que de este modo cumples con lo acordado. Hay hermanos que en las estrellas también esperan ver esta magnífica señal de humanidad, que dará muestras del grado de consciencia alcanzado. Conecta con tu esencia. Deja que tu hemisferio derecho y la energía femenina se sincronicen con sus opuestos y te ayuden a expresar la vibración que se abre paso en tu interior para co-crear este gran mandala.

¡Así! ¡Muy bien, sabía que podía contar contigo! Ponle música a este inmenso corazón. Píntalo con colores palpitantes. Cólmalo con intenciones sanadoras. Inclúyele imágenes felices. Irrígalo con aromas que conduzcan a dimensiones sutiles. Emítele todo tu amor y emociones positivas. Plásmale caricias, besos, abrazos y gestos solidarios. Rocíalo con pasión. Transmítele tus mejores palabras de aliento. ¡Así, así! El corazón ya late, ilumina.

Ahora dejemos que la ley de atracción lleve esta hermosa creación humana hacia otros amigos caminantes, para que les insuflen su maestría. Muy pronto este mandala llegará al cielo y veremos en las calles rostros amorosos, miradas relucientes y expresiones llenas de vida y encanto. Cuando la gente sonría y se pregunte qué fue lo que pasó, sabrás que nuestra labor dio sus frutos, pues la Tierra recibió la fulgurante lluvia de bendiciones.

EL LENGUAJE DEL AMOR

Hay momentos en que somos timidos para expresar el amor que sentimos, por temor a avergonzar a la otra persona o avergonzarnos nosotros mismos, dudamos de decir “Te quiero” y tratamos de comunicar la idea en otras palabras.

Decimos: “Cuidate”, “Portate bien”, “Te extraño”, “Me la paso muy bien contigo”

Pero realmente, estas son diferentes maneras de decir “te quiero”, “eres importante para mi”, “me importa lo que te suceda”, “No quiero que estes mal”. A veces somos muy extraños… la unica cosa que queremos decir y la unica cosa que debemos decir, es la unica cosa que NO decimos.

Y aun asi, porque el sentimiento es real y la necesidad de decirlo es tan fuerte, usamos otras palabras y signos para decir lo que realmente queremos decir. Y muchas veces el significado nunca se comunica del todo, y la otra persona se siente ignorada o no se entera del sentimiento que se le profesa.

Por ello, debemos escuchar el amor en las palabras que las otras personas nos dicen, o no nos dicen. Algunas veces las palabras explicitas son necesarias, pero con mayor frecuencia, la manera de decir las cosas es aun mas importante.

Un apodo dicho cariñosamente porta mayor afecto y amor que los sentimientos que son expresados de manera poco sincera. Un abrazo o un beso impulsivos dicen “te amo “, aun cuando las palabras digan algo diferente. Cualquier expresion de preocupacion de una persona por otra dice “Te Quiero”. Un obsequio inesperado nos dice “No dejo de pensar en ti”

A veces debemos mirar y escuchar muy atentamente el amor que contienen.

Porque muy frecuentemente esta alla, debajo de la superficie. A veces mostramos nuestro amor cuando nos mantenemos en silencio, sin decir una palabra, y a veces incluso hablando bruscamente.

El problema de escuchar el amor es que no siempre entendemos el lenguaje de amor que la otra persona esta usando. Una puede usar las lagrimas o las emociones para decir lo que quiere decir, y su novio puede no entenderla porque espera que ella hable el lenguaje de el.

Por ello, tenemos que esforzarnos por realmente escuchar el amor. Oimos las palabras, pero no escuchamos las acciones que acompañan a esas palabras o no vemos las facciones del rostro cuando se nos dicen esas palabras. No logramos ver que el amor esta alla, debajo de la superficie.

Tenemos que escuchar el amor en aquellos que estan alrededor nuestro. Si escuchamos atentamente, descubriremos que somos muchisimo mas amados de lo que pensamos. Escuchemos al amor, y descubriremos que, despues de todo, el mundo es un lugar muy amoroso.

El milagro del Perdón…

Crecer no es una tarea sencilla.
Avances, retrocesos, desilusiones, esperanzas y mucho dolor, acompañan el proceso vital del hombre en este mundo, proceso cuyo sentido último es el de la evolución del espíritu.
En este trayecto forzosamente existirán personas que nos lastimen, que nos nieguen aquello que deseamos,
que no nos comprendan o incluso que nos traicionen.
Se trate de una herida emocional que nos hayan provocado nuestros padres,
de alguien que nos ha olvidado
o de un amigo que no ha sabido actuar con lealtad,
todos hemos sufrido alguna vez por causa de otra persona.
Ahora bien:
¿Qué sentimos por ese que nos dañó?
¿Intentamos alguna vez comprender porqué actuó de ese modo?
¿Somos capaces de olvidar la ofensa sufrida?
¿Sabemos perdonar?
Cuando las cicatrices no logran cerrarse
y el rencor continúa anidando en nuestro espíritu,
su energía actúa como un veneno.
Muchas de nuestras enfermedades se deben a esta contaminación energética, a la ira permanente,
a los pensamientos de venganza y destrucción
que ocupan nuestra mente.
También muchos de nuestros fracasos,
nacen en este aferrarse a dolores pasados,
porque allí donde existe el resentimiento,
difícilmente pueda florecer,
una actitud positiva hacia los demás.
Por eso, para curarnos, debemos perdonar.
Perdonar a quien nos olvidó.
Perdonar a quien nos agredió.
Perdonar a quien destruyó lo que amábamos.
Enviar luz y paz para que la luz y la paz regresen a nosotros.
Perdonarnos a nosotros mismos.
Aceptar y cuidar al niño asustado,
enojado o confundido, que llevamos dentro
y rodearlo de un infinito amor.
Convertirnos en amor para que el amor sea.
Y entonces así, crecer libres de toda atadura y de todo miedo: crecer en felicidad.
No importa cuantas veces  ciaste,
si cada vez te volviste a levantar,
el éxito  en la  vida no consiste en la prisa de correr, si no, en llegar.
No importa si perdiste una partida,
acepta que ganaste en  experiencia,
la lucha de la carrera de la vida no es de rapidez,
si no, de resistencia.
No importa donde, como, ni por que,
ten en medio del error cometido la
grandeza de decir ..ME EQUIVOQUE!
…y si caiste estando a punto de  llegar,
ten el miedo de darte por vencido….
y el valor de volver a comenzar……